Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Clara Urquijo, la 'marquesa' que pagará 3.600 € por 'intentar' matar a su exmarido

Vanitatis Vanitatis 21/02/2016 Mayka Paniagua

Dicen que en los matices se encuentran las soluciones más obvias. Y en un matiz ha encontrado la aristócrata Clara Urquijo, o quizás su abogado, su tabla de salvación. Urquijo compareció esta semana ante la Audiencia Provincial de Mallorca ante el que fue su marido durante casi 20 años, el interiorista Antonio Obrador, por idear un plan para acabar con su vida. En una sala a puerta cerrada, a petición expresa de las partes para evitar afectar a los hijos de la pareja por lo que en la sala pudiera decirse, la noble reconoció ser la autora de aquel maquiavélico propósito, pero (y ahí está el matiz) nunca con la intención de asesinarle, como consta en la denuncia, sino solo para “perturbar la estabilidad emocional” de su ex pareja.

Esta versión, claramente exculpatoria, convenció a la fiscalía y a la acusación particular, que decidieron modificar la calificación de los hechos y pasar de un intento de asesinato a unas simples coacciones rebajando la petición de condena de cuatro años a una simple multa de 3.600 euros. Es, insistimos, sólo un conveniente matiz. Eso sí, la condesa no podrá acercarse a su ex durante, al menos, seis meses.

Clara Urquijo en una imagen de un perfil público © Proporcionado por Vanitatis Clara Urquijo en una imagen de un perfil público

La declaración de la condesa tiene su importancia. Es la primera vez que admitía haber confabulado con una empleada del interiorista. Ocurrió, según el escrito del fiscal, en mayo de 2013. Clara Urquijo se acercó a la residencia de su ex, situada en torrente de Cobanegra, para buscar una especie de ‘cómplice’ de su plan. Lo tenía todo pensado: hablaría con una de las personas que trabajaba en la casa, le daría unos polvos para que los mezclara con la comida y, cuando viera que surtían efecto, le facilitaría la huída del país. No había posibilidad de fallo. A cambio, ella le pagaría una buena suma de dinero. La trabajadora no daba crédito a lo que oía ni al empeño que ella ponía para convencerla. Se negó una y otra vez hasta que la salvó la inesperada llegada del señor de la casa. Ahí quedó la cosa. Esta persona de servicio no se atrevió a contarlo entonces, presa del nerviosismo, pero sí lo hizo un mes después. Fue entonces cuando Antonio Obrador acudió a la Policía e interpuso la denuncia. Clara Urquijo pasó una noche entre rejas pero nunca confesó ser la autora de aquella intriga.

Dice su abogado que, desde entonces, ha pasado por un calvario fruto de una denuncia irreal que ni siquiera ha sido ratificada ante el juez por la trabajadora, que huyó a su país. No coincide en este punto la acusación particular, que defiende a la víctima, ya que no sólo avisó al tribunal sino que ha suscrito cada una de sus palabras. Con la asistenta como única prueba, no ha hecho falta más gracias al curioso acuerdo al que han llegado ambas partes.

La prima de los marqueses de Urquijo asesinados

Clara Urquijo en una imagen de un perfil público © Proporcionado por Vanitatis Clara Urquijo en una imagen de un perfil público

¿Qué les podemos contar de esta pareja? Clara Urquijo, de 51 años, pertenece a una saga familiar con una fortuna labrada entre otros gracias al Banco Urquijo y es muy conocida de la 'socialite' mallorquina. Hija de Luis Urquijo, marqués de Bolarque, un título creado por Alfonso XIII a favor de Estanislao de Urquijo y Ussía en 1913 en reconocimiento a su labor industrial en Salto de Bolarque, provincia de Guadalajara. La familia Urquijo fue en sus inicios de origen humilde hasta que logró hacerse un hueco en las altas finanzas. Fue Estanislao, el primer marqués, quien reunió una importante fortuna en la Bolsa en Madrid y con inversiones en empresas navieras y ferrocarriles que le permitieron lograr un asiento en la Banca Rotschild de Madrid. A su muerte le sucedió su hijo, Juan Manuel Urquijo, quien fundó la Banca Urquijo y fue senador y diputado por Álava.

Corramos un poco en la historia y nos encontramos con Juan María, el cuarto marqués de Urquijo y gemelo del padre de la condesa protagonista de nuestra historia. Tuvo que ser un médico quien decidiera cuál de los dos había nacido el primero y, por tanto, heredaba el título. La mala suerte hizo que su hija, María Lourdes de Urquijo, fuera asesinada en su casa de Somosaguas en 1980 junto a su marido. Se trata de aquel crimen que conmocionó España. Juan María Urquijo heredó el título pero no la intuición para los negocios que quedan en manos de Luis, marqués de Bolarque y embajador en Alemania durante el franquismo y consejero delegado del Banco Urquijo.

Dicen las crónicas de la época que en 1996 la boda del año fue la de Clara y el decorador en la iglesia de Santa María del Camino. Entre los más de 300 invitados destacaba la presencia del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez y su esposa Amparo Yllana, además de otros ilustres como Jaime Carvajal o Juan Marcha. La pareja se divorció en 2013 y parece que no habían vuelto a verse hasta que el pasado jueves compartieron asiento en la sala judicial.

El interiorista de la jet set mallorquina

Son muchos los que han contado con los servicios de Obrador para proyectos de interiorismo. En la lista de trabajos está la rehabilitación del hotel La Residencia de Deià y el hotel Son Vida de Mallorca o el hotel Florida de Barcelona, el Centre Cultural Contemporani Pelaires, o la decoración del famoso palacete de Jaume Matas en la calle Sant Feliu. De hecho, su nombre apareció en la causa judicial por las reformas del citado palacete. El decorador, al que encomendaron la decoración del interior y no la reforma, declaró ante el juez que había sido la mujer de Matas, Maite Areal, quien dejó sobres cerrados en su oficina para pagar a los proveedores de la obra. El interiorista facturó por aquel trabajo 100.000 euros por la venta de objetos de decoración, incluida los 300 euros de una escobilla del wáter.

Antonio Obrador en una imagen de archivo © Proporcionado por Vanitatis Antonio Obrador en una imagen de archivo

Obrador también dirigió la reforma del apartamento de la playa de la familia Matas y de otro piso en Madrid. En el registro en el piso de Madrid apareció un plano con el anagrama de Denario. Los investigadores creyeron que Matas le pidió a su decorador que diseñara toda la vivienda. Obrador quitó importancia a su intervención en esta mejora y calificó ante el juez de "cuatro rayas" los cambios que realizó en los planos diseñados por la constructora Vallermoso. Obrador se define como “un autodidacta” y “un creador de espacios con la correcta elección de telas, mobiliarios y complementos”. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon