Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 'gadget' de Lady Di, los tatuajes en el trasero del príncipe Harry y otros chismes de guardaespaldas

Vanitatis Vanitatis 16/08/2016 E. Bárcena

Lady Di tenía un vibrador llamado 'Le Gadget' que se llevaba a todos los viajes oficiales. Hay temas que no admiten florituras, en los que lo mejor es ir directos al fondo del asunto. Esta sorprendente revelación es una de las tantas que se recogen en el libro 'Diana: A Closely Guarded Secret', escrito por Ken Wharfe, quien durante años fue el guardaespaldas de la princesa. "El dildo llegó a manos de Lady Di por una broma de su hermana, quien lo escondió en su cartera durante un viaje. Diana lo encontró tras reunirse con Jacques Chirac y pensó que era un accesorio divertido", explica en su obra.

Siempre según Wharfe, la madre de los príncipes Guillermo y Enrique bautizó el juguete sexual como 'Le Gadget' y llegó a considerarlo una especie de talismán. No viajaba sin él, e incluso llegó a pedir que se lo enviaran directamente desde Kensington Palace a la embajada británica en Nepal, donde un gurkha se lo entregó personalmente. 

Lady Di junto a Bernadette Chirac, mujer del expresidente francés (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Lady Di junto a Bernadette Chirac, mujer del expresidente francés (Gtres)

La historia, como otras tantas sobre Diana de Gales, puede ser creíble o no según los ojos que la lean. Pero con ella se suma un granito más a la montaña formada por las indiscreciones de los guardaespaldas reales, especialmente en la familia real británica.

La revista 'Star' publicaba hace poco una serie de artículos titulados 'Royal Bodyguards Tell All' ('Los guardaespaldas reales lo cuentan todo'), en el que se recogía que el príncipe Harry de Inglaterra era un gran fan de los tatuajes, y ante la prohibición de llevar uno permanente, se hace diseños temporales... en las nalgas. Su cuñada, Catalina de Cambridge, también ha sido foco de los cotilleos y chismes. Esa misma publicación aseguraba que el secreto de la duquesa para recuperar su forma tras dar a luz al príncipe George fue el pole dancing, y que le daba tanta vergüenza ser reconocida que "usaba un pañuelo, peluca y cambiaba su acento".

[Lee aquí: Las infidelidades del duque de Edimburgo, al descubierto en un documental]

¿Más cotilleos de los Windsor? Según un indiscreto guardaespaldas del príncipe Andrés, al hijo de Isabel II le gusta llevar lencería femenina, a la princesa Eugenia le gusta ir a bares de ambiente porque "se siente más cómoda entre lesbianas que entre heteros, aunque le gustan los hombres", y la boda de Isabel II podría no haberse llegado a celebrar nunca ya que Felipe de Edimburgo estaba "entretenido" en los brazos de otra mujer horas antes de la ceremonia.

La entonces princesa Isabel junto al príncipe Felipe el día de su boda (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La entonces princesa Isabel junto al príncipe Felipe el día de su boda (Gtres)

De Dinamarca a Mónaco, los libros 'prohibidos' de los royals

Hace un año fue otra 'royal' quien vio cómo un guardaespaldas exponía su vida privada al público. Frank Martinsen fue durante años la sombra de Mary de Dinamarca, hasta que vio más lucrativo publicar un libro sobre la esposa del heredero danés que cuidar de su bienestar. El ejemplar, titulado 'Liv Vagt' ('Guardaespaldas'), Martinsen revela que la princesa Mary se toma "muchas confianzas" con su equipo de seguridad, motivo por el que dos de sus compañeros fueron despedidos fulminantemente. 

"Se sentían demasiado cómodos en presencia de la princesa, ella es muy cercana con todos aquellos que trabajan cerca suya, cruzando en ocasiones la frontera entre la relación laboral y la amistad", detalla Martinsen. Unas revelaciones que molestaron profundamente a Federico de Dinamarca, quien según publicaron medios daneses "sufre por ver a su esposa traicionada".

Portada de los libros de Daniel Ducruet y Frank Martinsen © Proporcionado por Vanitatis Portada de los libros de Daniel Ducruet y Frank Martinsen

Aunque si hay que hablar de relaciones cercanas, traiciones y libros, obligatoriamente hay que repasar la relación de Estefanía de Mónaco y Daniel Ducruet. Dos hijos, una boda que fue todo un escándalo y un escándalo en una piscina que terminó en un divorcio. Tras la publicación de las fotografías del guardaespaldas haciendo el amor a Fili Houteman, Ducruet escribió un libro llamado 'Lettre à Stéphanie' ('Carta a Estefanía') en el que hacía un repaso por su historia de amor clandestina y le pedía perdón por la infidelidad. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon