Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El lado más íntimo de Garbiñe Muguruza, la nueva 'niña de oro' del tenis español

Vanitatis Vanitatis 06/06/2016 Raoul Higuera

Garbiñe Muguruza es la mujer de la que todos hablan. A sus 22 años, este sábado se ha convertido en la nueva campeona del Roland Garros, pero ya antes había sido alabado su arte con la raqueta y también su figura mediática, sobre todo desde que la revista 'Forbes' decidiese incluirla en el listado de las treinta personas más influyentes del mundo que aún no han alcanzado la treintena. Pero, ¿cómo es la tenista en las distancias cortas? Descubramos más sobre la chica del momento.

Garbiñe en una imagen de archivo (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Garbiñe en una imagen de archivo (EFE)

La joven promesa del tenis español nació en Guatire (Venezuela) el 8 de octubre de 1993, mientras su padre trataba de remontar su empresa de tuberías de cobre que decidió abrir al otro lado del charco. A los seis años se instaló en España y adoptó su bandera como propia para alzarla en lo más alto de los pódium internacionales en los que Garbi suda la gota gorda. Con raíces vascas, pero catalana de adopción, desde hace varios meses se ha instalado en Ginebra, lejos de los suyos, su familia y sus amigos, grandes pilares de su vida y a quienes dedica cada uno de sus éxitos en los grandes templos del tenis. Su hermano Igor, presente en París durante sus últimos encuentros junto a sus padres, José Antonio y Scarlet, se ha hecho oír desde las gradas para animar a su 'niña'.

Garbiñe junto a sus hermanos en una foto de archivo (Facebook) © Proporcionado por Vanitatis Garbiñe junto a sus hermanos en una foto de archivo (Facebook)

La distancia de su gente es una lacra para ella, por eso siempre que encuentra un hueco prefiere pasar unos días junto a los suyos que perderse en el lujo que puede ofrecer uno de los destinos predilectos para los grandes deportistas. Así hizo al final de la temporada pasada, cuando hizo las maletas para realizar un tour gastronómico con sus padres por el País Vasco: “Quería tiempo con mi familia. Apenas les veo, aunque estamos permanentemente en contacto”, a través de un grupo de WhatsApp llamado “los Mugu”, donde hablan “siempre de cosas alegres y divertidas. El tenis es un deporte solitario y a veces me despierto y no sé dónde estoy”. No soporta la soledad, se define como “alegre, inquieta, extrovertida y muy cariñosa” y reconoce que necesita “a alguien a mi lado que me soporte”. Personas no todas ellas con lazos sanguíneos, pero que actúan ya como si fuesen su familia, como es el caso de su agente, Oliver van Lindock, su técnico, Sam Sumyk, la encargada de su imagen, Cecilia Casla, o Lara Arruaberrena y Tita Torró, sus dos mejores amigas en los circuitos.

Su pasión por este deporte le llegó siendo bien pequeña y empuñó la raqueta por primera vez a los dos años. Comenzó a entrenar en un club privado venezolano en el que sus padres pasaban los fines de semana. Más tarde continuó con su formación en un centro de Barcelona, concretamente en la Academia Bruguera. Creció admirando a Arantxa Sánchez Vicario y más tarde a Rafa Nadal (aunque prefiere a Federer), pero siente predilección por Serena Williams. Ahora ellos también sentirán orgullo al verla sobre la pista. Poco a poco ha ido perfeccionando su técnica hasta convertirse en una de las mejores raquetas femeninas del mundo, ahora en el número 2 de la WTA, por detrás tan solo de Serena Williams, su ídolo por excelencia, a la que trata de destronar.

Conoce más sobre Garbiñe Muguruza en esta galería © Proporcionado por Vanitatis Conoce más sobre Garbiñe Muguruza en esta galería

Esto ha hecho que las firmas hayan comenzado a centrar su interés en ella para acercar sus productos al público. La primera marca en confiar en su imagen fue Adidas, con la que firmó un acuerdo de seis años en los que se comprometía a lucir su indumentaria en todos sus encuentros. Ahí entra Stella McCartney, quien firma algunos de sus trajes, eso sí, dentro del mismo acuerdo con la marca deportiva, a la que ahora han tenido que añadir el logo de BBVA, quien también patrocina sus juegos, al igual que hace Babolat con las raquetas y Maui Jim con las gafas de sol. Ahora que todos han fijado su mirada en ella, los contratos se volverán más numerosos y jugosos, al que ella añade no solo popularidad dentro del sector del tenis, sino también un físico agraciado con su 1,82 metros de altura.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon