Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El culebrón Escassi Año I: de protagonista de la polémica a desaparecido en combate

Vanitatis Vanitatis 29/08/2016 M. Bolonio

El mes de agosto de 2015 se cerró con la que sería la exclusiva del verano. Álvaro Muñoz Escassi anunciaba –previo paso por caja– que tenía una hija secreta, una joven de 19 años de la que acababa de conocer su paternidad. El revuelo generado dio para páginas y páginas en la prensa rosa y muchas horas de televisión y, para regocijo de los periodistas, que hacía años que no se encontraban con una temporada estival tan jugosa, lo mejor estaba por venir. La madre de la joven Anna, Mercedes Barrachina, enjugaría sus lágrimas ante las cámaras al saber que por tan sorprendente revelación su largo matrimonio con Ralf Fuge, un ingeniero alemán, había terminado. El que se creía padre de Anna, se enteró de que el padre biológico era Escassi por un reportero de 'Sálvame' y de manera casi inmediato pidió el divorcio a su esposa.Una familia rota en directo.

Anna Barrachina y Álvaro Muñoz Escassi (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Anna Barrachina y Álvaro Muñoz Escassi (Gtres)

A partir de entonces los capítulos en esta historia no paraban de sucederse. En ocasiones con el beneplácito de sus protagonistas y otras, sin él. En cualquiera de los dos casos Escassi protagonizaba portadas y horas televisivas día sí y día también y sus recientes problemas económicos quedaron en un segundísimo plano. “Quiero estar ausente de todo lo que tenga que ver con hablar de aspectos de mi vida. Quiero que se olviden de mí. Estoy quemado de la tele”,confesaba el jinete a Vanitatis apenas unas semanas antes del escándalo. La contradicción en sí misma entre esas declaraciones y lo que sucedería solo unos días después clamaba al cielo.

El huracán Escassi se fue desvaneciendo a medida que fueron desapareciendo sus protagonistas. Mercedes, la madre de Anna, decidió desaparecer del mapa al comprobar el daño que había causado a su familia su paso por 'Sálvame'. Álvaro, por su parte, decidió poner tierra de por medio y gracias a un suculento contrato de trabajo pudo instalarse en Dubái. Al jinete nunca le había venido mejor un contrato como el que consiguió entonces. Era una forma de ganar dinero, por supuesto, pero también de huir. Motivos no le faltaban.

Entre tanto, era Anna la que claramente se presentaba como la verdadera ganadora de la historia. Enemistada con su madre, decidía fijar su residencia en España y tras la “huida” de su padre, pasaba a ser la nueva mejor amiga de Lara Dibildos y también su medio hija. Tanto, que desde hace unos meses, la joven alemana está instalada en la casa de la actriz junto a su hermano Álvaro, fruto de la relación entre Dibildos y Escassi, y Fran Murcia Junior, el hijo mayor de Lara. Esta le aconsejó a la joven discreción mediática y con su desaparición de los photocalls se cerraba un escándalo del que parece que nada queda solo un año después.

Álvaro Muñoz Escassi con su hija en una imagen de archivo © Proporcionado por Vanitatis Álvaro Muñoz Escassi con su hija en una imagen de archivo

La marcha de Muñoz Escassi a los Emiratos devolvía la paz al jinete, pero solo por un tiempo. A principios del mes de abril una cámara le fotografiaba en un hotel de la República Dominicana acompañado por una rubia, que no era, ni mucho menos anónima. Se trataba de Raquel Bernal, apodada como 'La Barbie' en Venezuela y a la que muchos conocen por ser una de las amigas entrañables del mismísimo Hugo Chávez y por haber tenido serios problemas con la justicia de su país.

La foto de la pareja conversando a la luz de la luna en República Dominicana sonaba a campanas de boda. Incluso había fecha para ese enlace que finalmente no ha llegado a producirse. De nuevo, Escassi en el punto de mira, pero en esta ocasión sin mediar palabra al respecto. El galán andaluz ha cerrado su perfil de Instagram y, como si se lo hubiera tragado la tierra, ha desaparecido del mapa. Sus aspiraciones en los Emiratos no llegaron a cumplirse y de nuevo, a principios de verano, le tocaba a hacer la maleta para esta vez instalarse en Miami. Ni rastro de él en España y, por ende, de posibles citas con su hija Anna dentro de nuestras fronteras. La sobreexposción mediática del pasado año parece haberle pasado factura al jinete. Pero él no es nuevo en estos lares y una vez más volverá a resurgir de sus cenizas.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon