Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Trastevere, el barrio más bohemio de Roma en seis monodosis

¡Hola! ¡Hola! 04/03/2016 hola

© Proporcionado por Hola

LO QUE NO TE PUEDES PERDER
En torno a la plaza donde se levanta la basílica de Santa Maria in Trastevere gira la animada vida de este popular barrio de Roma. Por eso, es en este animado punto de encuentro donde debe arrancar cualquier paseo por él. Después de rodear la fuente que ocupa su centro y entrar en el templo hay que perderse por las estrechas calles adoquinadas con el sampietrini, el adoquinado negro típicamente romano, mientras se descubren iglesias medievales como la de San Pedro in Montorio, tiendecitas escondidas, terrazas y las trattorias típicas que invitan a sentarse a cenar.

VER GALERÍA

Pero también llegar a sus rincones más monumentales, como las puertas de San Pancrazio y Settimana –restos de la muralla Aureliana-, la villa Farnesia –donde admirar los frescos que recubren sus techos y paredes- y a su lado el palacio Corsini, una de las dos sedes de la Galería Nacional de Arte Antiguo, y también el Museo Torlonia (es.museivillatorlonia.it), con sus jardines y su abundante colección de arte.

VER GALERÍA

PARA UN DESCANSO MERECIDO
Dos buenas opciones en pleno Trastevere son el Donna Camilla Savelli (hoteldonnacamillasavelli.com), un antiguo monasterio diseñado por el arquitecto barroco Borromini, convertido en un tranquilo hotel con jardín, y Villa Matissa (Via Dandolo, 21), a 600 metros de Santa Maria. También merece la pena andar unos pocos pasos más y cruzar el Tíber para alojarse en el Fortyseven (fortysevenhotel.com), un cuatro estrellas elegante y de diseño contemporáneo, que además cuenta con restaurante y centro de bienestar. También buena opción para alojarse al otro lado del río es San Anselmo (aventinohotels.com), una villa del siglo XIX en la elegante zona residencial de Aventino con habitaciones elegantes y jardín.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

AQUÍ SE COME MUY BIEN
Es fácil perderse entre tanta oferta de restaurantes como reúne el Trastevere, pero hay direcciones que no fallan y Corsetti 1921 (corsetti1921.com), un oasis algo alejado de la marea turística y donde se come realmente bien, es una de ellas. Como también Glass Hostaria (glass-restaurant.it), cuya moderna cocina viene avalada por una estrella Michelin. Para otro día, tienes que pasar por Spiritu Di Vino (ristorantespiritodivino.com), un pequeño restaurante familiar –con una espectacular cava descubierta en sus sótanos- que ofrece comida italiana sin caer en los tópicos, y probar las pizzas que sirven en Dar Poeta (darpoeta.com).

VER GALERÍA

VER GALERÍA

UN HELADO Y ALGO MÁS
Mejor en tarrina, los helados italianos tienen merecida fama para dar buena cuenta de ello, pasarse por alguna de sus gelaterias. Los de Fiordiluna (fiordiluna.com) son artesanales, de frutas, chocolate y multitud de variedades, pero si hay que elegir el de pistacho y avellanas y, cuando es temporada, el de higo, son una delicia. Para un helado y algo más, San Calisto (Pl. San Calisto), al ladito de la Santa Maria, es otro de esos locales que conservan su esencia y dejan un buen recuerdo. Y para disfrutar de la música y las cervezas artesanales, Luppolo Station (luppolostation.it).

LA MEJOR VISTA
No es una de las siete colinas de Roma, sino la que corona el Trastevere, a la que hay que subir por Vía Garibaldi para admirar desde esta privilegiada terraza la mejor panorámica de la Ciudad Eterna desde las alturas, adivinando las cúpulas de las grandes iglesias de Roma, palacios y hasta el Castell Sant’Angelo. En Gianicolo además de admirar los edificios que reúne en ella, declarados Patrimonio de la Humanidad, no puedes perderte un paseo por el Orto botánico, 12 hectáreas, en el antiguo parque de Villa Corsini, que fue residencia de la reina Cristina de Suecia, y a cargo de la Universidad de la Sapienzia, por donde caminar entre palmeras, plantas acuáticas, bosquetes de bambú y hasta un jardín japonés. Y si te coincide oir de cerca el cañonazo que, según una antigua tradición todos los días a las doce, se lanza desde la colina del Janículo una salva que se puede escuchar en toda la ciudad.

#ortobotanicoroma #roma #italy #destinosimperdiveis #instatravel

Una foto publicada por Flávia Silva (@flaviasilva) el 24 de Oct de 2015 a la(s) 10:35 PDT

UN CURIOSO LUGAR
En el número 23 de la piazza della Scala hay un establecimiento en el que muchos se detienen y es que es aquí donde se ubica la que posiblemente sea una de las farmacias más antiguas de Roma, la Vecchia Farmacia della Scala. Su origen se remonta al siglo XVI y merece la pena cruzar su umbral para adentrarse en un joya que guarda mobiliario, frascos y recetas de los tiempos en que fue creada para auxiliar a los monjes carmelitas que caían enfermos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon