Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Del 'Un, dos, tres' a comer arroz blanco en Nochebuena: la triste historia de Marián, la hermana de Mar Flores

Vanitatis Vanitatis 18/01/2016 Jose Madrid

“Yo muchas navidadeshe comido arroz blanco porque no había nada más”. La frase pronunciada por Laura Matamoros, hija de Kiko y actual concursante de 'Gran Hermano VIP', durante la emisión del 'reality' este jueves, fue tajante. Tan dura sonó hecho que más de un telespectador se pregunta cuál ha sido la vida de los hijos del colaborador de 'Sálvame' y de su exmujer, una Marián Flores (hermana de Mar) que siempre se ha querido mantenerse en un segundo plano. “Ella ha llegado a recibir ayuda económica de numerosos amigos. Sus hijos aseguran que la razón de que esto sea así es que Kiko no cumplía con las obligaciones que le correspondían como padre”, afirman a Vanitatis fuentes cercanas a la familia. Las mismas fuentes también certifican que “Marián ha preferido quedarse en la sombra, incluso en aquella época en la que trabajaba en Telemadrid. Tras haber sido azafata y aparecer en pantalla, sus labores en el canal autonómico fueron de redacción pura y dura. Desde que dejó el 'Un, dos, tres' no ha querido volver a asomarse a la tele y dudamos mucho que lo vuelva a hacer”.

Marián (izquierda) durante su etapa como azafata del 'Un, dos, tres' © Proporcionado por Vanitatis Marián (izquierda) durante su etapa como azafata del 'Un, dos, tres'

La historia de la hermana mayor deMar Flores y primera mujer de Kiko Matamoros se remonta a aquellos años en los que compartía plató con otro Kiko, el Ledgard que presentaba 'Un, dos, tres'. Por entonces, el concurso cosechaba audiencias millonarias en la Televisión Española de los años 70. Marián tuvo suerte y se convirtió en una de las chicas elegidas como azafata junto a rostros tan reconocibles como el deVictoria Abril. Al igual que la protagonista de 'Átame', Flores también soñaba con ser actriz, pero su destino no fue el mismo que el de su compañera. Poco después de aterrizar en el mítico programa, la joven conoció a Kiko Matamoros y ambos se enamoraron. La boda llegó en 1984 y poco después tuvieron cuatro hijos: Lucía, Diego, Laura y Ana.

Los primeros años de ambos como pareja se desarrollaron en Sevilla. La ciudad del Guadalquivir albergó, probablemente, sus mejores momentos como pareja. Sin embargo, en 1992 se mudaron a la capital y fue entonces cuando comenzó el trabajo de Kiko como representante. El ahora colaborador de 'Sálvame' vivía una existencia bastante distinta a la de su mujer rodeado de fama, fiestas y ámbitos que poco o nada tenían que ver con ella. Según los que conocieron aquel matrimonio extinto, ese fue el momento en el que “empezaron los problemas”. Cuando Ana, su hija menor, nace el 7 de julio de 1997, “la relación ya está prácticamente rota”, aseguran. “Se habían casado en régimen de separación de bienes, así que fue ella la que se quedó en la casa, pero su situación económica era bastante precaria. Dicen que le pasaba una pensión de 500 euros a cada niño, pero esas normas, según han dicho sus propios hijos, se las saltaba cuando él quería”. Sea como sea, la situación de Marián fue de mal en peor y, tal y como contaba su propia hija en 'GH Vip', su madre tuvo que alquilar la casa. Poco después, cogió la maleta y se marchó con los niños a vivir a la casa de su padre.

La foto en la cama que rompió dos relaciones: una profesional y otra amorosa

Mar Flores y Alessandro Lecquio en la famosa portada de Interviú © Proporcionado por Vanitatis Mar Flores y Alessandro Lecquio en la famosa portada de Interviú

Ante la separación entre Kiko y Marián, la relación contractual con la propia Mar Flores, se acabó resintiendo. La portada de 'Interviu' en la que Mar aparecía en la cama con Alessandro Lecquio mientras esta mantenía una relación con Cayetano Martínez de Irujo le costó a la modelo, a la larga, la ruptura del noviazgo con el hijo de la duquesa de Alba.

Ante la sospecha de que Kiko y Coto Matamoros hubiesen podido participar en la filtración de las fotos, la relación de Mar como representada de los dos hermanos también quedó rota. “Mi padre también participó en la venta de esas fotos”, aseguraba Laura Matamoros en 'Gran Hermano VIP'. Sin embargo, el único que confesó haberlas filtrado no fue Kiko sino su hermano Coto, que durante aquella época era toda una estrella de lo 'trash' gracias a su participación diaria en 'Crónicas Marcianas'.

La relación fraternal de Mar y Marián también acabó quebrando en aquellos años. “No se sabe muy bien lo que pasó entre las hermanas, pero la separación entre Kiko y ella y todo lo que ocurrió durante esa situación complicada, tuvo que influir. Se ha dicho que Marián dejó de hablar con Mar porque se supone ya sabía que Kiko estaba con Makoke y que no le habían dicho nada”. A primeros de 2000, Marián trabajaba en Telemadrid, pero sus labores se limitaban únicamente a la redacción. Aquellos que querían ver a la exazafata del viejo 'Un, dos, tres' sólo podían hacerlo cuando esta acudía, forzosamente, a algún funeral familiar que inevitablemente y debido a la fama de su hermana, tenían repercusión pública. También fueron años de “dificultades económicas. Marián tuvo que recibir ayuda económica y lo llegó a pasar bastante mal”.

Un padre que apenas conoce a una de sus hijas

Mar Flores y Kiko Matamoros en una imagen de archivo © Proporcionado por Vanitatis Mar Flores y Kiko Matamoros en una imagen de archivo

En el caso de Laura y Diego, los intentos de Kiko por mantener un contacto fluido con ellos fueron fallidos. Pese a los tiras y aflojas, se redujeron al breve lapso de tiempo en el que los dos niñosvivieron junto a él. En el caso del primero, 2 años. En el de la segunda, seis meses. “A su hija pequeña, que ahora tiene 17 años, apenas la conoce. Hace poco se encontraron en un restaurante y el encuentro entre padre e hija fue bastante tenso, aunque es cierto que Kiko hizo lo que pudo por entablar cierta conversación con la joven”. Ahora mismo, Laura tampoco mantiene contacto con su padre y en 'Gran Hermano VIP' ha llegado a decir que este pagó regalos de Makoke con una tarjeta de crédito y que acabó siendo su madre la que tuvo que pagarlos. “Mi padre me dice que no pida, que no tiene dinero. Entonces, ¿qué hace viviendo en esa casa enorme?”.

Laura Matamoros en una imagen de 'GH Vip' (Telecinco) © Proporcionado por Vanitatis Laura Matamoros en una imagen de 'GH Vip' (Telecinco)

Pese a que Marián y Kiko acabaron su relación de mutuo acuerdo, el divorcio tardaría en llegar: 17 años exactamente. “Sólo había separación. Kiko no solicitó el divorcio hasta 2014, momento en el que quiso casarse con Makoke. Marián se lo dio encantada”. Incluso durante las fechas de ese divorcio definitivo hubo amagos, por parte de Telecinco, de conseguir el testimonio de la ex de Matamoros, pero ella hizo oídos sordos a los llamamientos. Mejor callada y en casa que entrando a formar parte del circo mediático.

Sólo hubo una ocasión en la que Marián alzó la voz y fue a través del teléfono. Cuando en mayo de 2014 decidió intervenir en 'Sálvame' haciendo una llamada en directo, comenzó pidiendo perdón a sus hijos por romper la tregua de silencio que se había auto impuesto durante años.

“A mis hijos les ha pasado la pensión cuando ha podido y ha querido”, decía en el programa. Además, narraba anécdotas concretas para explicar la mala relación de su ex con sus hijos. “La noche en que nace Irene (la hija pequeña) él no se queda en el hospital conmigo, dice que va a cuidar a mis hijos y no va, es verdad que son mayores, era lo que él preparó, la coartada perfecta para no aparecer”, dijo ante la estupefacción de los colaboradores del programa. Kiko no se quedó callado y la llamó “irresponsable” por llamar a la televisión.

Hoy por hoy, Marián sigue optando por mantenerse callada y ni siquiera el protagonismo de sus hijos en los 'realities' de Telecinco ha hecho que abra la boca. “Mis hijos han pasado 16 años muy jodidos y no se merecen esto”, decía telefónicamente esta protagonista en la sombra que, por ahora, se niega a encender la luz.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon