Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Eurovisión - Ucrania se la juega: la sombra de la descalificación vuela sobre Kiev

Vanitatis Vanitatis 28/02/2016 Álex G. Chouciño

Tras un año ausente por la inestabilidad política del país, Ucrania vuelve al Festival de Eurovisión. Y lo hace con polémica incluida. La protagonista de la misma no es otra que Susana Jamaladinova, más conocida como ‘Jamala’, que se alzó con la victoria en la preselección ucraniana el pasado domingo con el tema ‘1944’. Ahora, el país está al borde de la descalificación por la canción elegida.

La historia de Jamala

"Esta es mi historia. La historia de un pueblo como me la contó mi bisabuela". Así ha defendido el tema que ha compuesto esta cantante de 32 años de origen tártaro. Una balada que relata el sufrimiento de los tártaros de Crimea al ser deportados masivamente a Asia Central tras la Batalla de Crimea en 1944, fecha que da nombre a la canción. 

Crimean tatar singer jamaladinova, known as jamala, speaks during an interview with reuters in kiev © Proporcionado por Vanitatis Crimean tatar singer jamaladinova, known as jamala, speaks during an interview with reuters in kiev

La artista afirma que su inspiración radica en la historia de su bisabuela: "Aquel terrible año cambió para siempre la vida de una mujer frágil, mi bisabuela Nazylkhan. Su vida nunca volvió a ser la misma". Su bisabuela, que tenía cuatro hijos y una hija, perdió a la niña en el viaje de deportación y no pudo ser enterrada. "Necesitaba esta canción para liberarme a mi misma, para venerar a mi bisabuela y la de esa niña que no ha tenido una tumba", matiza.

Susana Jamaladinova nació en 1983 en la república centroasiática de Kirguistán, donde sus familiares fueron reubicados. Tras la independencia de Ucrania de la URSS en 1991, pudo regresar acompañada de su familia a la península de Crimea, donde al estallar de nuevo el conflicto con Rusia fue anexionada hace dos años al realizar un referéndum que no ha sido reconocido por la comunidad internacional.

Reacciones sobre la candidatura ucraniana

Poco han tardado en aparecer todo tipo de reacciones ante la elección de Jamala como representante de Ucrania en Eurovisión 2016. 

El viceprimer ministro de la República de Crimea, Ruslán Baalbek, llamó a Kiev a no politizar el certamen declarando que “las autoridades de Ucrania intentarán aprovechar la canción de Jamala para fines políticos, explotando la tragedia de los tártaros de Crimea para imponer al público europeo una imagen forzosa, de supuesta persecución contra los miembros de esta comunidad en la Crimea rusa”. 

Por otra parte, Ruslana, ganadora de Eurovisión en 2004 y jurado en la preselección ucraniana de 2016, también se ha pronunciado al respecto: "Su canción tiene un mensaje, un mensaje que llegará a Europa. Y quién lanza el mensaje cuenta, por supuesto. Es importante para mí y también para millones de ucranianos quién es el portavoz". Razón por la que le otorgó su máxima puntuación.

El líder de los tártaros de Crimea, Mustafa Jemilev, añade que "en la canción no hay ninguna mención sobre la ocupación u otros ultrajes que los ocupantes están haciendo en nuestra patria, no obstante, se inspira en la población tártara de Crimea, que han sido sometidos a horribles perversidades".

© Proporcionado por Vanitatis

¿Y qué opina la UER sobre todo esto?

Las reglas del Festival de Eurovisión son tajantes: no se permiten letras con contenido político. No necesitamos echar la vista muy atrás para encontrar antecedentes. Sin ir más lejos, en la pasada edición Armenia se vio obligada a cambiar el título de su canción ‘Don´t Deny’ (‘No lo niegues’) por ‘Face the Shadow’ (‘frente a la sombra’), acusados por Azerbaiyán al argumentar que el título hacía alusión a la matanza en masa de armenios durante la Primera Guerra Mundial.  

Otro ejemplo sucedió en 2009, cuando Georgia presentó su canción, ‘We don´t wanna put in’ (‘No queremos aguantar’) que fonéticamente se podría interpretar como ‘We don´t wanna Putin’ (‘No queremos a Putin’) y que provocó que la organización descalificara la candidatura al considerar un ataque al presidente del Gobierno de Rusia, Vladímir Putin.

Ahora, solo podemos esperar a la respuesta de la organización del Festival de Eurovisión, si considera que ‘1944’ es válida o no para competir por el pase a la final en la segunda semifinal que se celebrará el 12 mayo en Estocolmo.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Reuters
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon