Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 'retiro' de la madre de Arantxa Sánchez Vicario en Miami junto a su hijo Emilio

Vanitatis Vanitatis 17/04/2016 Jose Madrid

 La muerte del patriarca de los Sánchez Vicario el pasado febrero produjo momentos poco agradables más allá del dolor por su fallecimiento. La familia, que iba y venía por los tribunales desde hacía varios años a cuenta del patrimonio de Arantxa, también se enfrentó en el tanatorio. “Mis hermanos me han vetado. No quiero espectáculos”, aseguraba la tenista tras ir a darle el último adiós a su padre, Emilio Sánchez. La tensión fue tan grande que el marido de la jugadora y Javier, uno de los hermanos, casi llegan a las manos. Ante el incidente, la que se mantuvo en un discreto segundo plano fue Marisa, madre del clan. Sin embargo, siempre estuvo claro de qué lado está. La matriarca del clan ha permanecido unos días en Miami junto a su hijo Emilio para reponerse de los duros momentos que ha vivido recientemente.

El tenista y su madre en el aeropuerto de Barajas (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis El tenista y su madre en el aeropuerto de Barajas (Vanitatis)

Según ha podido confirmar Vanitatis, Marisa y Emilio volaban este jueves por la noche (hora española) en un vuelo de Iberia desde Miami a Madrid para coger el puente aéreo hacia Barcelona. El también tenista y su madre iban vestidos de sport; ella con colores claros y él de gris y portando varias mochilas. Durante su breve escala en la capital, ambos parecían nerviosos y preocupados de que los 'paparazzi' pudiesen hacerles una foto.

Emilio padre, Emilio hijo, Marisa y Arancha en una foto de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Emilio padre, Emilio hijo, Marisa y Arancha en una foto de archivo (Gtres)

La matriarca volverá al hogar que compartió largo tiempo con su fallecido marido. Hay que tener en cuenta que Marisa tendrá que abandonar el piso de la Diagonal de Barcelona en el que vive, propiedad de Arantxa, en un tiempo determinado. Ese fue uno de los acuerdos judiciales a los que se llegó tras numerosos litigios entre la tenista y sus padres. El domicilio, donde aún se encuentran los trofeos que ella ganó durante su exitoso periplo deportivo, ha acogido durante años a los padres de los Sánchez Vicario. La tenista planea venderlo pero a la vez respeta el acuerdo que estipulaba que, una vez fallecido su padre, permitiría que su madre siguiese viviendo allí por un plazo de tres años, el tiempo que Marisa tiene para abandonarlo definitivamente. Un fleco suelto más del rosario de desencuentros que han vuelto a la actualidad tras la muerte de Emilio padre y que han vuelto a desestabilizar a la familia, que lleva casi una década protagonizando todo tipo de disputas. 

Una 'guerra' que empezó en 2007

Arantxa Sánchez Vicario con sus padres, una vida en fotos © Proporcionado por Vanitatis Arantxa Sánchez Vicario con sus padres, una vida en fotos

Los desencuentros familiares comenzaron cuando Arantxa conoció a Josep Santacana. Corría el verano de 2007 cuando este se dedicaba a la intermediación dentro del sector inmobiliario. Siendo ya novio de la tenista, los padres de ella no se fiaban de él ni de su profesión. Debido a las deudas del prometido de su hija, comprobadas por este medio, acabarían contratando a la agencia de detectives Método 3 para investigarlo. Pese a todas las dudas, Arantxa y Santacana se acabarían casando el 12 de septiembre de 2008. Presentada en 2012, la biografía titulada 'Arantxa ¡Vamos!' acabó desvelando un sinfín de anécdotas en las que ella dejaba a las claras la mala relación con sus padres. Los acusaba de haberse aprovechado del dinero que había ganado gracias a su carrera profesional, de volatilizar su fortuna y de hacerle perder gran parte de sus finanzas. Poco después llegaría la denuncia contra ellos.

Con lágrimas en los ojos y visiblemente afectada, la tenista dio una rueda de prensa poco después de la presentación de su libro para anunciar que había interpuesto una querella contra sus padres. Durante el encuentro con los periodistas no se admitieron preguntas y la tenista se dedicó a explicar gran parte de sus problemas financieros con Hacienda, achacándolos a sus progenitores. Estos reaccionaron asegurando que no se lo esperaban y que gran parte de aquellos datos eran falsos. Tras vender muchas de sus propiedades para poder pagar sus deudas, Arantxa huyó de la atención mediática y se fue a vivir a Miami, para ejercer como directora deportiva en la Metropolitan School de Miami. Pese a sus intentos de vender muchas de sus propiedades aún le quedan dos inmuebles: el piso de la Avenida Diagonal de Barcelona donde viven sus padres y un apartamento en la Costa Brava.

Emilio (segundo por la izda.) junto a su hermano y sus padres (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Emilio (segundo por la izda.) junto a su hermano y sus padres (Gtres)

En junio del año pasado, Arantxa visitaba Barcelona para poner punto y final al contencioso contra sus padres. Ambas partes alcanzaban un acuerdo y ponían fin a la guerra familiar. "Es el trabajo de unas negociaciones. Largas y complejas. Lo importante es que se ha puesto fin a todas las batallas y están contentos”, aseguraba el abogado de Arantxa en declaraciones a Vanitatis. La paz había llegado, por fin, al clan de los Sánchez Vicario. Aunque en principio parecía que se resistía a visitar a su padre, la extenista acudió a la clínica Quirón de Barcelona para ver a su padre, que se encontraba mal. Pese a que no se habla con su familia, la tenista acudió al centro médico dos meses después de que su progenitor fuese ingresado. Lo hizo justamente el mismo día que este portal publicaba la noticia del mal estado de su padre y de la ausencia de visitas de su hija.

Sin embargo, poco tardó en romperse la tregua, tal y como se demostró en el tanatorio ante la presencia de no pocos familiares y amigos del fallecido padre del clan. Ese fue uno de los motivos para que Marisa abandonase un tiempo Barcelona y se fuese con su hijo Emilio, que también lleva tiempo viviendo en Estados Unidos, para tratar de recuperarse de una tormenta que dio lugar a una tregua de paz pero no a la reconciliación definitiva.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon