Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cristiano Ronaldo ordena a sus 'gorilas' borrar las fotografías que le hicieron los clientes de un restaurante

Vanitatis Vanitatis 10/08/2016 Kike Calleja

Cristiano Ronaldo ya ha vuelto a Valdebebas para comenzar los entrenamientos con el Real Madrid. Así, el astro merengue pone fin a sus largas vacaciones que tanto han dado que hablar, sobre todo en lo que a compañía femenina. Hasta cinco chicas se le han relacionado durante el periodo estival, que ha pasado por Ibiza y Estados Unidos.

Pero ha sido en la isla Pitiusa donde ha dado más juego y aunque se le ha podido ver en un yate de fiesta en compañía de varias chicas, todavía no se ha contado muchas de las cosas que CR7 ha hecho durante sus días en Ibiza. Lo que nadie sabe es que el deportista contrató los servicios de dos guardaespaldas que se convirtieron en su sombra y que le han acompañado en todo momento a todos los rincones de la isla. El objetivo no solo era proteger su integridad, sino también su imagen.

Cristiano Ronaldo y un miembro de su seguridad el mes pasado en California (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Cristiano Ronaldo y un miembro de su seguridad el mes pasado en California (Gtres)

El portugués es muy celoso de su intimidad y se ha servido de estos dos 'gorilas' para sobrepasar algunos límites. Entre otras cosas, Ronaldo enviaba minutos antes de ir a cenar a un restaurante a uno de sus guardaespaldas para que inspeccionara el local y viera si la mesa en la que se iba a sentar con sus amigos estaba situada en un lugar discreto para pasar desapercibido y no ser molestado por nadie. Esto es lo que ocurrió, por ejemplo, en el restaurante El Carnicero, al que Cristiano acudió acompañado de otros amigos futbolistas, curiosamente ninguno de ellos del Real Madrid.

Sin embargo, lo más llamativo ocurrió en el conocido restaurante Lio, frecuentado por muchas celebrities y en el que se fotografió con Eva Longoria. Allí el futbolista también coincidió con su compañero de equipo Sergio Ramos –que no iba acompañado de Pilar Rubio, ya que estaba en Grecia con otros amigos–, con el que no demostró tener mucha afinidad, según cuentan a Vanitatis testigos presenciales. Por si esto fuera poco, Ronaldo no solo no permitió que ningún fan se acercara a la mesa, sino que dio orden a sus guardaespaldas de que borraran las fotos de todos aquellos que le fotografiaban desde lejos, dejando perplejos a todos los allí presentes, según nos relatan esta misma fuente.

Imagen del restaurante Lío de Ibiza © Proporcionado por Vanitatis Imagen del restaurante Lío de Ibiza

Según ha tenido conocimiento Vanitatis, otras de las noches del futbolista en Ibiza pasó por disfrutar de una de las discotecas más populares de la isla, Pachá. Eso sí, en un reservado y previo pago de 10.000 euros. Allí Ronaldo se rodeó de la compañía de algunas chicas y unos amigos hasta bien entrada la madrugada.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon