Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Rey Juan Carlos, la ovacionada estrella de la final de polo en Sotogrande

Vanitatis Vanitatis 29/08/2016 A.S.

Llenazo total en la cancha de Los Pinos del Santa María Polo Club, en Sotogrande, Cádiz, para ver el último partido del 45 Torneo Internacional INDI de Polo. Más de 4.000 personas acudieron a ver la final de la Copa de Oro de Cartier, que se ha celebrado durante todo el mes de agosto, que dio como ganador al equipo de Dubái. La final reunía a varios reyes. Por un lado, los deportistas, donde los argentinos tienen la genética dominante. Por un lado, Aldolfo Cambiaso, el mejor jugador del mundo defiende al mencionado equipo Dubái y por otro, el gran Facundo Pieres al Ayala, la formación de la familia Zóbel, una de las sagas fundadoras de esta elitista urbanización a un paso de Gibraltar.

Por otro, los monarcas. Estaba el Rey emérito Juan Carlos, que fue el encargado de entregar el galardón a los ganadores (y que fue recibido cariñosamente por lafamilia Mora-Figueroa, propietaria de las instalaciones y por el público asistente), y parte de la realeza de Brunei. Estaba la princesa Azemah, cuyo juego en días anteriores cautivó a los asistentes, y Jefrei de Brunei, hermano pequeño del sultán Haji Hassanal Bolkiah. La peor parte se la llevó Cambiaso, que se lesionó en partido en el hombro izquierdo, pero dejó encaminado el título para los suyos, antes de dejar su lugar a Juan Martín Nero en los últimos tres minutos de partido. El resultado: 12 a 7 a favor de Dubái.

Cartier y la conexión Simonetta

En lo que se refiere a los premios especiales, Dolfina Primicia, jugada por Adolfo Cambiaso, fue el mejor ejemplar de la final y el propio Adolfo Cambiaso fue nombrado como el MVP del partido. Pero los vítores no fueron para el heroico Cambiaso, sino para Don Juan Carlos. El padre de Felipe VI entregó los trofeos tanto de la Copa Subsidiaria como de la gran final, acompañado en este caso de su sobrina Simoneta Gómez-Acedo en representación de Cartier. Todo quedó en casa. Eso sí, los asistentes dejaron cerca de 20.000 euros de beneficios para la labor que realiza la Fundación de Hipoterapia Santa María Polo Club de Sotogrande.

Simonetta Gómez-Acebo, en Santa María Polo Club © Proporcionado por Vanitatis Simonetta Gómez-Acebo, en Santa María Polo Club

Sin broche de oro para la boda de Paola Zóbel

Sotogrande © Proporcionado por Vanitatis Sotogrande

La familia Zóbel, que este martes (30 de agosto) celebra la boda de Paola Zóbel, nieta de Enrique Zóbel, también cerró el torneo con mal sabor de boca, porque el Ayala no pudo ganar el oro, un equipo donde además jugó el futuro esposo de una de las herederas del imperio filipino Ayala, el argentino Santiago Laborde, que hoy está en las filas del equipo ruso Seven Sevens. Entre los asistentes al campeonato de hoy muchas caras conocidas, entre los que destacan: Beatriz de OrleansRosario DomecqHubertus de Hohenlohe -que la semana pasada enterró con gran tristeza al duque de Medinaceli, Marco de Hohenlohe-, Carmen Martinez-BordiúMargarita Vargas y Luis Alfonso de Borbón, que por la mañana ganó con el Lechuza de Caracas el Bajo Hándicap. 

Este año el desfile de nobles y monarcas por Sotogrande es especial. Ramón Mora-Figueroa agradeció especialmente que el Rey Emérito se estrenara en Sotogrande entregando este galardón. Aplausos y más aplausos para Don Juan Carlos, que estaba en todo momento rodeado de las autoridades locales de San Roque y de Manuel Jiménez, el delegado del Gobierno en Andalucía. Sin embargo, entre el público no vimos ni a Adriana Carolina Herrera ni a su marido Miguel Báez, El Litri, que dos días antes se habían dejado ver por las instalaciones del Santa María Polo Club, sobre todo a ella por la zona de shopping probándose varios sombreros de la marca Panamanía.

Isabel Preysler, una de las invitadas VIP

Entre chukker y chukker, la comidilla era el estado radiante de Don Juan Carlos, al que solo podemos reprocharle que llevara los pantalones extremadamente largos. Esa mano femenina, Alteza. Y el otro tema de conversación eran los cerca de 500 invitados que este martes acudirán al enlace de Paola Zóbel, que se celebrará en la Iglesia de la Merced en Sotogrande y el banquete, en el restaurante propiedad de la novia Cancha II. Confirmada está la presencia de Isabel Preyslery sus hijas Tamara Falcó y Ana Boyer, y Mario Vargas Llosa. Isabel siempre se sintió muy arropada por los Zóbel cuando vino a España desde Manila.  Otra de las asistentes al enlace es Mari Luz Barreiros, exmujer de Polanco y amiga de Luis Miguel Rodríguez, dueño de Desguaces La Torre, que estos días está en Marbella. Mari Luz tiene amistad desde joven con Don Juan Carlos (formaba parte de su pandilla en Madrid) y es previsible que el Rey emérito también acuda al enlace, aunque nadie en Sotogrande lo confirma (ni lo niega). 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tableat y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon