Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El final del siglo XX y el principio del XXI a través de los looks imposibles de Raquel Mosquera

Logotipo de Vanitatis por César Andrés Baciero de Vanitatis | Raquel estrenaba década del brazo de su novio y de la hija de éste, Rocío Carrasco (en aquellos años ‘Rociíto’) con la que ahora se lleva a las patadas pero a la que trataba como a una hermana en la época de la instantánea. Cuando nadie apostaba por lucir complementos en la playa, la joven Raquel paseaba las perlas por Huelva. Estas gemas, si bien avejentan, aportan mucha luz al rosto y resaltan el bronceado. Toda una lección. Cual miembro del equipo nacional de natación sincronizada, Raquel prefería los bañadores-tanga alto de vistosos estampados en colores cítricos para no perderse entre los fríos tonos de las olas del océano Atlántico. La seguridad es lo más importante.

1 de agosto de 1990

Raquel estrenaba década del brazo de su novio y de la hija de éste, Rocío Carrasco (en aquellos años ‘Rociíto’) con la que ahora se lleva a las patadas pero a la que trataba como a una hermana en la época de la instantánea. Cuando nadie apostaba por lucir complementos en la playa, la joven Raquel paseaba las perlas por Huelva. Estas gemas, si bien avejentan, aportan mucha luz al rosto y resaltan el bronceado. Toda una lección. Cual miembro del equipo nacional de natación sincronizada, Raquel prefería los bañadores-tanga alto de vistosos estampados en colores cítricos para no perderse entre los fríos tonos de las olas del océano Atlántico. La seguridad es lo más importante.
© Externa

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon