Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El último desplante de la infanta Cristina a su hermano, Felipe VI

Vanitatis Vanitatis 12/01/2016 Paloma Barrientos
La infanta Cristina y el Rey Felipe en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La infanta Cristina y el Rey Felipe en una imagen de archivo (Gtres)

La infanta Cristina sigue pensando que ni ella ni su marido han hecho nada delictivo, que son los chivos expiatorios de unas maniobras orquestadas para acabar con la monarquía. La explicación a este sinsentido la basan en que la propia institución no ha sabido administrar el asunto a diferencia de otras situaciones complicadas donde las amistades reales (Mario Conde, Javier de la Rosa, Manuel Prado y Colón de Carvajal...) acabaron en prisión sin que por ello la figura de Don Juan Carlos quedara en entredicho. De hecho, en el entorno de Urdangarin consideran que las imputaciones han servido para tapar otros desmanes y solapar las declaraciones de la princesa Corinna cuando aseguraba que hacía negocios para el Gobierno español y viajaba en aviones oficiales.

El matrimonio mantiene su inocencia e incluso la infanta Cristina ha sido capaz de mandar un órdago a su hermano, el Rey Felipe. Según informaba Antonio Rossi en 'El programa de Ana Rosa', Cristina tenía intención de viajar a Madrid el sábado y así lo comunicó a quien correspondía. Teniendo en cuenta que Don Juan Carlos no estaba en Zarzuela, sino compartiendo fin de semana con sus amigos cazadores fuera de Madrid, y la Reina Sofía había viajado a Luxemburgo para participar junto al resto de familias reinantes en los 95 años del Gran Duque Juan, el único destinatario posible de esa visita era el Rey Felipe. El cortafuegos impuesto por el jefe del Estado desde que se hicieron públicos los desmanes de su cuñado y hermana cuando era príncipe de Asturias se han mantenido y, por lo tanto, no hubo encuentro de ningún tipo.

Este órdago no ha sido el primero y puede ser que tampoco el último. Según han confirmado a Vanitatis, antes del verano se comunicó a la hija real que debería pedir perdón públicamente aludiendo al daño que sus actuaciones habían hecho a la Corona. Como se ha visto, no hubo tal declaración y la excusa para esta negativa era que podía perjudicar el proceso judicial. Asimismo, se instó a la infanta para que renunciara a sus derechos dinásticos. Lo pidió el padre y lo reclamó Felipe VI, que lo único que ha podido hacer ha sido retirarle el ducado de Palma. En este caso, Cristina también plantó cara al jefe del Estado enviando un comunicado en el que aseguraba que había sido ella la que había tomado la decisión y dejando a su hermano en mal lugar.

La infanta Cristina charla con los Reyes en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La infanta Cristina charla con los Reyes en una imagen de archivo (Gtres)

Al final, ni se adelantó el viaje ni hubo encuentro en Madrid ni en ningún otro lugar de la geografía española. El matrimonio Urdangarin Borbón aterrizó el domingo por la tarde en el aeropuerto de Palma procedente de Zúrich sin que la prensa recogiera esta llegada, ya que salieron por la sala de autoridades. Tampoco se alojaron en ningún hotel. Por supuesto, Marivent está cerrado a cal y canto para ellos, aunque siguen manteniendo su casa en el recinto del palacio. Al día siguiente, la pareja se presentaba unida en el edificio de la Escuela Balear de Administración Pública, donde se celebran las sesiones del juicio por el caso Nóos.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Serios, sin saludar y sin hacer ningún tipo de declaración. Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina han llegado a las 8.10 de esta mañana a la Escuela Balear de Administración Pública, situada en el polígono Son Rossinyol, a las afueras de Palma, para asistir a la primera sesión del juicio del año, el caso Nóos, en el que se investiga la trama de corrupción presuntamente organizada por el cuñado del Rey y su exsocio Diego Torres para lucrarse de distintas administraciones públicas a través de una fundación sin ánimo de lucro. (Fotos: Gtres) © EFE Serios, sin saludar y sin hacer ningún tipo de declaración. Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina han llegado a las 8.10 de esta mañana a la Escuela Balear de Administración Pública, situada en el polígono Son Rossinyol, a las afueras de Palma, para asistir a la primera sesión del juicio del año, el caso Nóos, en el que se investiga la trama de corrupción presuntamente organizada por el cuñado del Rey y su exsocio Diego Torres para lucrarse de distintas administraciones públicas a través de una fundación sin ánimo de lucro. (Fotos: Gtres)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon