Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fallos de etiqueta, un presidente solo y una Carbonero radiante: cena de gala en Portugal

Vanitatis Vanitatis hace 3 días N.Tiburcio

Una cena para la historia

© Proporcionado por Vanitatis

Tras meses esperando que la situación política se resolviera, este lunes Don Felipe y Doña Letizia recuperaban su agenda internacional y lo hacían con una visita de Estado a Portugal. La primera jornada terminó con una cena de gala en el Paço dos Duques de Bragança a la que asistieron Iker Casillas y Sara Carbonero y los duques de Braganza entre otros muchos invitados. La velada nos dejó con numerosos detalles y anécdotas que recogemos para ti en Vanitatis.

Pareja de guapos

© Proporcionado por Vanitatis

Iker Casillas y Sara Carbonero se convirtieron en los grandes protagonistas de la jornada y fueron de los más aclamados del público. Para la ocasión, el portero del Oporto siguió la etiqueta y se plantó un frac negro con camisa y pajarita blanca mientras que su mujer apostó por los mismos colores con un vestido de falda blanca con estampado y cuerpo negro. La 'it girl' llevó un bolso a juego con su vestido y dejó su melena suelta. Esta era la tercera ocasión en que Don Felipe y Doña Letizia y la pareja de moda coincidían públicamente: la primera fue en el Mundial de Sudáfrica, donde los Reyes aplaudieron a la pareja durante aquel beso improvisado; volvieron a verse la cara en los Premios Príncipe de Asturias 2012 cuando Iker ganó el galardón.

Errores de etiqueta

© Proporcionado por Vanitatis

Los duques de Braganza, pretendientes al desaparecido trono de Portugal, estuvieron entre los invitados a la cena. Isabel de Herédia fue la única dama que acudió con tiara, algo bastante inusual pues los encargados de protocolo suelen fijar y especificar en cada una de las invitaciones cúal es la etiqueta que se debe seguir. Al ser ella y la Reina las dos únicas mujeres presentes que podían llevar tiara se nos presenta un problema: o fue la duquesa la que haciendo caso omiso se plantó la diadema o fue Doña Letizia la que pasó de la joya y se presentó sin. En cualquiera de los dos caso nos encontramos ante un error de etiqueta. 

Un vestido de 4.987 euros

© Proporcionado por Vanitatis

Esta era una cita clave para la Reina y no sólo porque volvía a vestir de largo tras mucho tiempo. En ese mismo lugar iba a encontrarse con Carbonero, cuyo estilo siempre ha creado tendencia. Para hacer frente a este panorama, Doña Letizia tiró de fondo de armario y recuperó el vestido negro de manga corta y escote redondo, de línea sirena con una pequeña cola y confeccionado en encaje. Pertenece a la colección Carolina Herrera New York de 2011 y está valorado en en 4.987 euros.

Los diamantes, los mejores amigos de la Reina

© Proporcionado por Vanitatis

Ya sabemos que la Reina no es muy fan de los joyas, por eso nos sorprendió luciendo los pendientes florales realizados en platino que están formados por diez diamantes montados en garras que le regalaron sus suegros con motivo de su boda; la pulsera de Cartier inspirada en las columnas griegas ya realizada en oro blanco y diamantes; y un pequeño broche formando dos corazones que aguantaba la banda de Portuga

Un presidente sin primera dama

© Proporcionado por Vanitatis

Como era de esperar, Marcelo Rebelo de Sousa no estuvo acompañado. El presidente está envuelto en un triángulo amoroso. Él es el primer presidente de Portugal que no tiene una 'primera dama', al menos oficial. El jefe del Gobierno tiene pareja desde hace ya décadas, una abogada llamada Rita Amaral Cabral, por la que dejó a su todavía esposa, Cristina Motta. Sin embargo, no puede (o no quiere) formalizar su relación con ella, pues sus fuertes creencias religiosas le impiden divorciarse a pesar de que Motta le ha pedido en numerosas ocasiones que firmen la disolución de su matrimonio para así poder rehacer su vida sentimental. Por ello, acude a la mayoría de actos sin ella.

Alfonsín también desfila

© Proporcionado por Vanitatis

El Jefe de la Casa del Rey es un hombre discreto que siempre intenta mantenerse en un segundo plano. Sin embargo, en esta ocasión no lo consiguió y algunos flashes se fijaron en él mientras desfilaba por la alfombra roja. Al igual que la Reina Letizia, Jaime Alfonsín lucía la banda la Orden de Cristo en forma de banda roja.

Escenario histórico

© Proporcionado por Vanitatis

La cena se llevó a cabo en en el Paço dos Duques de Bragança, un espectacular palacio del siglo XV que se encuentra en la ciudad de Guimaraes. Fue construido bajo órdenes de Alfonso, hijo ilegítimo del Rey João y de Inês Pires Esteves. Para la ocasión, se puso una alfombra roja y se iluminó con los colores de la bandera lusa. Asimismo, un grupo de baile tradicional amenizaba la llegada de los invitados.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon