Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El polémico homenaje a Carlos III que volverá a enfrentar a los Borbón-Dos Sicilias

Vanitatis Vanitatis 24/08/2016 Ana Sánchez Juárez

Este podría ser el típico texto en el que les revelásemos que Carlos III (1716-1788), que cumplió el pasado 20 de enero 300 años, cuenta desde este septiembre con una serie de exposiciones homenaje que arrancan en Madrid. En el que habláramos también, para los desmemoriados, de la importancia de este ‘Rey alcalde’ que modernizó Madrid y la dotó de los atributos de toda capital. Quizá solo recuerden de este monarca que erigió la Puerta de Alcalá, gracias a la canción de Víctor Manuel y Ana Belén, pero a él se le debe un ambicioso plan de ensanche capitalino, con grandes avenidas, monumentos como la fuente de la diosa Cibeles, la de Neptuno, la Puerta de Alcalá, el Jardín Botánico, el Hospital de San Carlos (hoy Museo Reina Sofía) o el edificio del Prado.

En ese típico texto, les contaríamos también que los actos del tercer centenario están organizados por una comisión en la que participan representantes de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid, Acción Cultural Española, la Real Academia de Historia, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Patrimonio Nacional, el Museo Arqueológico Nacional y la Casa de América. Hasta aquí, todo normal. 'Flashes', fotos y políticos de turno alabando al monarca en actos de inauguración.

Pero la guinda (y la polémica) es que los patrocinadores de los actos conmemorativos del Tercer Centenario del Nacimiento de Carlos III han solicitado a Carlos de Borbón-Dos Sicilias, duque de Castro (y no a Pedro de Borbón-Dos Sicilias, representante de la rama española), que participe en diversos actos del programa de actividades, en calidad de jefe de la Casa Real de Borbón-Dos Sicilias, depositario del legado histórico de Carlos III como rey de Nápoles y Sicilia. Hay que recordar que la muerte sin descendencia de su medio hermano Fernando VI hizo recaer en Carlos la Corona de España, que pasó a ocupar en 1759, dejando con gran tristeza la corona del Reino de Nápoles y Sicilia a su tercer hijo, Fernando Pío de Borbón y Dos Sicilias, cuyos descendientes ahora litigan.

Galería: conozca a los duques de Castro y sus hijas. © Proporcionado por Vanitatis Galería: conozca a los duques de Castro y sus hijas.

Carlos de Borbón-Dos Sicilias participará en los actos del centenario con el préstamo de objetos de valor pertenecientes a la Casa de Borbón Dos Sicilias, como el manto ceremonial de seda bordada en oro y plata del rey Carlos, que se expondrán por primera vez en España, concretamente en la Casa de la Moneda en septiembre próximo.

La pugna histórica entre el duque de Castro y el de Calabria

Carlos de Borbón-Dos Sicilias, representante de la conocida como rama italiana, y Pedro de Borbón-Dos Sicilias, representante de la rama española, son los contendientes de esta pugna, aunque el tricentenario se ha decantado por el duque de Castro (rama italiana) frente al de Calabria (rama española). En efecto, Carlos III parece que no tendrá un 300 cumpleaños en paz.

© Proporcionado por Vanitatis

El conflicto surge en 1960, cuando muere sin sucesión masculina Fernando Pío de Borbón-Dos Sicilias, jefe indiscutido de la Casa como sobrino del último rey de Nápoles, Francisco II de Borbón. La Jefatura de la Casa de Borbón-Dos Sicilias es asumida por su hermano menor, Rainiero, ya que el siguiente en la sucesión, su hermano Carlos Tancredo, había renunciado a sus derechos dinásticos en el año 1900 al casarse con la infanta española María de las Mercedes, hija de Alfonso XII. Una renuncia para sí y para sus descendientes, como consta en el protocolo firmado en Niza el 1 de diciembre de 1900.

Ese año, 1960, Alfonso de Borbón-Dos Sicilias, hijo de Carlos Tancredo, declara que la renuncia de su padre no es válida y se proclama Jefe de la Casa de Borbón-Dos Sicilias. Ninguna casa real europea admite esta autoproclamación y sus representantes consideran a Rainiero como jefe de esa Casa.

© Proporcionado por Vanitatis El rey emérito Juan Carlos, a favor del duque de Calabria

En 1964, cuando muere Alfonso, su hijo Carlos, conocido desde entonces como duque de Calabria, recibe una especial protección por parte de don Juan Carlos, quien, cuando sube al trono de España, le concede la distinción de Infante de España, que ya habían tenido su padre y su abuelo. Don Juan Carlos y Carlos eran primos y les unía una fraternal relación que se considera como un respaldo a la pretensión de Carlos como jefe de la Casa de Borbón-Dos Sicilias.

Algunas voces sostienen que la renuncia estaba condicionada a las opciones de Carlos Tancredo como posible rey consorte de España, al estar casado con la entonces princesa de Asturias, con el objeto de mantener la tradición de separar las monarquías de España y de Nápoles, como se venía haciendo desde los tiempos de Carlos III. Cuando esas opciones desaparecen al tener descendencia Alfonso XIII, los partidarios de la rama española apuntan que la renuncia ya no tiene sentido y que Carlos Tancredo podía mantener sus aspiraciones al reino de Nápoles dentro de la familia Borbón-Dos Sicilias.

Franco y sus simpatías

Hay historiadores que sostienen que la decisión de Alfonso de Borbón-Dos Sicilias de declarar nula la renuncia de su padre y reclamar la jefatura de la Casa estuvo influenciada por don Juan de Borbón, padre del Rey emérito. En 1960 se estaba dilucidando las aplicación de la Ley de Sucesión de 1947 proclamada por Franco, que le otorgaba poderes para elegir al futuro rey. Don Juan, al parecer, presionó a Alfonso de Borbón-Dos Sicilias para que reclamase la Jefatura de la Casa con el objetivo de eliminar posibles candidatos al trono de España que interfiriesen en una elección. Si Alfonso era jefe de una casa real extranjera, sus opciones al trono de España quedaban muy disminuidas. No hay que olvidar que Franco tenía potestad para elegir sucesor a título de rey y que podía designar a cualquier varón de la rama española de Borbón. No hay que olvidar tampoco que el padre de Alfonso, Carlos Tancredo, había sido Infante de España, estaba integrado en la familia real española y había ejercido altos cargos en el ejército español, llegando a capitán general de Andalucía, lo que podía despertar cierta simpatía por parte de Franco.

En 2014 se produjo un acto de conciliación entre la rama española y la italiana de los Borbón-Dos Sicilias. Pedro, hijo del duque de Calabria, y Carlos, duque de Castro, firmaron la paz familiar en un documento en el que ambas partes reconocen sus títulos, pero que no resuelve la cuestión de fondo de la sucesión en la Jefatura de la Casa. Fue más bien un pacto de no agresión entre familias que apenas duró dos años, pues ambas partes se reprochan posteriores rupturas a causa de actuaciones a las que se consideran con derecho exclusivo, sobre todo lo relacionado con la concesión de títulos y distinciones a sus herederos.

La reconciliación entre ambas familias. De izquierda a derecha: Jaime de Borbón-Dos Sicilias; Pedro de Borbón-Dos Sicilias, duque de Calabria; su esposa, Sofía Landaluce; Camille, duquesa de Castro; Charles, duque de Castro, y sus hijas: Carolina y Clara © Proporcionado por Vanitatis La reconciliación entre ambas familias. De izquierda a derecha: Jaime de Borbón-Dos Sicilias; Pedro de Borbón-Dos Sicilias, duque de Calabria; su esposa, Sofía Landaluce; Camille, duquesa de Castro; Charles, duque de Castro, y sus hijas: Carolina y Clara

De la FP a los alemanes de La Carolina

Y a todo esto, volviendo al rey Carlos III, que es realmente el protagonista: atención, que a este monarca no solo deben los madrileños el lavado de cara de su ciudad. Y nunca mejor dicho, porque la red de desagües lleva su nombre. Fuera de la capital, fue el creador de numerosos hospitales públicos, alcantarillado, alumbrado, las escuelas de Artes y Oficios. El padre de la Formación Profesional, vaya. Hizo un ambicioso plan industrial en el que destacan como punteras las industrias de bienes de lujo: porcelana del Buen Retiro o los cristales de la Granja, pero no faltaron muchas otras para la producción de bienes de consumo, en toda la geografía española.

A él le debemos parte de nuestra red de carreteras: creó un plan de caminos reales de carácter radial con origen en Madrid. Gestó el banco de San Carlos y a este monarca le debemos que parte de Andalucía sea rubia con ojos azules. Es decir, elaboró un proyecto de repoblación de las zonas deshabitadas de las tierras de realengo de Sierra Morena y del valle medio del Guadalquivir, creando las Nuevas Poblaciones de Andalucía y Sierra Morena. Para ello, se trajeron alemanes y flamencos católicos y se crearon asentamientos como La Carolina, La Carlota o La Luisiana, en las actuales provincias de Jaén, Córdoba y Sevilla. Casi nada.

Y si quieren saber más. Las cuatro citas imprescindibles del tricentenario de Carlos III son:

1. Carlos III: proyección exterior y científica de un reinado ilustrado

Acción Cultural Española ha preparado una muestra con 100 piezas de instituciones españolas y extranjeras que explican los principales hitos de la política exterior del monarca.

Dónde: Museo Arqueológico Nacional.

Cuándo: del 1 de diciembre de 2016 al 26 de marzo de 2017.

2. Carlos III y la difusión de la Antigüedad

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ha preparado una muestra que podrá seguirse simultáneamente desde Nápoles, México DF y Madrid. La exposición pretende mostrar el papel que tuvo el monarca en la difusión del patrimonio de Pompeya, que el monarca fue pionero en mandar sacar a la luz.

Dónde: Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Cuándo: a partir del 13 de diciembre de 2016.

3. Reconstrucción del dormitorio del Rey en Palacio

Carlos III fue el primer monarca en habitar el Palacio Real de Madrid. Al igual que hizo con los Reales Sitios de Aranjuez, El Pardo o La Granja de San Ildefonso, dotó al palacio de una decoración nueva. La exposición de Patrimonio Nacional pretende revisar el estilo implantado por el monarca, para lo cual se han recuperado un centenar de obras.

Dónde: Sala de Exposiciones Temporales del Palacio Real de Madrid.

Cuándo: a partir de diciembre de 2016.

4. Una corte para el Rey: arquitectura y urbanismo en tiempos de Carlos III

La exposición cuenta con diseños, maquetas y planos para conocer el antes y el después del reinado de Carlos III y admirar así la dimensión de su obra.

Dónde: Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Cuándo: entre diciembre de 2016 y febrero de 2017.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon