Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El día que Carlos pidió matrimonio a Diana… y el mundo conoció a Lady Di

Vanitatis Vanitatis 31/01/2016 Jose Madrid

Fue hace 35 años. Ella tenía 20 años. Él 32. Se llamaban Carlos y Diana, y en un frío mes febrero de 1981, hace ahora 35 años, mostrarían al mundo una felicidad impostada; la de un príncipe y su futura princesa, la del heredero al trono de Inglaterra y su prometida, que anunciaban que estaban prometidos. El día 3 fue la fecha en la que Carlos de Inglaterra propuso matrimonio a Diana de Gales. Llevaban medio año saliendo y una cena juntos en el palacio de Buckingham sirvió para que el hijo de Isabel II se declarase ante la que meses más tarde se convertiría en su esposa.

El compromiso no tardó mucho en salir a la luz pública, ya que un tiempo después de aquella cena íntima y la proposición de matrimonio, lo anunciaron públicamente. Vestida con una ya icónica chaqueta azul, Diana mostraba un anillo con una piedra del mismo color y sonreía tímida ante las incisivas preguntas de los periodistas, que se aglutinaban en los jardines del palacio de Buckingham para escudriñar de cerca a la entonces desconocida Lady Diana Frances Spencer. No sólo ellos: toda Gran Bretaña conocía en ese momento a la que años más tarde sería conocida como la 'princesa del pueblo'.

Diana y Carlos de Inglaterra en una imagen de archivo © Proporcionado por Vanitatis Diana y Carlos de Inglaterra en una imagen de archivo

Aunque los prometidos no dijeron cuándo se celebraría la boda, algunos tabloides británicos ya especulaban con la posibilidad de que fuese en el mes de julio de ese mismo año. Aquel día y durante la rueda de prensa no faltaron, por supuesto, las anécdotas de rigor. Cuando Carlos confesó a una periodista que le había pedido matrimonio poco antes de realizar un viaje a Australia, aconsejando a su novia que se pensase la respuesta mientras él estaba ausente, Diana, pese a su aparente timidez, no dudó en intervenir. “¡Nunca he tenido la menor duda!”, exclamó feliz.

Pocos meses después del anuncio, el 29 de julio, llegó la boda real, tan multitudinaria como cabía esperar. Incluso películas como 'La boda de Muriel' se ha homenajeado, años después, aquel día y aquel vaporoso vestido de novia de Diana, que parecía salida de un cuento de hadas. Todo el mundo se quedó pegado al televisor para ver como la chica tímida daba el 'sí, quiero' a su príncipe, que en realidad ya estaba enamorado de Camilla Parker Bowles y que no sería, precisamente, un marido perfecto.

Carlos y Diana el día de su boda © Proporcionado por Vanitatis Carlos y Diana el día de su boda

Luego vendrían la bulimia, los desarreglos emocionales de la princesa, la infelicidad, el divorcio y aquella entrevista televisiva en la no titubeó a la hora de dejar mal a Carlos. El 30 de agosto de 1997, mucha de la gente que había conocido a la tímida princesa en febrero del 81 vivió con desconcierto el accidente de tráfico que le costó la vida con apenas 36 años. Sin embargo, aquella mujer que se acercaba a los 40 y vivía un romance con Dodi Al Fayed ya no era la misma princesita de cara sonrosada de principios de los 80. Los desengaños vitales habían desterrado para siempre el semblante de inocencia de aquella chiquilla inglesa a la que Carlos de Inglaterra propuso matrimonio.

Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí

(Gtres) © Externa (Gtres)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon