Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Carpetazo a la herencia de la duquesa de Alba: Alfonso Díez acepta su 25% en metálico

Vanitatis Vanitatis 12/01/2016 Paloma Barrientos

Se cierra por fin el capítulo de la herencia de la duquesa de Alba. Más de un año después del fallecimiento de Cayetana, sus seis hijos y su viudo han llegado a un acuerdo para la repartición del tercio de mejora que todavía quedaba por distribuir. Se pone fin así a un espinoso asunto que ha dado mucho que hablar y que ha generado cierto distanciamiento entre Alfonso Díez y los hijos de quien fuera su mujer.

El 31 de diciembre era la fecha límite para llegar a un acuerdo, pero existían dudas de si esto iba a ser posible debido a que las negociaciones se habían paralizado en los últimos meses. Vanitatis se ha puesto en contacto con fuentes conocedoras del acuerdo, que confirman que finalmente se ha llegado a buen puerto y que Alfonso Díez ha aceptado llevarse la parte que le correspondía en dinero y renunciar a las grandes joyas y cuadros que había en esos lotes y que en su momento generaron cierto resquemor, puesto que el viudo consideraba que la tasación de estas piezas no se ajustaba a la realidad y que habían sido valoradas por debajo de su precio real.

Alfonso Díez en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Alfonso Díez en una imagen de archivo (Gtres)

“Alfonso no tenía ningún interés en determinados lotes, que incluso le podían crear más problemas que soluciones. ¿Qué va a hacer con tierras o con joyas que seguramente acabaría vendiendo o subastando? Para él ha sido más cómodo recibir el dinero, que no es ni más ni menos de lo que le correspondería por ley. En total, un 25% del usufructo de la mejora”, explican a Vanitatis estas fuentes. Una vez zanjado el asunto, la cantidad que podría haber recibido Alfonso Díez rondaría el millón de euros, más algunos objetos con más valor sentimental que económico, como unos cuadros y unas esculturas de pequeño tamaño. Una de ellas fue un regalo que le hizo el propio Alfonso a la duquesa, una figura que adquirió en Sicilia durante el primer viaje que realizaron como pareja. 

Puestos en contacto con Carlos Fitz-James Stuart, el actual duque de Alba, este no quiere entrar a profundizar en el tema, pero confirma que se ha resuelto la repartición: “Todo está en orden. Alfonso (Díez) ha firmado y no hay problemas de ningún tipo con él. Ya lo dije en su momento e insisto, tenemos un trato cordial. De hecho, estaba invitado a cenar en Nochebuena, pero, como es natural, estuvo con su familia. Estos temas de la herencia son privados y, por lo tanto, no me gusta hablar de ellos”, indica a Vanitatis el duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart, tras lo cual insiste en que todo lo que tiene que ver con el marido de su madre “se encuentra solucionado”. 

El tercio de mejora 

El duque de alba y Alfonso Díez en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis El duque de alba y Alfonso Díez en una imagen de archivo (Gtres)

Lo único que restaba por repartir, una vez que en vida donara todo su patrimonio entre sus hijos, era el tercio de mejora entre los seis hijos y el viudo, en el que se incluyen otras piezas de valor que no pertenecen a la Fundación Casa de Alba, como joyas, muebles, cuadros ‒ya valorados por expertos‒ y una propiedad inmobiliaria pendiente de determinar su valor. 

¿Por qué un 25% si ese tercio de mejora se tenía que repartir entre sus seis hijos también? El porcentaje que le corresponde se calcula en base a una fórmula marcada por el código civil, que es la siguiente: al número fijo 89 se le resta la edad del viudo, que en este caso es 66, los años de Díez. La cifra resultante es 25. Este es, por tanto, el porcentaje aplicado a la parte de mejora que ha recibido Alfonso Díez en su calidad de marido de la duquesa de Alba

Una pensión vitalicia

A este 25% de la mejora, hay que sumar los 2.000 euros mensuales que recibe de la Fundación Casa de Alba, según el acuerdo que firmó ante notario antes de contraer matrimonio con la duquesa, donde renunciaba a cualquier título, derecho y honores de su futura mujer. Otro aspecto que también se ha liquidado es la hipoteca sobre la casa de Sanlúcar de Barrameda que adquirió en vida Cayetana y que una vez fallecida fue el primogénito quien se encargó de los pagos, como confirmó en su día a este medio: “Esa casa la compró mi madre y sí, ahora la hipoteca la pago yo. He asumido ese compromiso y, por lo tanto, Alfonso no tiene que preocuparse”.

Por fin las últimas voluntades de la duquesa de Alba se han cumplido. Fue el 16 de diciembre de 2014, cuando Emilio Ramírez, albacea, contador y partidor, abría el testamento en una de las dependencias del palacio de Liria. En aquel entonces se hicieron lotes, tasaciones y acuerdos entre los hermanos para liquidar el tema hereditario: cuentas bancarias, mobiliario, joyas y cuadros que no formaban parte del legado de la fundación, entre los que se encontraban firmas como Picasso, Renoir, Miró, Juan Gris, Canogar, Zuloaga, Palencia y muchos otros pintores españoles del siglo XX. 

Alfonso Díez y Carlos Fitz-James, juntos en la misa por el aniversario de la muerte de Cayetana de Alba (Galería) © Proporcionado por Vanitatis Alfonso Díez y Carlos Fitz-James, juntos en la misa por el aniversario de la muerte de Cayetana de Alba (Galería)

Hubo ciertos desajustes iniciales, sobre todo entre Cayetano y Alfonso (el hijo más desconocido de la saga) con el primogénito que se liquidaron antes de Navidad, como han confirmado a Vanitatis desde el entorno familiar de la Casa de Alba. El verso suelto era Alfonso Díez, al que en un principio se le mantuvo al margen de las reuniones con el consiguiente malestar por parte del entorno del viudo. Consideraban que se le ninguneaba porque sabían que nunca tomaría la decisión de enfrentarse a los hijos de su mujer.

No lo hizo y dejó en manos de su amigo, el abogado Antonio Bernal, todas las cuestiones desagradables que tenían que ver con sus derechos legales como viudo de la duquesa de Alba. Para poderse casar con él, su futura esposa llegó a un acuerdo con los hijos y les donó en vida, el 4 de julio de 2011, el grueso de su patrimonio, que ascendía a 206 millones de euros

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon