Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Bernardo Caprotti, el rey del súper italiano, deja 75 millones de herencia a su secretaria

Vanitatis Vanitatis 27/10/2016 E. B.

El pasado 30 de septiembre fallecía Bernardo Caprotti, fundador de los supermercados Esselunga. Digamos que el Juan Roig (propietario de Mercadona) italiano. Entonces, se esperaba que sus vástagos, con los que tuvo sonados enfrentamientos, heredasen todo su gran patrimonio y fortuna personal. Si embargo, sus compatriotas se han sorprendido al leer en la prensa lo que guardaba el testamento del magnate, quien ha dejado 75 millones de euros a su secretaria, Germana Chiodi. Según los medios italianos, se trata de una señora reservada de 67 años que trabajaba sin descanso para Caprotti desde los 20 años, cuando entró a trabajar en el departamento de contabilidad, y se fue ganando la confianza del jefe hasta convertirse en su sombra.

En el testamento del empresario, que divide su fortuna entre sus dos hijos de un primer matrimonio y una hija del segundo, Caprotti agradece a Chiodi "su extraordinaria ayuda prestada durante años y la custodia del riquísimo archivo que narra muchas guerras familiares y empresariales". A ella le deja la mitad de sus ahorros depositados en el Credit Suisse y Deutsche Bank, es decir, 75 millones de euros, así como dos cuadros del pintor Mario Nuzzi. No es la primera vez que su jefe tenía un gesto con la secretaria, a quien le regaló 10 millones de euros hace diez años.

Caprotti creó una cadena con 152 supermercados que factura hasta 7.200 millones de euros al año. Según los trabajadores de Esselunga, Germana fue "una histórica colaboradora del propietario, con influencia en la selección de otros directivos. Defendió a Bernardo frente a todos, incluso cuando este tuvo muchos problemas con sus hijos".

Bernardo Caprotti © Proporcionado por Vanitatis Bernardo Caprotti

Y es que las relaciones entre Caprotti y sus vástagos no han sido fáciles. En 1998 decidió pasar la dirección de la compañía a su primogénito, Giuseppe y las discrepancias entre ambos llevaron a Bernardo a abandonar el consejo de administración. Sin embargo, sus continuas injerencias en el trabajo de la compañía llevo a Bernardo a recuperar su posición, expulsando a su hijo gracias al 51% de acciones de la empresa que aún conservaba en su poder. 

En sus últimas voluntades, el magnate ha dejado el 70% de su grupo a su segunda esposa y su hija, y el 30% restante a los dos hijos de su primer matrimonio, entre los que se encuentra Giuseppe. Además, a su muerte, dejó escrito a sus familiares algo muy curioso: que en caso de verse obligados a vender los supermercados a otra cadena, que no sea a Mercadona. Caprotti y Roig mantuvieron conversaciones para que la empresa valenciana adquiriera la cadena italiana, aunque los problemas familiares frenaron los planes de Roig.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon