Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Borja Thyssen roza su Mercedes de más de 100.000€ con el coche de una familia china

Vanitatis Vanitatis 15/03/2016 Jose Madrid

Centro de Madrid por la mañana. Borja Thyssen conduce su Mercedes clase G de color blanco como en muchas otras ocasiones. El hijo de la baronesa Thyssen va solo en su automóvil vestido de manera informal. De repente, un golpe interrumpe su tranquilidad al volante. El vehículo de una familia china acaba de rozar su impresionante cochazo (aunque no lo parezca vale más de 100.000 euros). Aparcado en plena calle, el joven ve cómo la Policía Local acude de forma casi inmediata al lugar del siniestro y, de forma tranquila y educada, trata de solventar la situación. La anécdota vivida por el marido de Blanca Cuesta se producía estos días en pleno centro de la capital, en la calle Sagasta, donde tanto los agentes de la Policía como el propio Borja revisaron los daños que había sufrido su coche.

Vea la secuencia completa de los hechos

El automóvil quedó algo rayado por el lateral de conductor, un estropicio menor si se tiene en cuenta que el accidente pudo ser más grave. Aunque el automóvil de Borja no sufrió daños significativos, el hijo de la baronesa pasó un buen rato junto a la Policía y a la familia china que se vio afectada por el siniestro, ya que los agentes tuvieron que tomar declaración a ambas partes. El modelo del coche, un Mercedes Clase G, es un auténtico todoterreno, concebido para llegar donde otro coche no puede llegar. Con un diseño austero y algo tosco por fuera, está equipado con la más moderna tecnología de hoy. De hecho, como señalábamos anteriormente, su precio es de más de 100.000 euros y dependiendo de las versiones puede ascender a los 300.000. 

Una escena del siniestro (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis Una escena del siniestro (Vanitatis)

Un apasionado de los coches desde que era jovencito

No es de extrañar que Borja Thyssen tenga un coche de alta gama que le gusta lucir en sus paseos por la capital. Desde que era apenas un adolescente su pasión por los coches fue un quebradero de cabeza para su familia. En 2002, cuando sólo tenía 21 años, se encaprichó de un Ferrari que su madre no le quiso comprar. Por aquella época, la seguridad era la máxima de la baronesa pese a que el entonces jovencísimo Borja ya conducía motos naúticas y un yate que el barón le había regalado a su madre.

Vea la jornada de Borja Thyssen en alta mar © Proporcionado por Vanitatis Vea la jornada de Borja Thyssen en alta mar

Una vez emancipado y ya padre de familia, el joven Thyssen pudo dar rienda suelta a su pasión por los automóviles, que sigue a día de hoy, a sus 35 años. El pasado mes de julio, cuando los cumplió, recibió el último pago de la herencia que le había dejado el barón: 5 millones de euros. Cantidad más que de sobra para seguir cultivando su entusiasmo por los coches pese a pequeños incidentes como el que tenía lugar estos días en Madrid. Un percance común al resto de los mortales que a buen seguro no le quitará sus ganas de conducir automóviles impresionantes al hijo del barón.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Centro de Madrid por la mañana. Borja Thyssen conduce su Mercedes BlueTEC de color blanco como en muchas otras ocasiones. El hijo de la baronesa Thyssen va solo en su automóvil vestido de manera informal. De repente, un choque interrumpe su tranquilidad al volante. Borja acaba de chocar contra el automóvil de una familia china. Aparcado en plena calle, el joven ve cómo la policía local acude de forma casi inmediata al lugar del siniestro y, de forma tranquila y educada, trata de solventar la situación. La anécdota vivida por el marido de Blanca Cuesta se producía estos días en pleno centro de la capital, en la calle Sagasta, donde tanto los agentes de la Policía como el propio Borja revisaron los daños que había sufrido su coche. © Externa Centro de Madrid por la mañana. Borja Thyssen conduce su Mercedes BlueTEC de color blanco como en muchas otras ocasiones. El hijo de la baronesa Thyssen va solo en su automóvil vestido de manera informal. De repente, un choque interrumpe su tranquilidad al volante. Borja acaba de chocar contra el automóvil de una familia china. Aparcado en plena calle, el joven ve cómo la policía local acude de forma casi inmediata al lugar del siniestro y, de forma tranquila y educada, trata de solventar la situación. La anécdota vivida por el marido de Blanca Cuesta se producía estos días en pleno centro de la capital, en la calle Sagasta, donde tanto los agentes de la Policía como el propio Borja revisaron los daños que había sufrido su coche.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon