Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carlos Felipe de Orleans y su mujer Diana narran el horror vivido en el atentado de Costa de Marfil

¡Hola! ¡Hola! 18/03/2016 hola

© Proporcionado por Hola © Proporcionado por Hola

El pasado domingo la popular playa turística de Grand Bassam, en Costa de Marfil, se convirtió en un escenario de terror cuando tres asaltantes del grupo yihadista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) asaltaron el lugar causando la muerte de al menos 19 personas, una cifra que todavía es provisional. Carlos Felipe de Orleans, Duque de Anjou, y su esposa, la Duquesa de Cadaval, vivieron el horror en primera persona. “Eran las 12:30 del domingo, habíamos llegado de Abiyán (una de las ciudades principales del país) con tres amigos… Hacía un tiempo fantástico y el mar estaba perfecto. Mi mujer y los dos amigos se instalaron en las tumbonas. En lo que me puse el traje de baño y camine veinte metros hacía el mar con un amigo, oí el primer disparo”, contó a Paris Match.

© Proporcionado por Hola

“Probablemente era un LR .22 (un tipo de rifle). Sonó como un petardo. Había una gran multitud en esta playa de Costa de Marfil a la que accede mediante el pago. Todo el mundo se congeló por un momento. Luego hubo un segundo disparo, una 9 mm, sin duda, y entonces todo el mundo empezó a correr en todas las direcciones”, contó el príncipe de Orleans con el conocimiento que le da haber sido oficial del Ejército francés.

En ese sentido, en el 2009 - cuando se cumplía su primer aniversario de boda con Diana Alavares Pereira de Melo, undécima duquesa de Cadaval y ahijada del duque de Braganza, jefe de la Casa Real de Portugal- Carlos Felipe contó a ¡HOLA! como fueron esos años: “He estado en Bosnia, en Afganistán, en Timor, en el Chad, en Costa de Marfil… La experiencia más fuerte fue en el noventa y cuatro, en Ruanda. La más peligrosa fue en Bosnia, en Sarajevo. Ves compañeros que caen a tu lado y aprendes a relativizar todo. Te das cuenta de que la vida es corta, por eso tengo la obsesión de hacer cosas. Hay que hacerlo todo hoy”.

El hijo del príncipe Michel de Francia y de la princesa Beatriz de Orleans narra los momentos de confusión que se vivieron en la playa, cuando no se sabía si eran disparos al aire de la policía o se estaba produciendo un robo. “Entonces vimos a los heridos, muertos, tal vez. Y allí pensamos que había que irse tan pronto como fuera posible. En ese momento, oímos un disparo cada diez o quince segundos. Dispararon contra nosotros, las balas sonaban”, cuenta en su aterrador relato al citado medio francés.

Diana, duquesa de Cadaval: 'El instinto maternal te da unas fuerzas inimaginables'

"Yo me decía: 'Pase lo que pase tienes que volver viva a casa. Tenemos una niña de cuatro años (Isabel, cuyo padrino de bautismo es el rey Felipe) que atender, ella no puede perder a sus padres'. El instinto maternal, el instinto de supervivencia te da unas fuerzas inimaginables”, contó Diana a la publicación Point de Vue, a la que también explicaron que los terroristas estuvieron a cinco metros de ellos. "Diana era mi prioridad en ese momento", añade Carlos Felipe alabando la "increíble serenidad" que mostró su mujer en esos momentos de pánico.

"En estos casos, el instinto empuja a la gente a correr en grupo y ocultarse porque es tranquilizador, pero es la última cosa que hay hacer. Todo el personal del hotel, por ejemplo, se refugió en un bungalow aislado con ventanas que daban a la playa. Era una trampa. Les dije que huyeran porque iban a recibir un disparo", cuenta el Príncipe.

Aunque horas después Al Qaeda en el Magreb Islámico reivindicaría el atentado y desvelaría la identidad de los tres asaltantes -que murieron en el ataque tras terminar con la vida de quince civiles, cinco de ellos europeos, y tres soldados de las fuerzas especiales de Costa de Marfil-, Carlos Felipe cuenta a Paris Match que él no oyó a nadie gritar “Alá es grande” y que después de unos minutos de angustia al sentirse “rodeados”, aprovecharon un “momento de calma” para llegar al aparcamiento y salir corriendo en su coche rumbo a Abiyán.

Carlos Felipe y Diana, involucrados constantemente en proyectos solidarios, se encontraban en el país como invitados de la Primera Dama de Costa de Marfil, Dominique Outtara, para la gala de la fundación Children of Africa. “Por eso me gusta dedicarme a los otros, porque he visto muchas cosas", contaba el Duque de Anjou en la citada entrevista que a ¡HOLA! en el año 2009. Experiencias a la que ahora se suma esta tragedia, un horror que dificilmente podrán olvidar, pero que por suerte pueden relatar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon