Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Comienza la cuenta atrás: a 7 días de la boda de Beltrán Gómez Acebo y Andrea Pascual

Vanitatis Vanitatis 21/02/2016 Paloma Barrientos

En una semana se casa Beltran Gómez Acebo, el primo preferido del Rey Felipe, y Andrea Pascual, que durante varios años trabajo a las ordenes de la empresaria Fiona Ferrer. Para el hijo de la infanta Pilar será su segunda boda. Hace doce años contrajo matrimonio con la modelo Laura Ponte en una ceremonia muy diferente a la de ahora. En aquella ocasión se abrió la iglesia del palacio del Real Sitio de La Granja para la liturgia religiosa y el pueblo segoviano se echó a la calle. Querían ver y aplaudir a los reyes reinantes Don Juan Carlos y Doña Sofía, a los príncipes de Asturias Felipe y Letizia y a muchos de los personajes del colorín amigos de la pareja que acudieron.

En esta ocasión Beltrán y Andrea han preferido un perfil muy bajo. Habrá una ceremonia civil, aunque dicen que puede ser que ya se haya celebrado, como hacen parejas mediáticas como esta, y el sábado sea una puesta en escena con doble intercambio de anillos en el domicilio de Puerta de Hierro, donde vive la Infanta Pilar y también Beltrán desde que se divorció de Laura Ponte, la madre de sus dos hijos. Después, un almuerzo en el mismo lugar al que asistirán el Rey Felipe y Doña Letizia, que mantienen una buena relación con el primo Beltrán. De hecho, en su cuarenta cumpleaños organizó una fiesta con más de 300 invitados donde el entonces Príncipe de Asturias acudió en solitario, dando lugar a rumores de desavenencias conyugales, ya que no era la primera vez en ese 2014 en que cada uno iba por su lado. La explicación que dio Don Felipe para esa ausencia era que su mujer se encontraba resfriada.

En la boda del sábado, y salvo que suceda algún imprevisto de carácter político, la pareja real formará parte del grupo familiar que acompañe al nuevo matrimonio. Beltrán y Andrea tiene deseos de tener hijos lo antes posible, aunque hace unos días y en un almuerzo social hay quien dijo que Andrea ya tenía cara de embarazada. Cosas de las amigas.

La pareja se conoció hace nueve años a través de Fiona Ferrer, que tenia su agencia de comunicación en la que estaba contratada la joven valenciana, que aunque había estudiado derecho nunca ejerció como abogada. Cuentan que a ella le iba más el trato con la gente que las leyes. Fiona, ademas de darla trabajo, la introdujo en su grupo de amigos, entre los que se encontraba el hijo de la infanta Pilar.

Una relación con idas y vueltas

La historia sentimental se fraguó en la boda canaria de Fiona Ferrer y Jaime Polanco. Andrea, además de echar una mano a su amiga y jefa en los preparativos nupciales, fue una de sus damas de honor. Como dice el refrán, el roce hace el cariño y Beltrán y Andrea cambiaron su estatus. Dejaron de ser amigos para convertirse en novios.

Beltrán Gómez Acebo y Andrea Pascual en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Beltrán Gómez Acebo y Andrea Pascual en una imagen de archivo (Gtres)

Al principio para la novia no fue fácil adecuarse a la vida de hombre divorciado de Beltrán, que con dos hijos pequeños tenía que alternar las salidas festivas. Andrea, por su parte, había tenido varios tonteos sin recorrido largo. Otro de los inconvenientes que se le presentaba a la nueva pareja era que el novio no tenía casa propia, sino que había vuelto al hogar materno tras su divorcio. Tampoco las cuestiones laborales y los negocios inmobiliarios funcionaban como debería, con los consiguientes apuros económicos que a veces debía solventar la economía de Andrea. Durante todos esos años hubo varias rupturas. La ultima fue quizá las mas seria. Estuvieron cerca de un año separados y cada uno se buscó la vida afectiva por su cuenta. Ambos volvieron al circuito de 'singles' y Beltrán se convirtió de nuevo en uno de los solteros de oro, no tanto por su economía como por su parentesco con el Rey.

Una de las veces, en una cena organizada por Fiona Ferrer, coincidieron y ambos seguían sin tener parejas estables. Esa noche Beltrán se emparejó con una chica guapa que también estaba en la fiesta. Aparentemente a la exnovia Andrea le importó poco cuando los vio salir de la mano. Parecía que no había vuelta atrás y así lo comentaban los amigos comunes. Pero como en la vida nada es lo que parece, al cabo del año volvieron a intentarlo y esta vez con fecha de boda incluida.

Beltrán, por su parte, navegó en otras aguas hasta que consideró que ninguna mujer le entendía como Andrea. También es importante la opinión de la madre, y a la infanta Pilar le parecía “una buena niña”. Hace uno días la hermana del Rey emérito lo ha vuelto a confirmar en la inauguración del Rastrillo de nuevo Futuro.

El cuarto hijo de la duquesa de Badajoz tienen negocios inmobiliarios y administra la urbanización Isla de Valdecañas en el embalse del mismo nombre en la provincia de Cáceres. Este complejo se encuentra desde hace tiempo inmerso en un proceso judicial, ya que se construyo en una zona protegida. Como agente de compraventa inmobiliaria de élite hizo un gran negocio con la venta de varios pisos en uno de los mejores edificios de la plaza de la Independencia de Madrid. Entre los compradores se encontraban Alberto Alcocer, Juan Miguel Villar Mir, Jorge Massa y los Cisneros.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon