Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El vestido de la novia, Andrea Pascual, vuelve a disparar los rumores de embarazo

Vanitatis Vanitatis 28/02/2016 M. Bolonio

“Que digan lo que quieran. No podemos hacer nada”.Andrea Pascual respondía así en Vanitatis a los rumores que desde hace semanas empezaron a surgir en torno a su boda con Beltrán Gómez Acebo. Que de fijarse su enlace en primavera se hiciera para este sábado con apenas unos días de margen, no ayudó a que las especulaciones mermaran y, sin embargo, las hipótesis sobre los motivos que habían llevado a apresurar la celebración se volvieron de lo más variopintas. La principal, un posible embarazo de la novia, según deslizó un amigo cercano de los contrayentes.

Andrea Pascual (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Andrea Pascual (Gtres)

Ella negó en conversación con este medio que estuviera esperando ningún hijo, pero sus palabras han vuelto a desvanecerse con las primeras imágenes del enlace, en las que el vestido escogido por la novia, un diseño de Isabel Núñez, echa más leña al fuego sobre una posible maternidad. Según se puede apreciar en las pocas fotografías que han trascendido del discreto enlace, Andrea luce una ligera curva en el abdomen que ha hecho saltar todas las alarmas. Sobre todo en las redes sociales. Y todo ello, porque además el diseño lleva justo en esa zona un fajín drapeado que debería acentuar (más si cabe) la cintura de avispa de la novia.

Precisamente es ese complemento, el fajín, el que genera mayor incertidumbre. ¿Se trata de una estrategia para disimular el estado de nueva esperanza de la novia? Especulaciones aparte, la respuesta solo es cuestión de tiempo.

Otros detalles reseñables

Como era de esperar, el vestido de la novia ha sido una de las cuestiones más comentadas del enlace real entre Beltrán Gómez Acebo y Andrea Pascual. Pero no la única. Las sonadas ausencias del mismo también han regalado más de un titular. Por un lado, lo apresurado de la celebración impidió que ningún miembro de los Zurita Borbón acudiera a la boda, tal y como confesó María Zurita en conversación con este medio. Una explicación, la de que no pudieran anular sus compromisos por el escaso margen del que contaban para hacerlo, que, sin embargo, no convenció a muchos. Por otro lado, solo el Rey Juan Carlos ha sido fotografiado acudiendo a la boda. ¿Y la Reina Sofía? ¿Y Doña Elena? ¿Y los Reyes, Don Felipe y Doña Letizia?

El Rey Juan Carlos llegando a la boda de su sobrino (EFE) © Proporcionado por Vanitatis El Rey Juan Carlos llegando a la boda de su sobrino (EFE)

Pero si las ausencias por parte de la familia real del novio se volvían cada vez más destacadas, por parte de la novia, no debía ser menos. Andrea cuenta con un círculo de amistades muy atractivo para los periodistas del que no ha habido rastro. “Porque se trata de una boda muy íntima de carácter privado”, insisten los novios. Sin embargo, sí que se esperaban amigos de la novia como Fiona Ferrer, precisamente, la persona que sirvió de vínculo de unión entre los contrayentes. Ambas mujeres han sido socias y han trabajado juntas durante muchos años, pero con el tiempo se rompió su relación profesional y, al parecer, también la personal. Dicen allegados de ambas que llevan un año sin hablarse y, por la reacción de la propia Fiona hace unos días, esa no comunicación no parece descabellada. “No, no voy a ir, porque nadie me ha invitado”, respondía la exmujer de Polanco sobre si iría o no a la boda de su amiga.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Pocas han sido las imágenes que han trascendido del enlace entre Beltrán Gómez Acebo y Andrea Pascual. Apenas ha habido rastro de invitados reales. Solo el Rey Juan Carlos fue fotografiado por los paparazzi en el interior de un vehículo cuando se aproximaba a la residencia de su hermana, la infanta Pilar, donde iba a tener lugar la boda. Ni rastro de los Zurita, que ya confirmaron su ausencia, ni de doña Sofía o los Reyes de España, que lógicamente, también estaban invitados a la boda. A pesar de que tanto la llegada de los asistentes como la de los novios se realizó con la máxima discreción, sí se pudo inmortalizar el momento en el que la novia, Andrea Pascual, se bajaba del coche nupcial. Lo hizo acompañada por su padre, Carlos Pascual, y visiblemente nerviosa. Andrea eligió para su boda civil un vestido largo en crepe de seda de color blanco, talle bajo y adornos de bordado en un hombo diseñado por Isabel Nuñez. Se decantó por esta profesional porque, además de amiga, se encarga de la comunicación de su firma. Como es preceptivo en un dia como este, la novia llevaba algo nuevo, unos pendientes en cascada de brillantes de la firma San Eduardo; algo viejo, la sortija de zafiros que le regaló Beltran el dia de la petición y que formaba parte de las joyas familiares de la Infanta Pilar; y algo azul, que no se vio. © Externa Pocas han sido las imágenes que han trascendido del enlace entre Beltrán Gómez Acebo y Andrea Pascual. Apenas ha habido rastro de invitados reales. Solo el Rey Juan Carlos fue fotografiado por los paparazzi en el interior de un vehículo cuando se aproximaba a la residencia de su hermana, la infanta Pilar, donde iba a tener lugar la boda. Ni rastro de los Zurita, que ya confirmaron su ausencia, ni de doña Sofía o los Reyes de España, que lógicamente, también estaban invitados a la boda. A pesar de que tanto la llegada de los asistentes como la de los novios se realizó con la máxima discreción, sí se pudo inmortalizar el momento en el que la novia, Andrea Pascual, se bajaba del coche nupcial. Lo hizo acompañada por su padre, Carlos Pascual, y visiblemente nerviosa. Andrea eligió para su boda civil un vestido largo en crepe de seda de color blanco, talle bajo y adornos de bordado en un hombo diseñado por Isabel Nuñez. Se decantó por esta profesional porque, además de amiga, se encarga de la comunicación de su firma. Como es preceptivo en un dia como este, la novia llevaba algo nuevo, unos pendientes en cascada de brillantes de la firma San Eduardo; algo viejo, la sortija de zafiros que le regaló Beltran el dia de la petición y que formaba parte de las joyas familiares de la Infanta Pilar; y algo azul, que no se vio.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon