Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El embargo de sus Goya, una violación y otros cuatro dramas en la vida de Carmen Maura

Vanitatis Vanitatis 14/07/2016 Jose Madrid

Los hechos se remontan dos décadas atrás. Financo, una financiera heredera de Ibercop, demandaba hace 20 años a Carmen Maura por una deuda de 6.852 euros. Según publicaba 'El Confidencial' este jueves, un juzgado ha ordenado embargar, esta semana, los cuatro Goyas (1989, 1991, 2001 y 2006), el César a la mejor actriz (2012) y el Premio Donostia (2013) de la actriz. Una sociedad de cobro de deudas podría quedarse para siempre los trofeos profesionales de una de las intérpretes más emblemáticas de nuestro cine. Fue en 1994 cuando la filial de Credit Agricole demandó a Maura 1.140.168 pesetas que todavía tenía pendientes (unos 6.852,5 euros), el mismo principal por el que, 22 años después, un juez de Madrid ha dado la orden de embargo de sus premios, más 3.005,06 euros presupuestados para intereses y costas.

La mala noticia se suma a otra serie de catastróficas desdichas en la vida de una de nuestras mejores actrices, cuya serie de fracasos vitales y económicos no parecen haber hecho mella en esa aparente fortaleza que se ha convertido en uno de sus grandes rasgos como actriz y como imagen pública. Estos son algunos de ellos:

La actriz con el Premio Donosti en sus manos (EFE) © Proporcionado por Vanitatis La actriz con el Premio Donosti en sus manos (EFE)

1.- Sus problemas para dedicarse a la interpretación:

“Puedo decir tranquilamente que se me da bien ser actriz”, decía medio en broma, medio en serio, la protagonista de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios' durante una entrevista. “Es lo único que se me da bien hacer. No he sido una madre ejemplar, no he sabido elegir a los hombres de mi vida...”, añadía. Lo cierto es que Maura no lo tuvo nada fácil desde el principio. En los 70, siendo aún muy joven, vio un anuncio en el periódico del Teatro Ateneo solicitando actores semiprofesionales y decidió presentarse sin decir nada a nadie.

Empezó a ver que subirse al escenario no era un problema y que el éxito la acompañaba. Alguien le dijo que eso era a lo que tenía que dedicarse el resto de su vida, en un tono de bronca. “Eres demasiado vieja para empezar”, le dijo su marido cuando le comunicó sus planes para dedicarse al mundillo de la interpretación. Por aquel entonces, Maura ya estaba casada, tenía hijos y sabía que no lo tendría fácil a la hora de desarrollar su vocación. “Por aquel entonces ser actriz era como ser puta”.

2.- La violación que sufrió en su propia casa:

En el otoño de 1975, cuando tenían que ir a buscarla a casa para hacer un doblaje, Carmen recibió una desagradable sorpresa. Al abrir la puerta de su casa, recibió un puñetazo y, cuando recobró el conocimiento, tenía una pistola en la sien. Un individuo la había forzado y estaba robando en su casa. Lo que vino después fue una auténtica tortura. “Se presentaron dos guardias civiles y me preguntaron y tal. Yo les conté la historia y cuando lo había contado todo, levantaron el teléfono y le dijeron a otros: “Subid, que parece que es verdad”.

Los policías dudaron de su palabra y le llegaron a preguntar si no había inventado la historia de la violación para ganar notoriedad como actriz. “El fiscal era un tío bastante más repugnante que el violador”, aseguraba la actriz en una entrevista con Risto Mejide, cuando habló por primera vez del asalto que sufrió y de las pesquisas policiales posteriores en las que se sintió humillada.

3.- La escueta relación con sus hijos:

La separación de su marido también le trajo bastantes problemas a la primera musa de Almodóvar. Su marido se llevó a sus hijos a vivir a Canarias y ella dejó de verlos por un tiempo. El juez le dio la razón a él, ya que la justicia consideraba que no cumplía con la estricta moralina de entonces y su abandono de hogar, en pos de seguir sus sueños, parecía imperdonable incluso para la obsoleta legislación de entonces. Las pocas veces que pudo ver a los pequeños fue acompaña de una persona ajena a la familia.

“En un reportaje de la revista 'Tiempo' realizado en Jávea a mediados de los años 80, ella aparece con los niños y estos, a su vez, con una persona que se supone que tenía que vigilar que estaba cumpliendo con la moral que había de tener en relación con sus hijos”, explica a Vanitatis alguien del entorno periodístico que vivió en primera persona el cruel alejamiento de la actriz y su prole. “A mi hija la dejé de ver a los 13 y la volví a ver a los 17”, recordaba la propia Maura en una entrevista.

4.- Su disputa con Pedro Almodóvar:

Juntos descubrieron la libertad de una España en transición y gozaron de éxitos que los acabarían llevando muy lejos. Maura fue la primera estrella del cine de un Almodóvar que le regaló personajes como el de 'Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón', la ama de casa adicta a los químicos de '¿Qué he hecho yo para merecer esto?!!' o la Pepa torturada por el desamor de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'. Fue precisamente en esta época cuando la relación entre el creador y su musa se acabó rompiendo. “Escribió para mí 'Mujeres al borde de un ataque de nervios' y yo creo que nunca debió escribir para mí porque fue cuando empezó a ser más borde. No le gustaba nunca lo que hacía”, expresó ella misma al respecto.

Tan mal parada salió su relación con Pedro, al que conocía desde sus inicios como actor de teatro, que en una ceremonia de los Goya se enteró de que Almodóvar había pedido que la sentasen lo más lejos posible de él. La mala relación ha seguido hasta los tiempos de 'Volver' (2006), en la que ambos tuvieron un amago de reconciliación. Cuando la actriz declaró su preferencia por Álex de la Iglesia en 2012, Agustín Almodóvar, productor y hermano de Pedro, no tardó en contestarle en Twitter con rotundidad: "Tranquila, no pensamos llamarte", le dijo.

5.- La estafa de una pareja que la dejó en la ruina:

Cuando cedió poderes universales a su expareja sentimental, Antonio Moreno Rubio, la actriz fue estafada y se quedó prácticamente en la ruina. "Es importante que las mujeres hagan lo que ellas quieran cuando ellas quieran hacerlo", reivindicó al respecto en su larga entrevista con Risto Mejide. Maura descubrió con sorpresa que el hombre con el que había compartido su vida la había arruinado hasta el punto de dejarle deudas cercanas a los 170 millones de pesetas (algo más de un millón de euros). “He sido estafada por el señor con quien viví 13 años”, confesó a Maruja Torres en 1997. “Puede decirse que he sido muy ingenua, aunque uno, cuando confía en alguien tanto como para convivir, ¿cómo no va a fiarse en todo lo demás? Lo que pasa con lo publicado, aparte de que todo está mezclado, es que parece que yo haya gastado el dinero quién sabe en qué”, aseguraba en una entrevista a 'El País'.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon