Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cocina viajera: vuelta al mundo a través de los mejores platos de Navidad

¡Hola! ¡Hola! 24/12/2015 hola

© Proporcionado por Hola

Cordero asado, besugo al horno, mariscos, sopa de pescado o los deliciosos mazapanes y turrones son algunos de los platos típicos que no faltarán este año en casi ninguna cocina española. La tradición dicta el patrón gastronómico de un menú establecido durante décadas que suele repetirse con escrupulosa pulcritud año tras año.

Lo mismo ocurre fuera de nuestras fronteras. Tal y como nos cuentan desde 'La nevera roja' (plataforma española de comida a domicilio), en cuanto emprendemos viaje hacia el norte de Europa pronto empezamos a escuchar palabras ligadas a las mesas navideñas como ‘Sachetorte’ (célebre tarta de chocolate y albaricoque, de procedencia austríaca, que aunque se degusta todo el año adquiere especial protagonismo en estas fechas); las alemanas ‘Lebkuchen’ (típicas galletas de jengibre) o el ‘Stollen’ (pan con frutas secas), también alemán. Dulces todo ellos que se pueden adquirir en los tradicionales mercadillos que en Navidad pueblan la mayoría de ciudades europeas.

VER GALERÍA

Además, en los países alpinos no puede faltar el mítico ‘Glühwein’ o vino caliente, con el que se acompañan todos estos dulces bocados y que ayudan a combatir las bajas temperaturas. Pero no son los únicos en recibir las fiestas acompañados de algún licor o bebida tradicional. En Irlanda, por ejemplo, es costumbre dejar una cerveza negra la noche de Nochebuena para Papá Noel, en lugar del típico vasito de leche caliente.

Los húngaros saben que las Fiestas están a la vuelta de la esquina cuando en sus comercios empiezan a llenarse de ‘Szaloncukor’, unos caramelos que utilizan para decorar los árboles de Navidad. Además, son típicas las galletas de jengibre, que decoran con figuras y colores navideños.

VER GALERÍA

En la tradicional Cracovia, por ejemplo, se mantiene la tradición de servir doce platos, en honor a los doce apóstoles, lo cual asegura que nadie se quede con hambre en Nochebuena. Arenques con cebolla, pescado frío con guarnición, dos tipos de sopas (la de setas y el caldo de remolacha), pescado frito y col con setas... Son algunos de los platos que se sirven en las mesas, tal y como manda la tradición.

VER GALERÍA

Por supuesto, a nadie se le escapa que en Italia no habría Navidad sin un buen ‘panettone’ sobre la mesa; el tradicional está relleno de fruta seca y pasas, pero dependiendo de la región también lo hay de pepitas de chocolate o frutos secos.

VER GALERÍA

Y continuando con los dulces navideños, es difícil dar con un hogar en nuestra vecina Francia donde no se coma el tradicional ‘Bûche de Noël’ (nosotros lo conocemos como ‘Tronco de Navidad’), que además viene con una bonita leyenda como ‘relleno’: un joven que no tenía dinero para comprar un regalo de Navidad a su amada recogió un trozo de madera en el bosque como último recurso y se lo entregó a modo de presente. El noble gesto no solo conquistó su corazón sino que su suerte cambió, por lo que este tradicional dulce navideño es además un signo de buena suerte en el país galo.

Y en Reino Unido no habría Navidad sin su tradicional pavo relleno, muy al estilo del de ‘Acción de Gracias’ estadounidense. En realidad, la mayoría de la propuesta gastronómica británica gira alrededor de los asados, y aunque el pavo se lleva casi todo el protagonismo, también el cerdo es otro ingrediente a tener muy en cuenta. La nota dulce de la noche la ocupa su característico ‘Christmas pudding’, cuya importancia no reside solo en comerlo, sino también en prepararlo, ya que va acompañado de todo un ritual de supersticiones mientas se elabora, momento en el que se piden deseos, se amasa en dirección a la derecha y se esconde una moneda en su interior. Quien la encuentre, claro, tendrá la buena suerte garantizada durante todo el año (es lo más parecido a nuestro Roscón de Reyes).

VER GALERÍA

Cruzamos el charco para aterrizar en uno de los países gastronómicamente más prolíficos y sabrosos: México. No por casualidad, la gastronomía mexicana fue nombrada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2010. Y como no podía ser de otra forma, también en este país su cocina de Navidad se remonta a recetas tradicionales que se han mantenido intactas durante años. Unos ‘platillos’ cuyo origen prehispánico nos recuerdan en sabor a platos de nuestra gastronomía. Así, en la mayoría de los hogares mexicanos se sirven platos como el ‘bacalao’, los ‘romeritos’ (receta cuyo ingrediente principal es una planta silvestre comestible que se sirve en mole, y que se cocina sobre todo en la región central del país), o el ponche. Y por supuesto, y al igual que sucede entre vecinos países de Latinoamérica como Colombia o Perú, también en estas latitudes se consume el popular pavo navideño, como parte de la influencia estadounidense de estos países.

Y en el hemisferio Sur, países como Australia visten sus mesas navideñas con auténticas bacanales de marisco recién pescado en el Pacífico, cuya elaboración es generalmente a la brasa. Ostras, langostinos, bogavantes…., una cálida Navidad es la que viven los australianos y neozelandeses con una gastronomía mucho más liviana que nuestras tradicionales sopas y asados.

Sea como fuere, más allá de nuestras fronteras también en Navidad se come rico y en cantidad. Justo como en España.

VER GALERÍA

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon