Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Donald Trump y la profecía de que no quiere ser presidente [Opinión]

Variety LatinoVariety Latino 19/08/2016 Nagidmy Márquez
© Provided by Variety Latino

Este escrito es un análisis, y también una respuesta, al artículo publicado en The Huffington Post, por el director de cine, cien por ciento liberal, Michael Moore. El famoso documentalista afirma que el actual candidato a la presidencia de los Estados Unidos, Donald J. Trump, no quiere ser presidente, y por eso está saboteando su propia campaña.

Estas elecciones presidenciales son atípicas. A la verborrea de Trump y los señalamiento en contra de Hillary Clinton se suma Moore participando también del festín. Eso sí, no sé si como un Pitágoras con sus teoremas o como un Nostradamus lanzando profecías sobre el futuro de candidato republicano.

Y si muchos de nosotros le agradecemos al cineasta por sus esfuerzos en dar a conocer la supuesta verdad detrás de la candidatura de Trump, nos cuesta creer que sus predicciones de abandonar la campaña se cumplan. Por otro lado, le recomendamos a Moore acordarse de todo lo que ha dicho anteriormente, ya que para propósitos de credibilidad, la coherencia en el mensaje es clave.

VER TAMBIEN Famosos que han heredado el talento de sus padres [FOTOS]

Por ejemplo, en julio daba por ganador a Trump, enunciado las cinco razones por las que el candidato republicano iba a ganar. Después le escribe una carta abierta Ivanka Trump pidiéndole que por favor hable con su padre y acabe con todo esto. Los más reciente, la teoría del auto saboteo a su campaña, donde profesa la rendición del magnante.

Michael te entendemos perfectamente. En lo personal, y siendo testigo de uno de los períodos más oscuros de la historia política, social y económica venezolana, sé del pánico que sientes al saber que Trump pueda ser presidente del país más poderoso del mundo. Y tú, mejor que muchos, conoces de este mundo de políticos y burocracia. Tus documentales y reportajes lo reflejan porque van directamente al corazón de los retos y problemas que se derivan de las acciones de gobiernos y políticos. Entonces amigo mío, este es el momento de pensar en frío. Las emociones de un lado.

Primera Hipótesis

Trump se ve perdido, nunca quiso ser presidente y por eso sabotea su campaña.

De los candidatos saboteadores de campañas, carismáticos, egocéntricos y líderes por accidente, que nunca han querido ser presidentes, pero lo son y lo fueron, podemos escribir libros. Y si no, veamos a Latinoamérica, cundida de esos personajes. Así que mi querido Michael, auto sabotear una campaña es una estrategia, no un escape.

Segunda Hipótesis

Negociar un mejor contrato con NBC porque Trump estaba descontento con las condiciones y dinero percibido por sus dos programas de The Apprentice y The Celebrity Apprentice.

Está claro el historial de negocios de Trump. Y para ser honestos, nadie se hace multimillonario por accidente o suerte—aclaro, al menos en Estados Unidos. El magnate es astuto y para bien o para mal, sabe de finanzas (buenas prácticas o no, ya esto es otra historia). Aspirar a la presidencia con la esperanza de que la atención recibida fortaleciera su posición durante la negociación es totalmente creíble y lógica.

VER TAMBIEN Edith González enfrenta tratamiento por cáncer: ‘Estoy fuerte y llena de vida’

Tercera Hipótesis

El conocimiento de la situación de primera mano. Todo lo anterior es verdad porque alguien se lo dijo.

Todo lo escrito es su artículo lo dice con propiedad porque gente cercana a Trump se lo han confirmado. Moore no nos quiere decir cómo lo supo. Si nos dejó claro que no fue a través de un abogado o agente de esos de Hollywood, tampoco fue un rumor de pasillo que alguien escuchó en NBC. ¿Entonces? ¡Dígalo! Sí, sí, sabemos que los periodistas nunca revelan sus fuentes. Es verdad –dejemos las emociones a un lado.

Conclusión

El problema es que todo lo dicho anteriormente, se basa en algo que alguien le dijo, y por más inferencias o rumores, o tal vez un vaticino educado, Moore es más un Nostradamus que un Pitágoras.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Variety Latino

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon