Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El duque de Alba nos cuenta por qué abre el palacio que su madre blindó

Vanitatis Vanitatis 04/03/2016 Paloma Barrientos

Un palacio con mucha historia

© Proporcionado por Vanitatis

A finales de este mes se abren las puertas del palacio de Dueñas al público, domicilio en el que vivió Cayetana Fitz-James hasta su muerte y donde han tenido lugar los grandes acontecimientos familiares de los miembros de la Casa de Alba, como la boda de la propia duquesa y las celebraciones nupciales de dos de sus hijos, Eugenia con Francisco Rivera y Cayetano con Genoveva Casanova. Un enclave emblemático de Sevilla tanto por su valor histórico como por los bienes artísticos que hay en su interior, todo ellos propiedad del actual duque, como ha dejado claro en varias ocasiones. Otro de los alicientes para los visitantes será pasear por los distintos salones y jardines, como ya lo hicieron antes Grace de Mónaco, Jacqueline Kennedy y otros invitados ilustres internacionales. También habrá en esa visita a Dueñas el recuerdo al poeta Antonio Machado, que nació en una de las dependencias del palacio. Su padre trabajaba como administrador y vivían en el mismo recinto de Dueñas.

Se abrirá a finales de este mes

© Proporcionado por Vanitatis

Aún no hay fecha concreta para la inauguración, como ha explicado el actual duque de Alba a Vanitatis: “El día no depende de mí, sino cuando lo fije la presidenta de la Junta de Andalucía y el alcalde de Sevilla, que estarán presentes en la inauguración. Lo que sí es seguro es que será a finales de este mes de marzo. Ya está casi listo y las obras finalizan esta semana”, asegura Carlos Fitz-James. El duque no ha estado presente en la visita previa de este viernes organizada para mostrar a los medios los cambios realizados en la que fue la casa preferida de la duquesa más querida por el pueblo sevillano. En este recorrido los periodistas han estado acompañados por Antonio Muñoz, delegado de Hábitat, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, el museógrafo Enrique Bonet y el gerente del proyecto, Ricardo Gascó.

Un 'corner' para vender productos

© Proporcionado por Vanitatis

El duque de Alba ha explicado a Vanitatis que “no hay cambios importantes. Era poco lo que había que hacer y relacionado con obras de adaptación y no de rehabilitación porque Dueñas está perfecto. Una de las cosas que he mandado cambiar ha sido el sistema eléctrico. Y el garaje se ha dividido. Una parte estará dedicada a la venta de productos que tienen que ver con la Casa de Alba, tanto relacionados con el arte como con la gastronomía. La zona de vivienda seguirá siendo privada y se podrá ver la planta baja con todas las obras de arte, pintura, mobiliario, tapices y demás enseres”.  

Pasear por los patios y los jardines

© Proporcionado por Vanitatis

También se podrá admirar los patios con las enredaderas de buganvilla y jazmín y los jardines con los naranjos que florecen en esta época y llenan Dueñas de olor a azahar. Los visitantes accederán al salón del la Gitana, que está presidido por una escultura de Benlliure y donde se organizaban las fiestas y recepciones, al de la Tauromaquia, al de los Carteles y también al tablao personal donde Cayetana bailaba.  

El cementerio donde está enterrado Flashito

© Proporcionado por Vanitatis

Los visitantes tendrán acceso a la zona del cementerio de mascotas donde están enterrados los perros mas queridos de la familia, como Flashito, el shih tzu que se hizo famoso por escoltar siempre a la duquesa.

Protagonista en Semana Santa

© Proporcionado por Vanitatis

Dueñas ha sido siempre el lugar emblemático en la vida de los Alba y, sobre todo, para la duquesa, que antes de instalarse permanentemente en Sevilla abría las puertas del palacio a sus amistades mientras duraba Semana Santa. La noche del Jueves Santo, Cayetana esperaba en la puerta a que pasara la procesión del Cristo de los Gitanos, que por deferencia siempre paraba para que ella hiciera la llamada de la ‘levantá’ del paso. Durante años fue la encargada de esa liturgia. Después, cuando empezó el deterioro físico, cedió el testigo a sus hijos,incluso a su nuera Genoveva y el último año a su marido, Alfonso Díez

Puertas abiertas para su sostenimiento

© Proporcionado por Vanitatis

A partir de finales de marzo, los visitantes podrán recorrer parte del camino que hacía la última duquesa de Alba en su palacio preferido, que no quiso abrir al público mientras vivió, aunque estaba declarado Bien de Interés Público. Esta apertura servirá para el sostenimiento del palacio, que no pertenece a la fundación, aunque sí lo administra.  

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon