Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De temporada: recetas con castañas (¡atenta, Cristina Pedroche!)

¡Hola! ¡Hola! 14/11/2016 hola

http://www.hola.com/imagenes/cocina/escuela/2016111489639/recetas-castanas-cristina-pedroche/0-402-866/castanas_marca_z-z.jpg

http://www.hola.com/imagenes/cocina/escuela/2016111489639/recetas-castanas-cristina-pedroche/0-402-866/castanas_marca_z-z.jpg
© Proporcionado por Hola

“Ni chocolate, ni galletas, ni nada… ¡mi vicio son las castañas! ¡Las quiero todas! Me gustan de cualquier forma, aunque mis favoritas son crudas y asadas. Me las como casi con ansia, ¡hasta que no se acaban no paro!”. Así de entusiasta se mostraba nuestra bloguera Cristina Pedroche en su último post, convertido en toda una ‘declaración de amor’ hacia estos frutos tan típicos del otoño.

Os cuento mi gran secreto en el blog...😱😱😱
Una foto publicada por cristipedroche (@cristipedroche) el 10 de Nov de 2016 a la(s) 4:12 PST

Una pasión ‘gastro’ que en esta sección de Cocina compartimos al 100%. Y es que nos sobran los motivos: más allá de su rico sabor, las castañas cuentan con interesantes propiedades para la salud (aportan al organismo vitaminas, minerales y, además, se trata de uno de los frutos secos con menos calorías -unas 190 por cada 100 gramos de producto comestible). Asimismo, en lo puramente culinario, las castañas cuentan con una gran versatilidad: además de crudas, asadas o cocidas, pueden convertirse en ingrediente principal de recetas tanto dulces como saladas. Aquí debajo te proponemos algunos ejemplos (para acceder al modo de elaboración tan solo tienes que pulsar sobre el nombre de cada receta), no sin antes ofrecerte algunos consejos relacionados con este producto que, como vemos, despierta los más desatados deseos gastronómicos…

CÓMO COCERLAS:

Con piel:
Haz una incisión en los laterales de la castaña partiendo de la base del fruto hacia la parte de arriba y luego vuelve a bajar hasta el punto de partida. La incisión debe ser lo suficientemente profunda para que la piel fina resulte también cortada. Sumerge las castañas en agua salada fría (puedes aromatizarlas con tomillo), ponlas a hervir y cuécelas durante cinco minutos. Déjalas en remojo en el agua y pélalas quitándoles las dos pieles. Pon otra cacerola con agua con sal a cocer y vuelve a meter las castañas peladas dejándolas que cuezan suavemente unos 15 minutos.

Sin piel:
Pon las castañas a remojar en agua fría durante dos horas y pélalas después en frío dejándoles la piel fina. Mételas peladas en agua hirviendo salada de forma que apenas las cubra. Deja que cuezan unos 15 minutos, tira el agua y quita la piel fina, que se desprenderá sola.

ALGUNOS CONSEJOS:

-Cuando las vayas a comprar, las castañas deberán estar brillantes y firmes y pesar en la mano. Fíjate bien que no tengan ningún agujero en su superficie.

- Si las quieres conservar más tiempo, colócalas en arena en un lugar a la sombra y fresco.

-Para evitar que estallen a la hora de asarlas, házles una pequeña incisión en la piel.

RECETAS:

Ensalada de vieiras con castañas y manzana

Pollo de corral asado con castañas y patatas

Bizcocho de castañas y arándanos

Dúo de mousses: de castañas y de chocolate

Coles de Bruselas con castañas

Tronco de castañas al aroma de ron

Crema de castañas con caldo de ave y nata

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon