Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Convierte tu cuarto de baño en tu oasis privado

¡Hola! ¡Hola! 20/01/2016 hola

© Proporcionado por Hola

Sin duda, el baño ya no es lo que era, sino que es mucho más. Se trata de un espacio que, además de con lo higiénico, se asocia con la salud física y psicológica, la estética (debe ser práctico, pero también bello) y el ocio, entendido como un lugar donde desconectar. Por eso, debemos crear un rincón cómodo, seguro y capaz de proporcionarnos, y transmitirnos, sensaciones. Un oasis a la medida de nuestras necesidades y nuestros sueños.

Objetivo primordial: tu bienestar

Si bien es cierto que se trata de un espacio privado, que se cierra mientras se usa, también posee un toque público, ya que se suele incluir en el periplo por la vivienda que se hace a las personas que vienen a nuestra casa. Curioso, pero cierto. ¿Quién no tiene en mente la imagen de su cuarto de baño ideal? Los nuevos espacios multiplican su tamaño, abren grandes ventanales, establecen una distribución cómoda, se equipan a la última… Su reforma o diseño es, junto con la de la cocina, una de las más relevantes de la casa, tanto a nivel de presupuesto como de obra.

Una habitación con vistas

O al menos con ventanas. La luz, con su capacidad para multiplicar los metros y ganar en calidez, se convierte en un requisito primordial. La oscuridad neutraliza las buenas energías, impidiendo los destellos positivos y alegres. Olvídate de los baños sin ventanas ni ventilación y apuesta por las grandes (o pequeñas, según el caso) cristaleras que contagian alegría. Para aprovechar mejor la entrada de luz natural, es recomendable situar la zona de tocador frente a la ventana o a un lado de la misma. Así, podrás arreglarte o maquillarte sin temor a desastres. Los espejos son también grandes aliados de la luz, así que no les tengas miedo y ponlos en la zona de tocador y en el espacio de vestidor.

A la medida de tus necesidades y deseos

Debe ser acogedor y envolvente. Con una distribución y un equipamiento que se adapten a lo que buscas de él. Necesitas que te puedas mover libremente, especialmente en los baños compartidos; que tenga un espacio para secarse cómodamente, la salida de la ducha o la bañera es un momento clave; que cuente con sitio de almacenaje, donde guardar los cada vez más productos necesarios en el ritual del baño; y que esté equipado con soluciones que te lo pongan fácil. La luz es otro factor decisivo. Debe contar con una buena iluminación general, con focos y apliques en la zona de tocador y con alguna luz puntual, para crear un rincón de descanso, donde desconectar.

El nuevo territorio ‘wellness’

Crear un spa doméstico no es tan complicado como parece. Basta con detener el tiempo y disfrutar de los beneficios del agua. En ocasiones, es suficiente con un rociador con distintos chorros, que puedan usarse de forma conjunta o independiente, o con una columna de hidromasaje, con ‘jets’ con diferentes tipos de masaje, que inciden sobre las zonas dorsal, lumbar y cervical.

En otras, tu cuerpo (y tu mente), siempre que las dimensiones del espacio lo permitan, pedirán algo más: bañeras de hidromasaje o cabinas de sauna o baño turco. Piezas clave en tu ‘momento kit-kat’, donde ‘aparcar’ los problemas cotidianos y dejarse llevar por la magia del agua.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon