Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cuando el príncipe Carlos se enamoró de Barbra Streisand

Zeleb.es Zeleb.es 19/04/2016 zeleb.es
carlos-de-inglaterra-y-el-amor-que-no-pudo-ser © zeleb.es carlos-de-inglaterra-y-el-amor-que-no-pudo-ser

Todo pudo ser de otro modo. Si el príncipe Carlos hubiera hecho caso a los dictados de su corazón allá por los locos años 70 del pasado siglo, Lady Di se hubiera librado de un matrimonio horrible (tal vez también de una muerte horrible), Camilla continuaría aburriéndose al lado del mayor Andrew Parker Bowles y el heredero al trono se broncearía al sol de California.

¿Se imaginan que el príncipe Carlos y Barbra Streisand se hubiesen casado? 

Pues pudo suceder. 

Porque Carlos de Inglaterra estuvo durante años enamorado de Barbra Streisand e, incluso, hubo (ejem) consumación de ese amor.

Lo cuenta Christopher Andersen, veterano periodista autor de best-sellers, que ha publicado recientemente la biografía no autorizada Barbra: The Way She is.

barbra-streisand-con-pierre-trudau © Proporcionado por Zeleb.es barbra-streisand-con-pierre-trudau

Cuenta Christopher Andersen que todo comenzó en 1968, cuando Barbra Streisand estrenó su exitazo Funny Girl. Carlos de Inglaterra vio la película tres veces, colocó un poster de Barbra en su habitación de la residencia de estudiantes en la que entonces moraba y comenzó a soñar con la actriz judía que encadilaba desde Hollywood al mundo entero.

Y fue en 1974 cuando ambos se conocieron pero, siempre según las versiones que le han relatado a Christopher Andersen, Barbra Streisand se puso tan nerviosa que no dio oportunidad alguna a Carlos de Inglaterra, solícito y enamorado de la protagonista de Tal como éramos.

Hubo otro encuentro en Londres entre ambos pero la timidez y las circunstancias torcieron el incipiente romance.

Así que pasó el tiempo y Barbra Streisand continuó coleccionando amantes. Si hasta estuvo con Don Johnson.

don-johnson-y-barbra-streisand © Proporcionado por Zeleb.es don-johnson-y-barbra-streisand

Pero el destino tenía preparada una segunda oportunidad.

Años 90, hotel Bel Air

Corría el año 1994 cuando el príncipe Carlos recibió la visita de Barbra Streisand en su suite del hotel Bel Air de Los Ángeles.

Allí ocurrió.

¿Podría ser también camarero? © Proporcionado por Zeleb.es ¿Podría ser también camarero?

Eso, al menos, asegura Christopher Andersen. Lo que oficialmente se explicó como un "té privado" fue en realidad la consumación física de un amor que durante años había tenido a Carlos de Inglaterra en vilo.

Porque, siempre según el autor de Barbra: The Way She Is lo del príncipe Carlos con Barbra Streisand fue muy fuerte. Llegó a confesar a su ayuda de cámara que ni Rachel Welch ni ningún otro sex symbol de la época le estimulaba igual. E, incluso, allá en sus años jóvenes, hubiera hecho la locura de mandar la corona al garete y largarse a Los Ángeles a vivir como un príncipe destronado pero feliz.

Sin embargo, aquel fallido encuentro de 1974 lo truncó todo.

Eso sí, luego hubo una alegría inesperada en los 90.

Pero ya era tarde.

En todo caso, no resulta creíble que Barbra Streisand se hubiera convertido en amantísima esposa junto al príncipe Carlos, por mucho que él la hubiese adorado. 

Precisamente, en lo que incide la biografía de Christopher Andersen es en acrecentar la idea de que la actriz judía fue una devora hombres desprejuicidada y feliz: Warren Beatty, Ryan O'Neill, el primer ministro canadiense Pierre Trudeau, Elvis Presley, Steve McQueen, Kris Kristofferson, Jon Voight, Omar Shariff son algunos de los que compartieron cama con ella.

A lo cuales, según Christopher Andersen, se suma el nombre de Carlos de Inglaterra.

Un amor que no pudo ser.

Fotos: Gtres

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Zeleb

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon