Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El drama de una ganadora de 'GH Argentina': de llevarse el maletín a la venta ambulante

Vanitatis Vanitatis 06/12/2015 J. Borrajo

Viviana Colmenero se ganó a Argentina en 2003. Participante de 'Gran Hermano', consiguió el cariño de la audiencia cuando reveló que entró al reality “para dejar de prostituirme. Una mujer no es prostituta porque quiere”. Estas fueron las palabras con las que confesó a sus compañeros de la casa, y por extensión a toda Argentina, que ejercía la prostitución. Por entonces era madre de un niño de seis años y aquella historia activó el lacrimal de un país que salía de una profunda crisis que terminó en el famoso corralito.

Viviana Colmenero en su puesto ambulante de Buenos Aires © Proporcionado por Vanitatis Viviana Colmenero en su puesto ambulante de Buenos Aires

Viviana finalizó el programa convirtiéndose en la ganadora de la tercera edición del reality en Argentina. El relato conmovió a una nación que votó en masa para consagrarla como la primera mujer ganadora de GH Argentina. Con el dinero que ganó se compró una casa y cambió su estilo de vida. Sin embargo, su victoria no sirvió para colocarse en los medios. El dinero del premio se terminó y hoy, 12 años después de convertirse en la heroína de Argentina, Viviana es mantera y subsiste gracias a la venta ambulante.

La exconcursante de GH acude cada día al cruce de la calle Cabildo con Juramento de Buenos Aires, tiende sobre la acera una manta oscura y pone sobre ella diferentes piezas de bisutería realizada por ella misma: anillos, pendientes, collares y pulseras de todo tipo y colores. También las vende por Facebook. “Joyas en un mundo de fantasías”… como reza en la red social.

Viviana tuvo que dejar aquella casa que se compró y vuelve a vivir con su madre. Ella y sus dos hijos, pues hace un año tuvo a Ciro, su segundo hijo. Antes de colocar la manta en la acera, Viviana se dedicó a escribir cuentos cortos y a estudiar astrología, lo que le sirvió para hacer cartas natales y tiradas de tarot.

La historia que conmocionó un país tiene un nuevo capítulo. La vida le brindó una segunda oportunidad y no ha sabido aprovecharla. Argentina vuelve a lamentar en redes sociales una historia que pudo tener un final feliz.


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon