Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El cabreado 'sí, quiero' de Paz Padilla

Vanitatis Vanitatis 10/10/2016 J. Madrid

Una boda y varios disgustos. Pocos podían imaginar que lo primero que haría Paz Padilla al llegar al altar sería quejarse y mostrar su enfado. De los fotógrafos "intrusos" que habían asistido previo aviso. Durante la semana anterior al enlace de la presentadora de 'Sálvame', que reforzó sus nupcias con el funcionario Juan Vidal (ya se habían casado en la India hace unos meses) este sábado en la playa de Zahara de los Atunes, el sectretismo era tal que ni siquiera sus propios compañeros sabían que iba a casarse. Uno de ellos, de hecho, llegó a felicitarla el día anterior. cuando se enteró de sus planes. "Me casé la semana pasada", le contestó ella para despistarle, ya que trabaja en una agencia de reporteros. Sin embargo, ni todos los secretismos del mundo pudieron evitar que el viernes se publicase la noticia del enlace y que este haya acaparado las revistas de este lunes, que han revelado desde el vestido que llevaba hasta el coche de caballos en el que llegó a la playa.

Cuando Paz llegó al lugar no disimuló su cara de enfado cuando comprobó que, ante la publicación de la noticia, la playa estaba llena de fotógrafos. Su cabreo era tal que hizo alusiones a los "paparashi" que estaban estropeándole su día más feliz. Eso hizo que, durante el resto de la ceremonia, la presentadora se mostrase irascible y visiblemente cabreada.

Todas las fotos de la preciosa boda de Paz Padilla en la playa (Galería) © Proporcionado por Vanitatis Todas las fotos de la preciosa boda de Paz Padilla en la playa (Galería)

Además de su enfado, los semanarios también incluyen el nombre de los pocos invitados a los que Paz sí había cursado una invitación.Kiko Matamoros y Belén Esteban fueron los dos únicos compañeros de 'Sálvame' a los que Padilla honró con una de las invitaciones. Sin embargo, el primero no quiso aceptarla si el resto de colaboradores del programa no estaban también entre los invitados. La de San Blas tampoco quiso ir, ya que no podía preparar el vestido y demás parafernalia nupcial con apenas tres días de antelación, según indica 'Lecturas'.

El que sí estuvo presente y hasta leyó unas palabras para los novios fue el director del espacio, David Valldeperas. Los productores de La Fábrica de la Tele, Adrián Madrid y Óscar Cornejo,también habían sido formalmente invitados pero no pudieron asistir por motivos familiares. Ni siquiera la presencia de amigos y conocidos evitó que la presentadora soltase una perla que demuestra su absoluta mala relación con la prensa. "Bienvenidos todos menos los paparashi", dijo nada más dirigirse a los asistentes.

Una ceremonia a pie de playa

Lecturas © Proporcionado por Vanitatis Lecturas

Vestida de

Alejandro de Miguel

con un modelo de líneas rectas, bordados de pedrería y una larga cola, Paz Padilla llegó a la plata de Zahara de los Atunes rodeada de los suyos. De hecho, su propia hermana,

Soledad

, era la que había diseñado su peinado, un discreto recogido. La novia bajó de un carruaje antiguo tirado por caballos blancos en una estampa que parecía salida de una obra lorquiana, mientras que el novio hizo lo propio a lomos de un caballo marrón. Mientras tanto, el grupo 'Materia Prima' amenizaba con su música los discursos y los aplausos que lanzaban los asistentes a la pareja. El lugar tenía especial significación para ambos, ya que fue allí donde se conocieron hace más de

32 años

, volvieron a separarse y más tarde se reencontraron para retomar su relación. 

La primera boda de Paz y Antonio se celebró el pasado 5 de junio en la India. La humorista viajó a este país por el que siente una auténtica devoción hace dos meses y aprovechó la ocasión para casarse. "Fue una boda legal, con los papeles presentados en el embajada y todo. Estábamos Antonio y yo solos y organicé todo sin que él lo supiera. Mi Antonio aceptó encantado, pero con la condición de que hiciéramos otra celebración en Cádiz con toda la familia", cuenta una emocionada Paz que, además, añade: "Fue una ceremonia con todos los rituales hindúes. De hecho el día anterior me tatué henna en las manos".

Aquellas nupcias en la India fueron mucho más tranquilas que el festejo del sábado, en el que, pese al enfado y cabreo por la presencia de esos 'paparashi', Paz Padilla tuvo tiempo de cantarle a su marido el mítico 'Volver de Carlos Gardel y tomar copas con los suyos a la caída de la noche en un chiringuito preparado para la ocasión. Y es que, pese a fotógrafos y periodistas presentes en el enlace, nada de "frentes marchitas", como reza el tango, para una Paz Padilla poco amiga de los reporteros gráficos.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon