Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El día que el Rey Juan Carlos donó su ropa para una buena causa

Vanitatis Vanitatis 15/11/2016 Paloma Barrientos

La infanta Pilar ejerce de cabeza visible del Rastrillo de Nuevo Futuro desde hace cinco décadas. Esta almoneda solidaria, que abre sus puertas en el pabellón de Cristal este fin de semana, marca desde hace años el comienzo de la Navidades. La duquesa de Badajoz asegura que "es un milagro que esto siga en pie y que incluso en las épocas más tremendas de la crisis la gente se ha dejado aquí el dinero". Durante un tiempo ejercía de camarera. Se colocaba el mandil y servía cafés, almuerzos, cenas y gintonics, que según parece eran los mejores del rastrillo. No sabe aún qué miembros de la Familia Real acudirán a la cita solidaria. "Están todos invitados y avisados, pero también tienen sus obligaciones", indica a Vanitatis.

En la edición anterior la gran sorpresa fue la aparición del Rey Juan Carlos, que en toda la vida del rastrillo nunca se había dejado ver. Fue una manera de apoyar a su hermana y reconocer el esfuerzo que hace para que el mercadillo salga adelante. El sábado, día de la inauguración, no podrá estar porque bautizan al último de sus nietos.Pregunta: ¿Veremos este año a la Familia Real en el Rastrillo?

Repuesta: Están invitados, convocados y avisados, pero no sé aún quienes vendrán. Doña Sofía seguro que nos visita, porque lo hace siempre. Los demás no lo sé.

P: ¿Y la Reina Letizia? Solo apareció cuando era novia del príncipe y el primer año de casados…

R: Ni idea. De todas formas llegan sin avisar o, de hacerlo, es en el último momento.

Doña Letizia en el Rastrillo Nuevo Futuro en 2009 (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Doña Letizia en el Rastrillo Nuevo Futuro en 2009 (Gtres)

P: Una de de las grandes sorpresas de la edición anterior fue la aparición de Don Juan Carlos. Su hermano nunca había visitado el rastrillo en los 50 años de su apertura.

R: Me sorprendió hasta mí. Yo estaba encantada, como loca. Trajo ropa suya que se vendió como rosquillas.

La infanta Pilar en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La infanta Pilar en una imagen de archivo (Gtres)

P: ¿Cómo dice?

R: Como oye. Trajo varias cosas: chaquetas, chaquetones, corbatas... Fue una iniciativa estupenda y desapareció al minuto.

P: ¿Y sus hijos también vendrán? La que siempre está es Simoneta.

R: Claro que vendrán, lo que sucede es que la gente joven trabaja y lo tienen más complicado con los hijos y sus horarios.

P: Ha vuelto a ser abuela. La familia crece…

R: Sí, los bebés son una ricura, una preciosidad. Precisamente el sábado tenemos el bautizo del último nieto. Organizo el almuerzo en casa y somos más de 60 personas. Un lio que me encanta.

P: Durante años ha sido camarera de uno de los restaurantes. Decían que servía los mejores gintonics. ¿La gente acude por que es usted?

R: No sabía lo de los gintonic. Me parece muy bien. De todas formas yo ahora estoy menos porque lo que hago es dar vueltas por el recinto dando las gracias a la gente y agradeciendo la dedicación de muchas personas durante estas semanas.

P: ¿Hay Rastrillo para rato?

R: Por supuesto, porque la solidaridad en España es impresionante. Hemos tenido apoyo del ayuntamiento, que nos ha cedido el pabellón y el aparcamiento.

La infanta Pilar en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La infanta Pilar en una imagen de archivo (Gtres)

 ¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon