Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Duelo medieval por el honor de la Reina Letizia

Vanitatis Vanitatis 05/12/2015 Andrés Guerra

 “Bellaquerías y deslealtades”. Así informó Alfonso de Ceballos-Escalera, marqués de la Floresta y vizconde de Ayala, de la conspiración aristocrática contraria al compromiso de Don Felipe con una plebeya: un grupo de trece señalados nobles autodenominado PALO (Plataforma Anti Letizia Ortiz) bramaba porque la nieta de un taxista estuviese llamada a ser reina de España. El conciliábulo, inocuo en el mundo real, generó gran revuelo en esa selecta esfera donde abolengo y linaje son palabras tan vivas y trascendentes como para nosotros lo son nómina, albarán o factura.

Alfonso de Ceballos-Escalera, marqués de la Floresta y vizconde de Ayala © Proporcionado por Vanitatis Alfonso de Ceballos-Escalera, marqués de la Floresta y vizconde de Ayala

El cariño que le profesaba el marqués a Doña Letizia era recogido por un artículo del diario El País en noviembre de 2003: “Otro entusiasta de la prometida del Príncipe es Alfonso Ceballos-Escalera, marqués de la Floresta. Considera que en esta cuestión la Corona ha hecho ‘una apuesta interesante, sana y arriesgada’”. La boda de Don Felipe confirmaba una tendencia de la familia real, en palabras de Ceballos-Escalera: “Las propias tías del Rey, doña Beatriz y doña Cristina, contrajeron matrimonios poco igualitarios si se piensa que eran infantas de España.

Y otro tanto puede decirse de las hermanas de Su Majestad y de sus dos hijas”. Tan partidario era Ceballos-Escalera del soplo de aire fresco que suponía Doña Letizia que hasta diseñó para ella un escudo de armas que hizo llegar a Zarzuela mediante la Academia Asturiana de Heráldica y Genealogía. Sin embargo, nuestro entusiasta marqués, aquel que se enfrentó a demandas judiciales de los suyos por defender la dignidad de una plebeya, ha acabado con el tiempo siendo uno de sus mayores enemigos.

Una reina contra un marqués

La más grave afrenta la encontramos en el reciente libro ‘La corte de Felipe VI’, de Daniel Forcada y Alberto Lardiés: “Después de haberla defendido en varios pleitos tuve un enganchón con ella hace dos años en un acto público. Me la presentaron en una cosa de la Marina y estuvo muy amable, hasta que alguien le dijo que yo era marqués. Le cambió el gesto. Se dio media vuelta y se fue. Simplemente porque le dijeron que yo era marqués. A mí realmente me importa un bledo lo que piense de los marqueses. Tonta es ella si juzga a la gente por el título. Ahora bien, lo que me molesta mucho, porque es una falta de profesionalidad, es que se le note (…). En mi vida le vuelvo a dar el 'majestad' ni el 'señora' ni nada”.

No es la primera vez que al antaño paladín de Doña Letizia la ataca con denuedo. Un reportaje sobre la Reina publicado por 'Vanity Fair' en diciembre de 2013 recogía lo siguiente en boca de Ceballos-Escalera: “Existen aún muchos trabajadores de la Casa que ‘no soportan a Letizia’ (…). Un enfrentamiento directo con la Princesa está descartado. Eso significaría salir de Zarzuela en menos de 24 horas. Ahora, ningunearla, eso sí. Y ella lo sabe”. En ese extenso reportaje el marqués de la Floresta es de las escasas fuentes que acepta salir con nombre y apellido. Quiere que la hoy Reina conozca de su desdén para con ella. Y por eso es especialmente duro en ‘La corte de Felipe VI’. La llama “tonta”. A la Reina. A Letizia.

La Reina Letizia (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La Reina Letizia (Gtres)

Sus palabras, negro sobre blanco y difundidas ya en toda Europa –también la prestigiosa revista francesa ‘Point de vue’ se ha hecho eco del libro de Forcada y Lardiés–, pueden resultarle muy caras en términos de nobleza. José Luis Sampedro Escolar, señor divisero hijodalgo del antiguo e ilustre Solar de Tejada, numerario de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía, y autor, entre otras obras, de 'Las joyas de la Familia Real de España' (Planeta) y 'Dinastías de traición' (La Esfera) ha movido ficha contra lo que considera un ataque injustificado y gratuito. Sampedro ha dirigido una carta a la Junta de Castilla y León para que llame a capítulo al marqués de la Floresta. El ejecutivo castellanoleonés lo nombró Cronista de Armas de Castilla y León cuando el popular Jesús Posada, hoy al frente del Congreso, presidía la Junta y ahora nuestro experto en heráldica y genealogía solicita a la Administración que exija al marqués desmentir “fehaciente y públicamente las declaraciones que se le atribuyen en el mencionado libro ‘La corte de Felipe VI’ o, en caso contrario, sea destituido de tales funciones”.

José Luis Sampedro Escolar © Proporcionado por Vanitatis José Luis Sampedro Escolar

Sampedro se escandaliza por el insulto y llama además la atención al marqués y vizconde puntualizando que de ningún modo puede hurtarle el 'señora' o 'majestad'. Se trata de un formalismo obligado. “El tratamiento inherente a S.M. la Reina está regulado en el Real Decreto 1368/1987, de 6 de noviembre, sobre régimen de títulos, tratamientos y honores de la Familia Real y de los Regentes”, explica en su carta a la Junta de Castilla y León, a la que Vanitatis ha tenido acceso.

El despecho, motor del mundo

¿A qué obedece tan agrio cambio de actitud en el marqués? Solo Floresta lo sabe. En cualquier caso, cabría especular que se haya sentido ofendido en lo más íntimo al no recibir alguna muestra notable de regio agradecimiento tras denunciar aquella conspiración, citando nombres y títulos de los conjurados. Al contrario. Según recoge la anécdota sucedida en “una cosa de la Marina”, le giró el gesto al saber que era marqués. Y no un marqués cualquiera (hay alrededor de 1.400 en España), sino el que le diseñó un escudo. Conocido es que Doña Letizia y la aristocracia más rancia son como agua y aceite. Es muy posible que ella considerase un mero juego de salón las soflamas de los PALO si alguna vez se enteró de su existencia. Y es más que probable que su hoy enemigo íntimo lo sea por no ver recompensada en modo alguno una traición a su propia casta.

Descarga la app de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon