Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Besos y rencillas en el tercer programa de 'Granjero busca esposa'

Vanitatis Vanitatis 27/09/2016 A. Funes

Las pretendientas de ‘Granjero busca esposa’ se llevan cada vez peor entre ellas. Las rencillas, rivalidades e insultos han caracterizado este lunes, 26 de septiembre, la tercera entrega de este dating rural en el que la presencia de Carlos Lozano ha sido anecdótica y prácticamente irrelevante. También ha habido lugar para el amor, de hecho, se inmortalizaron hasta cuatro besos diferentes.  

Rocío

Es la granjera favorita de la audiencia y la que más entregada está a la causa del reality. "Me quiero enamorar en ‘Granjero busca esposa", una declaración de intenciones que explica a golpe de tarareo en la cocina de su casa. En este tercer programa continúa con el mismo favorito. "En la habitación de arriba se queda el que más me gusta", confiesa la granjera en referencia a Poli, que se hace un poco el loco ante las claras intenciones de Rocío. 

Uno de los momentos más tuiteados de la noche fue su término "pisquislabis", que llenóTwitter de comentarios y también cuando acusó a los granjeros de estar más pendientes de sus peleas internas que de seducirla. "Me tienen que enamorar ellos a mí, no yo a ellos". Pero si Rocío es la mejor de los seis granjeros, Carlos es el pretendiente revelación, un título que se gana cuando llora desconsolado ante las cámaras. 

Don Luis

La pasmosa tranquilidad del acaudalado granjero contrasta con la guerra que tienen las tres aspirantes. El más señorito de todos presume de dinero y alta cultura, pero lo cierto es que su casa está llena de desperfectos. Algo que parece no importarle a su favorita, Esther, a la que califica como la "más culta de las tres" durante su cita al aire libre.

Está claro que Soraya no será una de las elegidas. Don Luis deja claro que no quiere hijos y cree que si una mujer no los ha tenido no se va a resignar a no tenerlos. "Es una cosa que yo tendré que valorar si él no quiere", dice la que posiblemente será la próxima eliminada de su grupo.

Juanmi

Juanmi es espontáneo como pocos y se corta bien poco a la hora de hablar delante de las cámaras o a sus tres candidatas. Ni corto ni perezoso las lleva al gimnasio, para según él, "fortalecer las tetas". El mejor momento del granjero ha llegado de la mano de Vanesa, que le revela su gran secreto durante una cita. "No quiero cosas raras, como masoquismo de ese", afirma Juanmi antes de saber el gran secreto.

Finalmente, el granjero joven se muestra aliviado de que Vanesa de que sea una instagramer de alto contenido erótico. "He visto cosas en sus fotos que nunca he visto en persona", en referencia a un beso lésbico de su aspirante. A Vanesa le ha salido bien la jugada provocativa y la pareja acaba dándose un beso al atardecer. Pero la cosa no acaba ahí, ya que Carolina hace lo imposible por seducirlo y también consigue que la bese. El granjero consigue así un 2x1.   

Juanmi y Vanesa. © Proporcionado por Vanitatis Juanmi y Vanesa.

Lander

El joven vasco es un claro exponente de la burguesía vasca, como se comprueba en la comilona en la que lleva a las tres chicas a conocer a su familia, con su bisabuela incluida. El almuerzo se centra en algo tan surrealista como el debate público sobre la menstruación de una de las chicas, Paula.

Fiel a su estilo abrupto, Lander suelta perlas como "no me gustan tus zapatos", a lo que Cristina responde sin pensarlo dos segundos: "Me da igual". Sin embargo, la cita entre ellos funciona y la pareja acaba fundida en un beso. "Joderos" les dice a sus compañeras al rememorar el encuentro.

José

El granjero afincado en República Dominicana tiene en Lorena a su favorita, algo que a priori no pega nada con su estilo, ni de lo que se espera de un hombre del campo. Aunque más que amor, lo que parece que hay es afinidad y amistad entre ambos.

El mayor momento de tensión se produce con Olga, que se declara una celosa compulsiva y le fastidia ver que Macarena les está comiendo el terreno a todas. Lo que no sabe es que es la propia Olga la que tiene muchas posibilidades de marcharse y hacer las maletas rumbo a España.

Sigi

Es el más tosco de todos y el más inexpresivo, aunque consigue levantar ampollas con sus frases sentenciadoras: "Yanira está buenísima, pero que se calle" o "aquí el jefe soy yo".

Pero a pesar de que ofrece menos chicha que el resto de sus compañeros durante el programa también consigue un beso en la peculiar cita que tiene con Laura, que acaba con música de orquesta al más puro de estilo de boda de pueblo.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon