Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El secreto de Barei, nuestra representante en Eurovisión: pertenece a un clan millonario

Vanitatis Vanitatis 03/02/2016 Ana Sánchez Juárez
© Externa

Son las 00.07 de la madrugada de ayer. Acaba la emisión del programa 'Objetivo Eurovisión', con el que TVE ha elegido al representante de España en la final del 61 Festival de la Canción de Eurovisión, que tendrá lugar el 14 de mayo en Estocolmo. La ganadora, una joven madrileña de 32 años llamada Barei, está exultante. Radiante. Su canción, 'Say Yay!', un tema compuesto en inglés por ella misma, ha resultado ganador. Y después de la gran noticia, pregunta al realizador: "¿Ya estoy fuera?". Y tras la afirmación del equipo técnico, lanza un "joderrrrrrrrrr" infinito ante la mirada atenta de su madre,Teresa González-Aller Monterde, que ha acudido al plató junto con su hermana Lourdes.

Barei, con su madre Teresa González-Aller y su hermana Lourdes, presidenta de la Fundación Raíces, durante el recuento de los votos (TVE) © Proporcionado por Vanitatis Barei, con su madre Teresa González-Aller y su hermana Lourdes, presidenta de la Fundación Raíces, durante el recuento de los votos (TVE)

En ese momento, una entrada en la Wikipedia se encarga de que todo el mundo sepa que el nombre real de la chica que ahora bota de alegría sobre el plató de TVE es Bárbara Reyzábal González-Aller, que lanzó su primer disco en el año 2011, 'Billete para no volver', que en 2015 llegó su segundo álbum, 'Throw the Dice', que con 18 ganó el Festival de Benidorm y que, además de cantar, compone temas para otros artistas, como Malú o Edurne, su antecesora como representante de España en Eurovisión y que formaba parte del jurado. Sin embargo, pocos reparan en que esta cantante pertenece a una familia de billonarios: el clan de los Reyzábal. De hecho, su nombre artístico es un juego de palabras, que surgió de niña, entre su nombre de pila y su ilustre apellido: 'Ba - Rei'.

Su abuelo: de reventa de cine a dueño de medio Madrid

El abuelo de Bárbara fue el burgalés Julián Reyzábal Delgado (1903-1978), un campesino emigrado primero como reventa de cine a Bilbao y luego como contable a Madrid en plena posguerra, un hombre que falleció a los pocos meses de ver terminado el más grande de todos sus proyectos: el madrileño edificio Windsor, que consideraba la culminación de 40 años de trabajo. Había comprado el solar a final de los años 50, cuando era un campo de olivos y cereal, y diez años después ya se estaba diseñando como la zona para las sedes de las empresas más poderosas del país: el complejo Azca y otros edificios tan emblemáticos como la Torre Picasso (la familia tiene el 20%), el edificio Bronce o el Géminis.

El fundador del clan se casó en Bilbao con Milagros Larrouy Orive y en Madrid nacieron seis de sus siete hijos: José María, Eduardo, Julián, Florentino, Jesús Alejandro, Milagros y Fortunato. Nuestra eurovisiva es hija de Fortunato Reyzábal, que murió a los 42 años de edad, dejando viuda a la madre de Barei, Teresa González-Aller Monterde, una mujer de buena familia por la que la cantante siente verdadera admiración y respeto. Bárbara, que por cierto vive en el madrileño barrio de Arturo Soria en un piso muy cercano al de su progenitora, tiene además otros tres hermanos: Lourdes, que es la presidenta de la Fundación Raíces, que trabaja con niños y adolescentes en riesgo de exclusión social, y Julián e Ignacio, que son administradores y apoderados de numerosas empresas con sus primos Sara y Josué (hijos de su tío Jesús Alejandro), la mayoría de ellas vinculadas con la industria cinematográfica –llevan la administración de salas madrileñas tan emblemáticas como Cines Callao, el Palacio de la Prensa o los Cines Victoria– y el sector inmobiliario.

Como no podía ser de otra manera, su hermana Lourdes y su madre estuvieron con la cantante Barei en el recuento de las votaciones que dieron a la nieta de Julián Reyzábal como ganadora. "Son una familia estupenda, que nunca han usado el apellido. Podrían haberse dedicado a vivir de las rentas y son personas luchadoras. Bárbara es la soñadora de la casa y Lourdes, su hermana y consejera, hace una labor excepcional con los más necesitados. Me asombró que nadie reparara en ellas cuando salieron en la televisión apoyando a Barei. Son personas muy conocidas en la alta sociedad", explica un allegado a la familia.

Promotor de las 'celebs' de los años 70

La familia Reyzábal siempre ha estado ligada a la farándula, pero en un discretísimo segundo plano. Cuando el patriarca llegó a Madrid no tardó en alquilar un solar en la plaza de Manuel Becerra, a un paso de la plaza de toros de Las Ventas, para montar un cine de verano, después de una breve (y poco gratificante) experiencia como contable en la SGAE. Y así se fue haciendo con casi todas las salas de cine de la capital, incluidas las de la zona sur –por las que nadie apostaba– tal vez iluminado por la Virgen de Begoña, de la que era devoto (hizo construir un santuario en su honor en el pueblo madrileño de Miraflores de la Sierra). 

Julián siempre supo que su mayor activo eran sus retoños. En el entramado societario familiar el padre de Barei era el encargado de las finanzas; José María llevaba la productora de cine; Eduardo era químico de profesión y llevaba los laboratorios Reyza, de los que fue imagenMarujita Díaz, Florentino se ocupaba de las salas de cine, Pedro Saralegui, marido de Milagros, de los inmuebles, y Julián, de las salas de fiestas. Solo hubo una excepción: Jesús, que se hizo pelotari profesional (empezó practicando en los frontones donde su padre proyectaba las películas), cosechando varios éxitos, como campeón de España. Una curiosidad: el abuelo de Barei era muy aficionado a este deporte y abrió tres frontones en la ciudad. Solo se conserva el de la avenida de Moratalaz 40, donde aún existe la placa que puso Reyzábal: 'Hogar de la pelota vasca'.

Conoce a la cantante a través de las mejores fotos de su Instagram (Galería) © Proporcionado por Vanitatis Conoce a la cantante a través de las mejores fotos de su Instagram (Galería)

El abuelo de la cantante fue el creador de la productora Ízaro Films, que lanzó a los actores Fernando Esteso y Andrés Pajares en plena época del destape en los años 70. Dicen que Julián se dejaba ver en compañía de artistas como Raúl Sender, Moncho Borrajo, Eloy Arenas, Norma Duval o María José Cantudo. Sus cines exhibían sus propias películas y el negocio era redondo. Cuentan que si hubiera vivido, no hubiera podido resistir ver cómo su gran obra, el madrileño edificio Windsor, se quemaba el 12 de febrero de 2005, un espacio que posteriormente acabó comprando El Corte Inglés. 

Los malditos 42 años 

Precisamente la anterior operación la cerró Florentino, el tío de Barei y padre de sus primos Javier y Olivia. Como si de una maldición familiar se tratase falleció a los 42, como el padre de la eurovisiva, pero esta vez víctima de un infarto. Su viuda, Ángela Roig, hija del que fuera presidente del Valencia CF, Francisco Roig, y sobrina del dueño de Mercadona, Juan Roig, confió en su suegro el reparto de la herencia, ya que este había sido nombrado albacea en vida de Florentino. Los problemas surgieron, como contó El Confidencial, cuando Ángela descubrió que su familia política supuestamente le había ocultado 18 millones de dólares.

Y esto es solo un capítulo de la historia familiar de la que es, sin duda, nuestra representante eurovisiva de mejor cuna. Lo que sí está claro es que la joven cantante no ha tirado de apellido.

Más en MSN:

-Las diez cosas que no sabes de Barei

-Barei, atacada por la RAE

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon