Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Bye bye' a la nobleza en Abengoa

Vanitatis Vanitatis 26/09/2016 Mayka Paniagua

Ser noble y pertenecer a la élite empresarial han sido siempre dos ingredientes que hacían un buen maridaje en la élite empresarial en un país en el que existen unos 2.700 títulos nobiliarios activos. Los titulares están llenos de fichajes vips. Recuerden uno de los últimos. Denise Kingsmill, la baronesa rubia de 69 años y de ojos claros pero mano dura, fichaba por el emporio Inditex tras una larga y consolidada experiencia en empresas de moda y que ha liderado batallas contra la extrema delgadez de las modelos.

Felipe Benjumea (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Felipe Benjumea (EFE)

Sin embargo, a algunas empresas les toca soltar lastre y deshacerse de alguno de sus lustrosos cargos. Abengoa es una de ellas. La empresa, que dejó de cotizar en el Ibex en noviembre de 2015 tras el desplome de sus acciones, fue fundada por Javier Benjumea Puigcerver, fallecido en 2001 y padre de los actuales hermanos Felipe y Javier, que fue bendecido por el Rey Juan Carlos en 1994 con el marquesado de Puebla de Cazalla. Javier heredó el título y Felipe la presidencia de la empresa. En la actualidad, ha tenido que abandonar su puesto como presidente ejecutivo de la compañía obligado por los acreedores a cambio de un puesto honorífico y una indemnización de 11,5 millones de euros.

Atrás quedaban aquellos tiempos en los que capitaneó la empresa junto a su hermano Javier, en el cargo de copresidente. Felipe se casó con Blanca Porres Guardiola, nieta de la IX marquesa de Castilleja del Campo, a la que Abengoa contrató con un sueldo que ha oscilado entre los 70.000 y 90.000 euros por prestar servicios como el de asesoramiento en los menús para los trabajadores. Es difícil lograr una imagen de ambos, ya que llevan hasta el extremo su celo por su intimidad.

Javier, licenciado en derecho, se casó con Mónica Serra Goizueta, hija del marqués de San José de Serra, con la que tuvo siete hijos. Hace unos meses asistimos a la boda de Alejandra, su primogénita, con Álvaro Argüeso Dávila, IV conde de Garvey y cuya fortuna familiar se estima en 600 millones de euros. Nobleza llama a nobleza. Más proclive a los actos sociales que su hermano, tiene el cargo de teniente mayor de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla que preside el Rey Felipe VI.

Una compañía aristocrática

El éxito (o no) de la empresa ha ido parejo a sus relaciones con el poder. Uno de estos nobles con asiento en el Consejo Internacional era Álvaro Fernández-Villaverde y Silva, amigo íntimo del Rey emérito y descendiente de la rama de los Medinaceli. Heredero de un importante patrimonio inmobiliario y una larga lista de títulos: duque de San Carlos, marqués de Pozo Rubio, Grande de España, marqués del Viso, Caballero de Santiago, Maestrante de Sevilla, Cruz de Caballero y Comendador de la Orden de Isabel la Católica. En su lista de bienes encontramos la finca cántabra de Los Hornillos, escenario de la película 'Los otros' de Alejandro Amenábar y que ahora dirige su hijo. Abogado de formación y diplomático, ostentó la presidencia de Patrimonio Nacional.

Los Santa Cruz son una familia que tiene sus orígenes en José Fernández-Villaverde y Roca de Togores, Embajador de España en Londres, su mujer es doña Casilda de Silva, marquesa de Santa Cruz. No suelen aparecer en la prensa ni se codean en fiestas propias de la 'socialite'. Incluso mantuvieron en un secreto sepulcral su pugna familiar por la herencia. Este marqués forma parte con el exsuegro de Corinna, el príncipe Alexander Sayn Wittgenstein Sayn, de Europa Nostra, una especie de asociación que pretende evitar que los castillos se pierdan, abandonen o pasen a manos privadas.

Felipe Benjumea, presidente de Abengoa (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Felipe Benjumea, presidente de Abengoa (EFE)

En el área internacional de Abengoa figuró el ya fallecido Carlos Borbón-Dos Sicilias, primo de Don Juan Carlos, quien ocupó un papel crucial en la expansión de la empresa en México o Arthur Charles Valerian Wellesley, el noveno duque de Wellington, uno de los títulos nobiliarios más destacados de Reino Unido. Carlos Fritz-James Start, duque de Alba y otros muchos títulos, tuvo una silla en la fundación de la compañía junto al científico y bioquímico Santiago Grisolía, también Premio Príncipe de Asturias, al que el Rey emérito concedió el título de Marqués de Grisolía precisamente por su labor científica. “El rey me tiene mucho afecto”, dijo en una entrevista a 'Las Provincias' cuando se lo otorgaron.

Patronos de la Fundación destacan Luis Manuel Halcón de la Lastra, conde de Peñaflor de Argamasilla, ingeniero químico, y Miguel Ángel Solís, marqués de la Motilla, un título creado por Carlos II de España en 1679. Miguel Ángel Solís fue marido de Carmen Tello, íntima de la fallecida duquesa de Alba y hermano de Matilde Solís, quien fuera esposa de Carlos Huéscar. Precisamente en el palacio de los marqueses de la Motilla se conocieron Carmen y Cayetana. Y, por último, no podemos olvidar a Fernando Solís, conde Torralva, miembro del consejo de Abengoa. El título creado por el rey Felipe IV en 1640 a favor de Íñigo Fernández de Córdoba, propietario del castillo de Almodóvar del Río. Pura nobleza andaluza.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon