Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De Carmina Ordóñez a Eva González: así lucieron las novias de los Rivera en sus bodas

Vanitatis Vanitatis 07/10/2016 E. B.

Las seis bodas de los Rivera

© Proporcionado por Vanitatis

Irene Rosales está a punto de convertirse en una 'novia Rivera'. Esto es, añadir su nombre a las mujeres cayeron rendidas al encanto de los toreros (y DJ) de mismo apellido. Paquirri y sus hijos, Francisco y Cayetano Rivera, atesoran en su haber dos bodas cada uno. Descendientes de importantes familias, modelos, diseñadoras e incluso duquesas han llegado con algún Rivera al altar. 

De momento poco se sabe del secreto mejor guardado: el vestido de la novia. 'El programa de Ana Rosa' ha dado algunos detalles de cómo será el de la novia de Kiko Rivera: un diseño "romántico y tradicional", blanco, con una cola que es "la gran ilusión de Irene" y encaje en el pecho. Hasta que podamos ver cómo es el traje elegido por Irene, en Vanitatis hemos hecho un repaso de los elegidos por el resto de 'novias Rivera'.

Carmina Ordóñez y Paquirri

© Proporcionado por Vanitatis

En febrero de 1973, Francisco Rivera 'Paquirri' contraía matrimonio con una bella

Carmina Ordóñez

de 17 años. La novia llegó a la basílica de San Francisco el Grande (Madrid) con un vestido de línea princesa firmado por

Herrera y Ollero

, realizado en cibelina de seda natural y con medallones bordados de plata y cristal. El original tocado de la novia, inspirado en las novias lituanas, fue idea de su hermana Belén. En él sujetaron el velo, para el que se necesitaron

16 metros de tul

.

Sin perlas por miedo a las lágrimas

© Proporcionado por Vanitatis

El ramo de azahar fue un regalo de la

Hermandad de la Virgen de la Esperanza

, y la novia no pudo evitar disgustarse ya que no era como el que llevo su madre el día de su boda, como Carmina había pedido.

Además, la novia se negó a llevar perlas en su vestido de novia, ya que aseguraba que "las perlas anticipan las lágrimas".

Isabel Pantoja y Paquirri

© Proporcionado por Vanitatis Paquirri volvía a pasar por la vicaría con Isabel Pantoja en 1983 tras conseguir la nulidad de su primer matrimonio. El escenario elegido fue la basílica del Gran Poder de Sevilla, donde protagonizaron una multitudinaria boda a la que incluso fotógrafos y seguidores del torero y la cantante fueron invitados.

Pantoja se casó con un vestido de Lina con escote barco y realizado en raso, con 7 metros de cola y con cristales y perlas cosidas a mano. En él se invirtieron 200 horas de trabajo.

[Lee aquí cómo fue la boda de Pantoja y Paquirri]

Eugenia Martínez de Irujo y Fran Rivera

© Proporcionado por Vanitatis

El año 1998 marcó en el calendario la boda de Eugenia Martínez de Irujo, benjamina de la duquesa de Alba, y Fran Rivera, primogénito de Carmina Ordóñez y Paquirri. Una ceremonia celebrada en la catedral de Sevilla y retransmitida en directo por Televisión Española en la que la novia eligió un diseño exclusivo de Emmanuel Ungaro con escote cuadrado, confeccionado en raso color marfil con un galón bordado en hilo de seda y con perlas ribeteando escote y hombros.

Corona de reina

© Proporcionado por Vanitatis

Eugenia sorprendió con una impresionante diadema de platino, brillantes y perlas que perteneció a la emperatriz Eugenia de Montijo, la misma que utilizó Cayetana de Alba el día de su boda con Luis Martínez de Irujo. Una boda, por cierto, que ha pasado la historia como 'la boda más cara jamás celebrada', gracias especialmente a la lista de invitados, entre los que había representantes de Casas Reales, aristócratas y personas de la alta sociedad de la época.

Blanca Romero y Cayetano Rivera

© Proporcionado por Vanitatis

Con el nuevo milenio llegaba otra boda Rivera: la de Cayetano con Blanca Romero en Gijón. La novia, con la melena suelta y ondulada, llevó un diseño exclusivo de Karl Lagerfeld en blanco roto, combinando raso y tul y abotonado en la cintura, con escote en uve y falda plisada.

[Lee aquí las diferencias entre las dos bodas de Cayetano]

Lourdes Montes y Fran Rivera (parte I)

© Proporcionado por Vanitatis

En el año 2013, Fran Rivera celebraba doblemente su boda con Lourdes Montes. En la primera ceremonia civil, con su pertinente exclusiva, la novia apareció sonriente con un diseño de Pronovias con encaje en mangas y cuello, escote con forma de V y manga larga. Para completar su 'look', Lourdes eligió una trenza y una diadema. Entonces aseguró que era "mi vestido soñado". Sin embargo...

Lourdes Montes y Fran Rivera (parte II)

© Proporcionado por Vanitatis

Un año después de su primera boda, la pareja contraía nuevamente matrimonio por el rito eclesiástico ante la virgen de la Esperanza de Triana, de la que el novio es fiel devoto. Entonces, Lourdes se atrevió con un vestido diseñado por ella misma y con la firma de la marca que tiene con su hermana, Sibi Montes

El arrepentimiento de Lourdes

© Proporcionado por Vanitatis

En color rosa salmón y corte clásico, el foco de las críticas del diseño fueron unas inmensas lágrimas de cristal. Los comentarios fueron demoledores y hasta la propia novia ha reconocido que se equivocó. "Yo ahora mismo tampoco me pondría algo así, pero en su momento me gustó", escribió en su Instagram.

Eva González y Cayetano Rivera

© Proporcionado por Vanitatis

La última gran boda de la saga Rivera (hasta la de Kiko) fue la de Cayetano Rivera y Eva Gónzalez. Mairena de Alcor se vestía de gala en 2015 para la boda de su vecina más ilustre, quien apareció en la iglesia con un diseño de Pronovias realizado en seda y crepé con un delicado bordado de nudos franceses y reborde de seda en la espalda. El traje, con escote barco, tenía tres metros y medios de cola.

[Pincha aquí para leer todas las noticias del enlace]

Una boda con dos vestidos

© Proporcionado por Vanitatis

Para la fiesta posterior, la novia se soltó la melena, literal y figuradamente. Eva tenía preparado un vestido sin mangas (también de Pronovias) con dos apliques de pedrería por encima de la cintura y otro en la espalda como únicos detalles. ¿Sobrio? Sí. ¿Perfecto para bailar toda la noche? Sin duda.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon