Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Cordobés padre estalla al preguntarle por su hijo: “Sois muy mala gente”

Vanitatis Vanitatis 03/12/2015 M. Bolonio

Las palabras de Manuel Díaz 'El Cordobés' en el programa de Bertín Osborne reavivó las llamas de una hoguera que llevaba tiempo apagada. Que el torero era hijo de Manuel Benítez era una realidad que el veterano diestro se ha negado a asumir toda su vida hasta el día de hoy. No existe reconocimiento por parte de Benítez de que Díaz sea su hijo y esto fue en su día foco de noticias y artículos de opinión de todo tipo por parte de la prensa rosa más mordaz. Pero tras la tempestad llega la calma y aquel capítulo novelesco entre dos toreros pasó de moda. Hasta que Díaz se sentó con Bertín hace un par de semanas.

Manuel Benítez 'El Cordobés' en Sevilla (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Manuel Benítez 'El Cordobés' en Sevilla (Gtres)

Con el tema de nuevo de actualidad por las palabras del exmarido de Vicky Martín Berrocal, la prensa quiso preguntarle a Manuel Benítez, que acababa de recibir la Medalla de Oro al mérito de las Bellas Artes en Sevilla, qué le pareció el programa protagonizado por 'su hijo'. “Qué barbaridad, qué desagradables sois. Sois mala gente. No tenéis educación”, respondía el matador visiblemente enfadado.

Con aquella pregunta se daba por finalizada una entrevista que hasta que se nombró a Manuel Díaz había sido amable para el torero. Sin embargo, nada le hacía pensar que pudieran preguntarle por el asunto más espinoso de su vida y en cuanto se sintió incómodo con los periodistas abandonó apresuradamente el recinto.

“Con mi padre lo he dado todo por perdido”

En su entrevista más personal con Bertín Osborne, Manuel explicó cómo había sido crecer sin su padre. “Es muy duro. Esa vida que yo he vivido no se la deseo a nadie. Ese vacío que tengo yo en mi alma que me preguntan mis hijos que dónde está el abuelo...”, decía muy emocionado el torero.

Sin embargo, para él el asunto está superado y sabe que un reencuentro con su padre es prácticamente una utopía. “Algún día me hubiese gustado poder llegar y decir 'mamá he estado con él, me he tomado un café. Muérete tranquila'. Pero esto está zanjado ya. No ha llegado. Ese momento lo he dado por perdido y eso que yo me hice torero por llamar su atención”.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon