Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De hija de Punset a la 'ciudadana' Carolina: el retrato íntimo de la eurodiputada que ha plantado a Albert Rivera

Vanitatis Vanitatis 19/10/2016 M. P.

Unas horas antes de que la eurodiputada Carolina Punset comunicara su salida de la Ejecutiva de Ciudadanos, su actual pareja, Alexis Marí (portavoz de la formación naranja en Valencia y su sucesor en el cargo), publicaba un mensaje muy tierno en su red personal: “Oye, Punchi, te sentaba muy bien la Comunidad Valenciana. You are welcome¡ #notardes”.

Marí es un ‘punsetista’ de referencia desde hace casi ya un año y no tiene reparos en publicitarlo en su red personal con fotos (algunas muy íntimas) de su pareja en las que se destila felicidad. “Punset es un Ferrari y podría encabezar cualquier lista electoral”, dijo de ella en la campaña. Probablemente fuera uno de los pocos que sabían que iba a saltar de ese círculo privilegiado que rodea al líder de la formación, Albert Rivera. “Lúcida, coherente, íntegra… Se peló el culo por presentar el proyecto, puso su cara y su nombre y recorrió miles de kilómetros”, ha dicho de ella en las últimas horas desbordado por los periodistas. Ni una palabra de su relación, de la que no hablan en público para que no se desvirtúe la relación laboral. “Son compañeros de partido, hay buena sinergia entre ellos y así quieren que se les considere”, explican fuentes de la organización.

Carolina Punset en una imagen de archivo (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Carolina Punset en una imagen de archivo (EFE)

El Ferrari tiene 45 años y ha batallado en varias arenas. Nació un 5 de enero en Washington D.C. y estudió la carrera de Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid, aunque hizo sus pinitos como bailarina. Hija del célebre escritor y político de UCD Eduardo Punset y de la francesa Suzel Bannel, habla inglés, francés y entiende y chapurrea el valenciano. Se define tierna y una pizca subversiva. Viste una sonrisa que lo dice todo porque ella, aseguran quienes la conocen, es un poquito tímida de entrada. La han tildado de agitadora y poco diplomática. Ese debe ser su 'ying', porque el 'yang' de Carolina es el de una mujer aficionada a la comida ecológica, al té, al yoga (tiene el título de Ashtanga Yoga), al buen cine o a la lectura. Inquieta, con un interés de servicio que hizo que se especializara en organizaciones no gubernamentales y a pesar de su trayectoria en organizaciones como Médicos sin Fronteras o Proyecto Hombre, ha confesado que la política es lo que le ha cambiado la vida. “Siempre dice que es una de sus experiencias más intensas porque, a través de la política, se le han caído varios estereotipos”, explica un compañero. “La política es droga pura”, confesó ella en una entrevista.

Carolina Punset en una imagen de archivo (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Carolina Punset en una imagen de archivo (EFE)

Si hay algo a lo que Carolina no puede renunciar, es al mar. Acabó en Altea tras conocer a Carlos, su ya exmarido y sobrino del conocido escritor Dominique Lapierre, a quien dijo ‘sí, quiero’ a los 24 años en Finestrat acompañada de su padre. Con Carlos tuvo dos hijas –Violeta y Candela– y compartió casa en una de aquellas viviendas de pescadores que la burbuja inmobiliaria en el Levante se empeñó en hacer desaparecer. Una casa con vistas al mar y decoración oriental desde la que ha pilotado algunos de los virajes laborales de los últimos años. Y son algunos.

Empezó siendo la voz ecologista de una plataforma creada en plena fiebre urbanística, luego concejal de Ciudadanos por Altea (o como lo llamaban sus rivales: el partido de ‘qué buena estás Carolina’), pero también ha tenido vinculaciones con Equo o UPyD, hasta que llegó a Ciudadanos, el de Albert Rivera, donde siempre fue ‘la hija de Punset’. Fue su padre quien, según ha explicado ella misma, le recomendó alejarse de la tierra de las naranjas y coger el avión a Bruselas todas las semanas. “No voy a estar toda la vida en política”, ha dicho muchas veces. Quizás el del lunes haya sido su primer paso. 'No importa de dónde vienes, sino adónde vas', fue el título de un libro que publicó en 2013. De momento, Carolina seguirá en su puesto en Bruselas.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon