Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De los gases intestinales de Moyá al papel homosexual que marcó a Cerezuela

Vanitatis Vanitatis 05/09/2016 Berto Molina

'Mi casa es la tuya', el programa de Bertín Osborne en Telecinco, ha regresado con su segunda temporada visitando la casa del tenista Carlos Moyá y la actriz Carolina Cerezuela. Acompañado por su mujer, Fabiola Martínez, el presentador ha viajado hasta Palma de Mallorca para descubrir aspectos desconocidos por el gran público del matrimonio.

Osborne ha repasado con uno de los deportistas más importante del país su carrera profesional, la cual despegó cuando tenía 17 años al marcharse a vivir a Barcelona y comenzar en serio con el mundo del tenis. Recordando en primer lugar sus triunfos, Carlos no ha tenido reparo en hablar largo y tendido sobre su etapa final como tenista, carrera que se vio truncada por una lesión y una operación de pie que no salió del todo bien: "Le dije a Carolina que no iba a llorar en la rueda de prensa de mi retiro profesional y a los cinco minutos ya estaba con la lágrima. Fue más duro todo ese proceso final que la retirada en sí, básicamente porque no fue una decisión propia".

Carlos Moyá charlando con Bertín Osborne © Proporcionado por Vanitatis Carlos Moyá charlando con Bertín Osborne

Gracias al programa se han descubierto algunas de sus vivencias desconocidas, destacando el buen rollo que tenía con Rafa Nadal y cómo en sus no pocas partidas de PlayStation que jugaban en sus ratos libres, llegaban a apostar que quien perdiera tenía que recorrer los pasillos del hotel donde se encontraran en calzoncillos o bajar al bar y hacer varios fondos delante de todo el mundo.

Entre risas y más anécdotas, el espectador ha podido descubrir la faceta bromista de Moyá, la pasión que siente por sus hijos, especialmente por Carla, la mayor, su lealtad profesional al afirmar que "si hubiera visto un caso de dopaje lo hubiera denunciado" y la buena maña que tiene en la cocina, ya que fue el encargado de cocinar para todos.

Mientras tanto, en otro rincón de la casa Moyá-Cerezuela, Fabiola charlaba con la actriz, que destacaba que actualmente la prioridad en su vida es su familia: "Tuve una etapa en la que trabajaba en dos series y presentaba un programa de televisión. Llegué a tal nivel de estrés que tuve secuelas físicas, acabando en una ocasión en el hospital. Gracias a Carlos y a mi madre, bajé el ritmo y me recuperé".

Fabiola Martínez y Carolina Cerezuela © Proporcionado por Vanitatis Fabiola Martínez y Carolina Cerezuela

De sus trabajos profesionales, la también cantante tiene claro que siempre será recordada por 'Camera café', pero que realmente el papel que más le ha marcado fue el de 'Hospital central': "Tuve la suerte de protagonizar uno de los primeros personajes femeninos homosexual que tenía pareja. Pude ayudar a mucha gente a normalizar sentimientos y crecer como actriz. Estoy muy orgullosa de aquel trabajo y todo lo que supuso a nivel social".

Carlos y Carolina llevan ya casi cinco años casados y diez como pareja, resultando curioso el cómo se conocieron. "Yo me enamoré de Carol nada más verla en televisión, y gracias a un amigo en común conseguí su correo electrónico y le escribí. Ella tardó bastante en contestarme, pero finalmente lo hizo y comenzamos a conocernos", desvela Moyá.

'Mi casa es la tuya' con Carlos Moyá y Carolina Cerezuela © Proporcionado por Vanitatis 'Mi casa es la tuya' con Carlos Moyá y Carolina Cerezuela

"Fue gracioso ver cómo pasamos de los mails a los sms, hasta que por fin, a los casi tres meses, decidimos quedar. Desde ese momento supe que era el hombre de mi vida", relataba ilusionada Cerezuela. De esa unión nacieron sus tres hijos, pequeños que adoran hasta tal punto que en el dormitorio principal, el de la pareja,

tienen dos camas juntas de 1.30 para poder dormir tranquilamente los cinco.

Poniendo la nota de humor al programa, Bertín dejo constancia de su particular visión de que si una pareja no pasa la barrera de los pedos, no es una pareja de verdad. Hecho que propició la revelación del anfitrión y el invitado a tirarse "sus fiestas" en público. Afición que desvelaron tanto el fisioterapeuta del tenista: "En cualquier lugar y ante cualquier persona, Carlos se tiraba pedos y me culpaba a mí. Nadie creía que el mismísimo Moyá hicera esas cosas en público", como la mujer del presentador: "En la primera noche que pasamos juntos ya hizo de las suyas".

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon