Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El corte de pelo de los niños, ¿en casa o en la peluquería?

¡Hola! ¡Hola! 05/10/2016 hola
http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016100588801/corte-pelo-ninos-casa-o-peluqueria/0-394-344/ninos-corte-01-c.jpg © Proporcionado por Hola http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016100588801/corte-pelo-ninos-casa-o-peluqueria/0-394-344/ninos-corte-01-c.jpg

Corte de pelo en casa... ¿o en la peluquería? Lo que tradicionalmente se hacía en una silla alta en el cuarto de baño de casa, hoy en día lo hemos ido cambiando poco a poco por el sillón de la 'pelu': muchos centros se especializan precisamente en los cortes, lavados y tratamientos del cabello infantil, incluidos los cortes para recién nacidos. Estos espacios no sólo cuentan con profesionales que saben cómo cortar el pelo de los niños, sino que el propio entorno suele ser apto para los más chiquitines (desde los espejos divertidos a los sillones, stickers de las paredes y salas de espera en las que es imposible aburrirse), y cuentan con productos específicos para cuidar el delicado pelo de lo 'peques'.

VER GALERÍA

El primer corte de pelo a veces tiene lugar muy temprano, aunque debe consultarse con el pediatra del 'peque', ya que algunas dermatitis mejoran con el pelito más corto al poder eliminar mejor la descamación de la piel del cuero cabelludo. En los bebés muy pequeños, además, es mejor mantener el pelo cortito para que no les moleste. A partir de los dos años es cuando podemos comenzar a experimentar con cortes más atrevidos, o dejar el pelo más largo en niños y niñas.

Sea cuál sea la opción de corte que elijamos en estos primeros años, en casa o en la 'pelu', siempre es conveniente estar preparados ante la posible negativa del pequeño a 'dejarse hacer': al fin y al cabo, no tiene ninguna gracia que alguien se presente con unas tijeras sin motivo aparente... Algunos tips para hcerles más sencillo este paso:

EL CORTE EN LA PELUQUERÍA

1. Piensa como un niño. ¿Qué les da miedo? Desde que son bebés, a los niños les enseñamos que no toquen las cosas que queman, las cosas que pesan... ni las cosas que cortan. Es normal que sientan algo de aprensión cuando les comunicamos que alguien les va a 'cortar' el pelo: el propio término no tiene connotaciones positivas, al menos hasta el momento, y los sonidos de las herramientas que se utilizan en la peluquería tampoco ayudan. Puedes evitar el drama del 'corte' usando otros sinónimos, o adelantando acontecimientos explicándoles por qué cortar el pelo no duele, pero cortarse un dedo sí.

2. Los lugares nuevos, especialmente cuando tienen que ponerse en manos de alguien que no conocen, también pueden ser fuente de ansiedad pre-'pelu'. Como en todo, los niños aprenden por imitación, y esto incluye sus miedos y manías: la próxima vez que vayas a ir a la peluquería, pídele que venga contigo y enséñale lo divertido que es tener un corte de pelo nuevo. Esto también cuenta si no tienes una peluquería infantil cerca y planeas llevarle a un salón cercano: mejor que sea el mismo que el tuyo, con puntos extra si os cortáis el pelo el mismo día.

3. ¿Le cogemos en brazos o no? Muchas mamás optan por tener en brazos al 'peque' mientras le cortan el cabello en la peluquería, sobre todo si los niños son muy pequeños. Los profesionales del salón os dirán cómo es más conveniente sujetarles, sentados sobre las rodillas y girando su posición de frente o de espaldas dependiendo de cómo estén trabajando.

EL CORTE EN CASA

1. Aunque no seas peluquera profesional, intenta que el entorno sea lo más parecido posible al de una 'pelu': un asiento alto para que no tengas que encorvarte en exceso si están sentados solitos, o la ayuda de papá para que le sostenga en brazos sin son pequeños; una toalla o una camiseta vieja para cubrir al 'peque', agua en spray, peine y unas tijeras específicas para cortar el pelo también son necesarios. Extras: cosas que ayuden a desviar su atención de las tijeras, como por ejemplo una tableta con una película de dibujos animados, una piruleta o un juguete.

2. Aunque los mayores nos lavemos el pelo casi siempre que pasamos por la peluquería, en el caso de los niños no es necesario: su pelo es fino y suele ser mucho más corto, y no suele acumular tanta polución y grasa como el de los mayores. Basta con humedecerles el pelo un poquito, con un poco de agua en spray, y repartir la humedad con un peine sin tener que lavarles la cabecita.

3. Empieza a cortar el perímetro del cabello, empezando por la nuca o la frente y siguiendo la línea de las orejitas, para aprovechar los primeros minutos en que se esté quieto; corta el resto del cabello por secciones, para no cortar de menos o más. Haz cortes pequeñitos, marcando siempre el largo de los mechones con los dedos, como hacen en la peluquería.

4. Una vez el pelo esté más corto en todo el perímetro de la cabeza por igual, puedes añadir unas pequeñas capas que den textura al corte, empezando por la nuca, sujetando los mechones vertical en lugar de horizontalmente al pasar la tijera, y pasando después a los laterales y en el flequillo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon