Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El día que Blanca Suárez tuvo que dar explicaciones a la policía por cruzar la Gran Vía como una “tarada”

Vanitatis Vanitatis 20/06/2016 Raoul Higuera

Ver a Blanca Suárez esposada y detenida por la policía a punto estuvo de ser una realidad. Sin embargo, la actriz supo desenvolverse a la perfección cuando un agente le dio el alto en plena Gran Vía tras ver cómo estaba poniendo en riesgo no solo su vida, sino también la seguridad vial. La intérprete se metió tanto en su papel que no reparó en las consecuencias que sus acciones podrían acarrear y, por exigencias del guion, se vio obligada a dar explicaciones a las autoridades.

[Leer aquí: Cómo la actriz continúa negando que sus fotos tengan Photoshop]

© Externa

Así lo cuenta la propia actriz a través de su blog personal, en el que narra una anécdota de un día de rodaje en el corazón de Madrid. Blanca ha querido compartir con sus seguidores lo que sucedió mientras grababa una peligrosa escena en la que debía cruzar la Gran Vía de la capital “a pelo”, es decir, con el semáforo en rojo para los peatones y esquivando como fuera a los vehículos que encontraba a su camino. Lo hizo con “unas pintas un tanto dudosas y extrañas a la par que llamativas”, como así describe la indumentaria de su nuevo personaje.

Sintió miedo. No lo oculta, porque asegura que durante su aventura comprobó cómo los “coches me pasaban a escasos centímetros e, incluso, muchos no cambiaban su trayectoria”. Pero no le llamó solo la atención que los vehículos no modificaran ni un ápice la velocidad para evitar atropellarla, también el hecho de que los viandantes gritaran para alertarla del peligro al que se veía expuesta. Una actitud de la que también hizo gala un policía, que tuvo que dar el alto a la actriz para evitar males mayores. “De repente una mano me agarró del brazo y me giró y yo cerrando los ojos descubrí que era la Policía Nacional la que me estaba pidiendo explicaciones y tratándome como si fuera una tarada real”. Finalmente, entre risas nerviosas, logró decirle al agente que se encontraba en medio de un rodaje de una película y finalmente fue él quien se vio obligado a pedir disculpas por interrumpir su trabajo mientras él desempeñaba el suyo.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon