Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El fiscal Horrach a Iñaki Urdangarin: "¿Es Kit su esposa?"

Vanitatis Vanitatis 26/02/2016 Andrés Guerra

Iñaki Urdangarin jamás tuvo voz de barítono. Ni como rapsoda ni como charlatán de feria podría haberse ganado la vida. Intentó hacerlo mediante el patrocinio deportivo y hoy se enfrenta a ocho delitos y peticiones de cárcel de 19,5 años por parte de la Fiscalía y de hasta 26 años por la acusación popular. Quizá por eso, en la sala de vistas suena a hombre profundamente cansado. Incluso la magistrada que preside le ha solicitado que eleve el tono de voz “Hable más alto o no seremos capaz de grabar sus intervenciones”, le ha dicho Samantha Romero por dos veces durante los primeros minutos de su declaración. Llegará a hacerlo una tercera vez.

Con el pelo bien engominado, su mechón blanco aplastado bajo el peso de lo que se juega, con las cejas en modo arco de medio punto y la frente permanentemente fruncida, Urdangarin se ha enfrentado a las preguntas del fiscal. Tras él, Mercedes Coghen, que fue CEO de la candidatura Madrid 2016 y también procesada, aprieta continuamente una pelota de goma antiestrés. Del mismo color que las naranjas que regalaba Rita Barberá. Lo primero que le ha interesado al señor Pedro Horrach son un par de correos electrónicos enviados a la infanta Cristina en 2004, a quien el exduque de Palma suele llamar en la intimidad como Michael Knigth hacía con su fantástico coche. “¿Es Kit su esposa, señor Urdangarin?”, a lo que este ha contestado que sí, que es un apelativo cariñoso, no ninguna clave secreta.

No sabe, no recuerda

El exduque de Palma, a años luz de la elocuencia de Diego Torres, no ha sabido salir con soltura del jardín laboral al que lo ha llevado Horrach: no conocía a varios de sus empleados y ha sido muy inconcreto en definir qué tareas llevaban a cabo los que sí conocía. Peor ha ido con las facturas. “De estos temas no entiendo”, decía con voz lastimera el cuñado del Rey Felipe VI, sin saber explicar en concepto de qué el Instituto Nóos, que él presidía, tramitó facturas de hasta 100.000 euros.

Iñaki Urdangarín durante su declaración (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Iñaki Urdangarín durante su declaración (Gtres)

En 2004, según datos del fiscal, el Instituto Nóos ingresó más de un millón de euros. ¿Para quién trabajaba Nóos en 2004, además del proyecto Valencia Summit? Esta fue la pregunta de Horrach y la respuesta de Urdangarin, presidente de la entidad, fue que no lo sabe. Por no saber, dijo no recordar ni cuántas horas trabajaban los empleados de Nóos. “Mire cómo vengo, me fui del Instituto Nóos sin ningún papel”, llega a decir Urdangarin exhibiendo que se ha sentado en la mesa con menos papeles que una liebre.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon