Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El destino del legado de Jaime Parladé, el aristócrata decorador de la Costa del Sol

Vanitatis Vanitatis 13/07/2016 Ana Sánchez Juárez

Julio Iglesias solo le puso una condición a la hora de decorar su casa de Miami: que tuviera múltiples espacios donde desvanecerse. No fue la única celebridad que confió en el exquisito gusto de Jaime Parladé, este abogado vasco que iba para diplomático y se refugió en la Costa del Sol, en la carretera de Ronda, y vistió las casas de las grandes fortunas influenciado por su infancia en Tánger y su mágico uso del color. Triunfó en la época en la que sonaban pocos y selectos nombres en el mundo de la decoración, como el de Paco Muñoz, padre de la galerista Mafalda Muñoz, y empezó su carrera colaborando con Duarte Pinto Coelho en la decoración del hotel Guadalmina en 1958, lo cual dio pie a la inauguración de la tienda de antigüedades La Tartana, en unos bajos junto a la iglesia de la Encarnación de Marbella. 

Julio Iglesias en su casa de Miami decorada por Jaime Parladé © Proporcionado por Vanitatis Julio Iglesias en su casa de Miami decorada por Jaime Parladé

De la casa que se sentía más orgulloso es de Santa Margarita, la de los Hohenlohe, luego vendida a los Rothschild y recuperada para la familia por Ana Gamazo. A la mujer de Juan Abelló también le decoró el chalet en la privilegiada localidad suiza de Gstaad. También confiaron en él los March, que decoraron como los Abelló su chalet en Suiza; Lord Jacob Rothschild en Corfú; la baronesa McHelen de Rothschild en Marrakech; el conde Maximilian Bismarck en Hamburgo o la residencia de Diana Ross en Connecticut, entre otros proyectos. Aunque lo que le dio fama fueron las villas marbellíes y de Sotogrande y el mítico hotel La Fonda, que triunfó en la Marbella de los años 60. También colaboraba con el gran arquitecto inglés Richard Lincoln, con quien hizo importantes trabajos en Madrid.

Jaime Parladé © Proporcionado por Vanitatis Jaime Parladé

Su sobrina, la nueva marquesa de Apezteguía

En su útima etapa se centró en casas de campo salpicadas por toda la geografía: desde Baleares a Ciudad Real pasando por Madrid y Toledo. La historia del gran decorador Jaime Parladé, que murió el 25 de enero de 2015, se la conoce al dedillo su sobrina, la también decorada María Parladé. Ella por ser su sobrina mayor (Parladé no tuvo hijos con su mujer, la inglesa Janetta Woolley) acaba de recibir el marquesado de Apezteguía, con grandeza de España, convirtiéndose en la cuarta persona en ostentar este título. Y la segunda mujer, ya que la madre del decorador, Paloma de Sanjuanena y Fontagut, XIV condesa de Alcudia, ostentó antes esta heráldica.

María Parladé, IV marquesa de Apezteguía © Proporcionado por Vanitatis María Parladé, IV marquesa de Apezteguía

"Más que por el título en sí, que es un honor, me hace muchísima ilusión porque pertenecía a tío Jaime y es algo que no se puede perder", cuenta la recién estrenada marquesa de Apezteguía desde su oficina de Madrid, donde también ejerce como decoradora, aunque su contacto no se publicite en Internet. "Funciono más por el boca a boca. Mi clientes me piden privacidad máxima y así voy funcionando", explica mientras relata que acaba de terminar la renovación de la decoración de una casa en Madrid que fue precisamente la primera que hizo junto con su tío cuando ella estaba empezando y acababa de regresar de estudiar en Estados Unidos. Cuenta también que su gran maestro es su tío y que él le enseñó el uso del color y bebió parte de su filosofía, esa que hacía que las casas fueran de sus dueños y no del decorador. "Combinaba como nadie los objetos familiares con su toque personal", afirma. 

Un hotel boutique y un restaurante galería

Pero ¿qué ha pasado un año y medio después de la muerte de Jaime Parladé con su legado? Según explica la marquesa, los herederos universales fueron la hija de su mujer, Georgina, el hermano de la marquesa, Andrés Parladé Ybarra, y su primo hermano Jaime Parladé Browne Swinburne. Estos dos últimos han aceptado el reto, junto a Rocío Tassara Gil Delgado, esposa de Andrés, de dar otro aire al legado de su tío: su finca Alcuzcuz, en la carretera de Ronda, y su mítica tienda de antigüedades La Tartana. 

Vea las fotos del nuevo hotel boutique en la que fue la mansión del decorador Jaime Parladé © Proporcionado por Vanitatis Vea las fotos del nuevo hotel boutique en la que fue la mansión del decorador Jaime Parladé

Así, Alcuzcuz, la finca de 20 hectáreas de alcornocales donde vivía el decorador ha recuperado su esplendor. Sus sobrinos la han transformado en una casa de huéspedes exclusiva, un hotel boutique. Todo está igual, con sus muebles ingleses, telas indias, azulejos marroquíes y portugueses. Andrés Parladé, uno de los herederos, lo detalla: "La casa familiar es una finca del siglo XIX, donde los invitados viajan atrás en el tiempo, pero con todas las comodidades de nuestros días. Consta de 6 habitaciones dobles con baño dentro de la casa principal y 2 casitas con 1 dormitorio, salón y pequeña cocina fuera de la misma. Los precios de las habitaciones varían entre 180 € y 250 € la noche", detalla. Allí se podrá sentir toda la magia del que fue un viajero incansable, gracias también a la influencia de su mujer. "La madre de Janetta perteneció al grupo Bloomsbury. Fue amiga de Virgina Woolf, de Francis Bacon, de Cocteau... Y, a través de ella, conoció a gente importante en todos los sentidos. Los dos eran cultos, amantes de la ópera, leían sin parar, viajaban a China o a India casi cada año, a casa de esos amigos que tenían por todo el mundo", relatan sus sobrinos.  

Alcuzcuz Gallery © Proporcionado por Vanitatis Alcuzcuz Gallery

En la mítica tienda La Tartana han mantenido la galería de arte y han abierto un cafe restaurante, que promete ser uno de los sitios de moda de este verano marbellí para cenar. Todo con el nombre Alcuzcuz Gallery, en BenahavísEl restaurante es de cocina internacional dirigido por el chef Gastón Ducet. Todos los platos son de elaboración casera, aprovechando los productos de temporada que ofrecen los huertos de la finca. Se pueden degustar platos como provoleta, 'won ton' de pollo con dos salsas, curry de la India, brocheta de langostinos con ensalada de quinoa, raviolis rellenos de espárragos y unos sabrosísimos postres como crepes de dulce de leche, tarta tatin de manzana con helado de vainilla o 'gateau' de chocolate. La carta cambia continuamente y está abierto de lunes a sábado a mediodía y por la noche. Marbella ya tiene un nuevo 'must have' a la salud de Jaime Parladé.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon