Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Comienza la sucesión de títulos de la duquesa de Osuna: su hija solicita el marquesado de Lombay

Vanitatis Vanitatis 02/02/2016 Jose Madrid

La muerte de la duquesa de Osuna el pasado mes de mayo, a los 90 años, dejó a Sevilla sin uno de sus grandes referentes nobiliarios. La hija única de Mariano Téllez-GirónyFernández de Córdobafalleció a causa de un paro cardíaco a los 90 años de edad. Es un hecho que, en la ciudad de la Giralda, solo la duquesa de Alba le ganaba en popularidad nobiliaria. La noble fallecida ya tiene sucesora. Según ha podido confirmar Vanitatis, su hija, Ángela de Solís Beaumont, duquesa de Arcos, acaba de solicitar el título de marquesa de Lombay, uno de los que poseía doña Ángela María Téllez-Girón y Duque de Estrada, que era el nombre completo de la noble.

La duquesa de Osuna junto a sus nietas (Redes sociales) © Proporcionado por Vanitatis La duquesa de Osuna junto a sus nietas (Redes sociales)

La hija de la duquesa es la mayor y más conocida de las que tuvo la titular del ducado de Osuna, también ligado a una de las míticas construcciones de Madrid: el parque de El Capricho. “No está nada preocupada por su futuro más cercano, aunque es consciente de su responsabilidad”, declaraba hace unos años a Vanitatis el autor del libro 'Duquesas', en el que se la incluye como personaje. El escritor se refería a la ausencia de alguna fundación ligada a la familia que pudiese controlar el reparto de patrimonio en el momento en que la duquesa de Osuna y condesa-duquesa de Benavente (más otros títulos como el de marquesa de Lombay) falleciese. Sin embargo, no parece haber existido problema en el caso del título de Lombay, el primero que se ha solicitado.

Ángela María Tellez-Girón (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Ángela María Tellez-Girón (EFE)

Ya en vida de doña Ángela, su primogénita heredó el título de duquesa de Arcos, ya que su madre decidió repartir ella misma algunos de sus títulos. “Irá pidiendo los títulos uno por uno, que es el procedimiento habitual, ya que, al pagar un impuesto por cada uno de ellos, no existe una especie de rebaja para pedirlos todos de una vez”, aseguran a este portal personas del entorno nobiliario español.

Su boda, un gran acontecimiento en los 70

Ajena a las parafernalias de la vida nobiliaria, Ángela de Solís-Beaumont ha dedicado su vida a gestionar negocios, y fue famoso su matrimonio con el conde de Adanero, que proviene de una familia que posee un ingente patrimonio artístico en el que se encuentran tapices pintados por el mismísimo Goya. Casada en tres ocasiones, su primera boda fue uno de los grandes acontecimientos sociales de la década de los 70. La duquesa de Arcos y Álvaro de Ulloa y Suelves, conde de Adanero, contrajeron matrimonio en Puebla de Montalbán (Toledo) en marzo de 1973. La ahora futura marquesa de Lombay lucía un modelo con velo de tul y una diadema de brillantes. El marqués de Castro Serna, padre del contrayente, representó en la ceremonia a don Juan de Borbón, que era el padrino del enlace. Las crónicas de la época narran cómo, una vez terminada la ceremonia, tanto los contrayentes como sus invitados se trasladaron al palacio ducal propiedad de la familia de ella, y allí se sirvió, en la galería del primer piso, un “almuerzo especialmente acertado”.

El parque de El Capricho, construido por los duques de Osuna en el siglo XVIII © Proporcionado por Vanitatis El parque de El Capricho, construido por los duques de Osuna en el siglo XVIII

El matrimonio tuvo dos hijas y aunque finalmente se rompió y la hija de la duquesa de Osuna volvió a casarse un par de veces más, ella jamás volvió a tener descendencia con sus nuevos maridos. Una de las dos hijas del conde de Adanero y de Ángela de Solís-Beaumont es una reconocida psicóloga que también heredará títulos de su abuela. Hoy por hoy “no se sabe cuándo los solicitará, pero poco a poco tendrá que hacerlo con todos como primogénita”, aseguran fuentes cercanas a la familia.

Lo que está claro es que, tras el correspondiente periodo de luto, el impresionante legado de la duquesa de Osuna en forma de títulos ya tiene una clara destinataria, una hija que siempre guardó la misma discreción sobre su vida que su ya desaparecida madre.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon