Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cinco consejos para mantener los dientes de los niños sanos (incluso en Halloween)

¡Hola! ¡Hola! 26/10/2016 hola

http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016102689296/cuidado-dientes-ninos-halloween/0-399-358/halloween-caramelos-portada1c-c.jpg

http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016102689296/cuidado-dientes-ninos-halloween/0-399-358/halloween-caramelos-portada1c-c.jpg
© Proporcionado por Hola

¿Qué es Halloween sino una noche en la que disfrazarse de lo que más miedo da,y comer un montón de caramelos? Si seguimos al pie de la letra las tradiciones de esta fiesta anglosajona, en Halloween hay que pedir caramelos, y lo que es más importante, hay que decidir entre comérselos, donarlos o dejarlos para más tarde. ¿El motivo por el que tenemos que racionar las 'chuches'? No sólo para prevenir una posible indigestión, amén de la consabida subida de azúcar, sino también para proteger los dientes y prevenir las caries en los niños, asociadas a un consumo excesivo de azúcar.

VER GALERÍA

El problema que relaciona los caramelos y las caries no es el azúcar en sí, sino las bacterias que todos tenemos en la boca ('peques' incluidos), y que generan una serie de ácidos al entrar en contacto con el azúcar, que son los que atacan el esmalte de los dientes. Este 'ataque' tiene lugar en los 20 minutos posteriores a la ingesta de 'chuches', y es el tiempo con el que contamos para recordar a los niños que tienen que lavarse los dientes después de cada comida, muy especialmente si toman algún alimento con azúcar. Es importante tener en cuenta que no sólo los caramelos de siempre entran en esta categoría: en Halloween también se consumen snacks, galletas, refrescos y chocolate, todos ellos azucarados. Por eso, si los niños van a tomar dulces en la noche del 31 de octubre, es mejor que lo hagan en porciones pequeñas y de una única vez, para poder controlar la ingesta y el cepillado de dientes.

Para que el exceso de dulces en Halloween no se note en la sonrisa de los más pequeñines, podemos seguir estos cinco consejos elaborados por la ortopediatra Cristina Marès, de las clínicas DEN:

1. Las 'chuches', tanto las de un cumpleaños como en Halloween (es decir: cuando nos llegan unas cuantas diferentes y todas de golpe), es mejor repartírselas que comérselas todas de una sentada. Todo alimento azucarado es mejor comerlo con las comidas o inmediatamente después de comer, porque la producción de saliva aumenta cuando comemos, y esto ayuda a anular los ácidos producidos por las bacterias en la boca y a enjuagar las partículas de comida que puedan quedar en los dientes.

2.El chicle es un caramelo de doble filo. Por un lado, la versión con azúcar tiene un riesgo acusado de provocar caries, porque su consumo puede prolongarse durante muchos minuto. Las variedades sin azúcar, en cambio, no sólo no dañan los dientes sino que tienen el efecto contrario: masticar chicle sin azúcar durante 20 minutos después de las comidas ayuda a reducir la caries dental porque aumenta el flujo de saliva y ayuda a neutralizar los ácidos producidos por la placa bacteriana. Así que ya sabes: si a los 'peques' les ha tocado un paquete de chicles en Halloween, mira que sea sin azúcar y dáselos más tarde, después de comer o cenar.

3. Hay que evitar los caramelos que se mastican durante mucho tiempo. Comer azúcar a menudo es malo, y también lo es el tiempo que mantenemos el dulce en la boca: a menos que sea un caramelo sin azúcar, las 'chuches' que tenemos en la boca durante un largo período de tiempo suponen un mayor riesgo de contraer caries dental. En este grupo entrarían por ejemplo laspiruletas o los caramelos duros o difíciles de masticar, así como los más pegajosos porque...

4. ... suelen quedarse pegados a los dientes incluso cuando ya creemos que hemos terminado con ellos. Además, tardan más tiempo en ser arrasados por la saliva.

5. Las bebidas con azúcar añadido, incluidos los refrescos pero también las bebidas deportivas, las aguas de sabores y los zumos industriales, no presentan reportan ningún beneficio alimenticio a los niños porque son calorías vacías, líquidas, y sin nutrientes que se consumen casi sin pensar, y que pueden desequilibrar la dieta de los niños. Además, si los dientes están en contacto frecuente con este tipo de bebidas, el riesgo de caries infantil aumenta mucho.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon