Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El amante español de Francis Bacon vuelve a sonreír

Vanitatis Vanitatis 31/05/2016 A.S.

Julio de 2015, en el cuarto piso derecha de un emblemático edificio de la plaza de la Encarnación, en el corazón del Madrid de los Austrias, se perpetró un robo sin precedentes. El botín: cinco cuadros de formato medio del genial pintor británico Francis Bacon, que fueron sustraídos del domicilio del empresario José Capelo, de 60 años, un ingeniero aficionado al arte con empresas en España e Inglaterra. De hecho, el día del robo se encontraba en Londres cerrando unos negocios. Los ladrones burlaron los sistemas de seguridad, no dejaron huellas y sustrajeron las obras de arte valoradas en 30 millones de euros.

El robo tenía el morbo añadido de que Capelo, que era cuarenta años menor que el artista, fue amante de Francis Bacon. De origen tarraconense, concretamente de El Perelló, y criado en una familia de sólidos valores católicos, el español nunca quiso para sí publicidad alguna, a pesar de que Bacon le hiciera un tríptico con su nombre que puede contemplarse en el museo MoMa de Nueva York. Entonces se negó a hacer declaraciones, hoy sigue con la misma tónica. El silencio, a pesar de que hace tres días se han detenido en la capital a siete personas en relación con este singular robo, gracias a la cooperación entre distintas unidades policiales.  

Plaza de la Encarnación, donde se produjo el robo en un inmueble colindante con la calle Bola, en Madrid © Proporcionado por Vanitatis Plaza de la Encarnación, donde se produjo el robo en un inmueble colindante con la calle Bola, en Madrid

El amor faltal de Francis Bacon

De cómo la prensa acabo relacionando al pintor británico, nacido en Irlanda, con el empresario español tiene mucho que ver el diario inglés 'The Sunday Times'. El excéntrico Barry Joule, amigo del artista, hablaba de esa relación con el propio Bacon en unas cintas a las que tuvo acceso el tabloide británico hace dos años. Según relata, Joule y Bacon acordaban mantener oculta la conversación durante 12 años desde el día de su muerte. Transcurrido ese tiempo, el 'secreto de sumario' se levantaría. En ellas se hablaba de que el pintor había regalado a su joven amante (José Capelo) varias obras de arte. Las que el verano pasado fueron sustraídas.

La obra de Francis Bacon que ha servido para detener a siete pèrsonas (Policía Nacional) © Proporcionado por Vanitatis La obra de Francis Bacon que ha servido para detener a siete pèrsonas (Policía Nacional)

Bacon y Capelo se conocieron en una fiesta en Madrid en 1988 dedicada a Sir Frederick Asthon. Capelo tenía 40 años menos que Bacon. Un año antes de morir, Bacon decidió retratarle. Un año más tarde, el pintor viajaría desde Londres a España para ver a Capelo en contra de las indicaciones de su médico. Dicen que la relación estaba ya finiquitada y que el artista se negaba a aceptarlo. Murió poco después en la clínica Ruber de un infarto de miocardio. Capelo sigue sin hacer declaraciones. Ni de las últimas horas de Bacon ni de las obras de arte que plácidamente descansaban en su señorial piso de la madrileña plaza de la Encarnación.

Siete detenidos, ninguna obra recuperada

Aunque todavía no se han recuperado los objetos robados, las detenciones son un primer paso que ha devuelto la sonrisa al misterioso empresario español. Se han conseguido gracias a que los investigadores recibieron en febrero de este año una comunicación de un entidad británica dedicada a la localización de obras de arte robadas en la que facilitaban los datos de una persona en Sitges, Barcelona. Esta, a su vez, se había puesto en contacto con ellos para cerciorarse de si una obra de arte "figuraba como sustraída". La persona residente en Sitges aportó fotos inéditas de cierto cuadro de Bacon y los investigadores averiguaron el modelo de cámara y consiguieron localizar al arrendatario del equipo fotográfico, detenido posteriormente como presunto autor material de los hechos. Además se ha detenido a un conocido marchante en Madrid y a su hijo, del que aún no han trascendido los datos. El resto de personas son comerciantes de arte y figuran como encubridores de los hechos, ya que los ladrones les contactaron y no lo notificaron a la policía.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon