Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Felaciones, vientres de alquiler y budismo: la vida secreta de Leonard Cohen

Vanitatis Vanitatis 12/11/2016 M. Bolonio

A lo largo de su carrera, Leonard Cohen ha sido definido en alguna ocasión como el poeta más enigmático de todos los tiempos. Episodios vitales como su reclusión en un convento zen durante cinco años o su particular forma de trabajar bien le han valido un adjetivo que, probablemente, él mismo habría utilizado para hablar de su vida privada. El artista trató de proteger la esfera de lo personal, pero lo consiguió a medias. Considerado un gran conquistador entre las féminas y con gran fama de mujeriego, son solo unas cuantas las conquistas que se le conocieron a pesar de que su currículum sentimental es, a todas luces, mucho más extenso de lo que se ha contado. Entre todas ellas la más conocida fue Marianne Jensen, a la que dedicó la famosa canción 'So long, Marianne'. La noruega murió hace apenas unos meses y él aseguró en su despedida que se reuniría pronto con ella. No se ha equivocado, porque el poeta ha fallecido apenas unos meses después. Leonard Cohen ha muerto el 7 de noviembre, tal y como ha confirmado su hijo Adam. “Mi padre murió tranquilamente en su casa de Los Ángeles con la certeza de que había completado lo que sentía”, decía el hijo del músico.

Leonard Cohen (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Leonard Cohen (Gtres)

A sus 82 años Cohen dejaba el mundo terrenal para reunirse en el más allá con Marianne, su musa y, según sus allegados, su verdadero amor. El escenario de su historia de amor fue la isla griega de Hydra, donde Cohen compró una pequeña casa sin luz ni agua por 1.500 dólares y que se convirtió en su refugio y en su verdadero hogar. A Marianne la conoció allí y con ella vivió un inestable romance en los años 60 que duró siete años y que terminó porque el suyo fue un idilio de idas y venidas que no terminó de cuajar. Sin embargo, nunca dejó de quererla a juzgar por las últimas palabras que le dedicó cuando este pasado verano supo que a Marianne, afectada de leucemia, le quedaba poca esperanza de vida: “Bien, Marianne, hemos llegado a este tiempo en que somos tan viejos que nuestros cuerpos se caen a pedazos. Pienso que te seguiré muy pronto. Que sepas que estoy tan cerca de ti que, si extiendes tu mano, creo que podrás tocar la mía. Ya sabes que siempre te he amado por tu belleza y tu sabiduría, pero no necesito extenderme sobre eso porque tú ya lo sabes todo. Solo quiero desearte un buen viaje. Adiós, vieja amiga. Todo el amor. Te veré por el camino”.

Suzanne Elrod con sus hijos Adam y Lorca © Proporcionado por Vanitatis Suzanne Elrod con sus hijos Adam y Lorca

A Marianne le siguió en el corazón de Leonard la fotógrafa Suzanne Elrod. Su noviazgo comenzó en 1969 y terminó 10 años después con dos hijos en común, Adam (1972) y Lorca (1974). El nombre de su hija se lo debe al poeta granadino Federico García Lorca por el que Cohen sentía una gran admiración. A pesar de lo que llegó a publicarse entonces, Suzanne y Leonard nunca estuvieron casados. Ella confesó que se sentían completamente comprometidos, pero el “miedo” y “cobardía” de él desestimaron la idea de formalizar su relación.

Su ruptura no fue precisamente amistosa. Serían los años los que terminarían por limar asperezas entre ellos y él el que daría algunos detalles sobre cómo transcurrió esa separación. Fue gracias a la canción 'The Gypsy's Wife', que trata sobre una infidelidad sexual y en la que Cohen se pone en la piel de un gitano que al llegar a casa no encuentra a su mujer porque esta está con otro. La compuso en 1978 cuando su relación con Suzanne ya estaba bastante maltrecha. “Mi propio matrimonio se estaba rompiendo en ese momento y, en cierto sentido, fue escrito para mi mujer gitana. En otras palabras, la mujer que estaba yéndose lejos”, declaró Cohen.

El escándalo de Lorca Cohen

De su relación con Elrod nacieron sus dos hijos. Adam se ha hecho conocido como músico y se considera el heredero del talento de su padre, mientras que Lorca destaca en las hemerotecas por su episodio como madre de alquiler de la hija del cantante Rufus Wainwright. La joven quiso ayudar a su amigo dando a luz a la niña que sería oficialmente hija de Rufus y su pareja Jorn Weisbrodt. La pequeña nació el 2 de febrero de 2011 y su alumbramiento fue comunicado por el cantante asegurando que la niña tenía tres padres orgullosos: Lorca, el propio Rufus y Jorn, al que se refería como “papá adjunto”. A pesar de todo, ellos nunca quisieron reconocer el término de vientre de alquiler o gestación subrogada.

Rufus Wainwright, Jorn Weisbrodt y Lorca Cohen con la niña que tuvo © Proporcionado por Vanitatis Rufus Wainwright, Jorn Weisbrodt y Lorca Cohen con la niña que tuvo

El encuentro sexual entre Cohen y Janis Joplin

Si hay un episodio que ha marcado la vida sentimental de Leonard Cohen a nivel mediático, ese ha sido su 'affaire' con Janis Joplin. Aunque el artista siempre ha presumido de preservar su vida privada y no hablar de sus amantes, cometió un desliz a modo de canción que dio detalles de lo que, sin duda, debía haberse quedado entre las cuatro paredes de la habitación de un hotel. “Te recuerdo claramente en el hotel Chelsea. Hablabas tan segura y tan dulcemente, mamándomela sobre la cama deshecha mientras en la calle te esperaba la limusina”, rezaba la canción que Cohen escribió sobre su encuentro sexual con Janis Joplin. Cuenta la leyenda que la pareja se encontró en el ascensor del hotel Chelsea y a pesar de que ella había quedado con el guapo Kris Kristofferson y él había acudido buscando a Brigitte Bardott, ambos acabaron haciendo el amor en la misma habitación. Poco después de aquello la joven Joplin, de 27 años, moría como consecuencia de una sobredosis de heroína.

Janis Joplin © Proporcionado por Vanitatis Janis Joplin

Pero el de Joplin no ha sido el único 'affaire' de Cohen. Ni mucho menos. Entre los nombres que han sonado como amantes del cantautor están Joni Mitchell, Dominique Issermann o la actriz Rebecca de Mornay, con la que tuvo algo más que un 'affaire'. Fue, más bien, una relación estable que incluso le arrancó al poeta una promesa de matrimonio que no fructificó por su necesidad de convertirse al budismo en 1994.

A la hora de mencionar sus relaciones sexuales esporádicas también hay que nombrar a la que fuera su agente: Kelley Lynch. Fueron 15 años de amistad y solo una noche de lujuria, pero lo que sin duda terminaría marcando su relación sentimental y profesional fue la demanda que él la interpuso al descubrir que ella le había dejado en la ruina. Lynch había pagado facturas a su nombre con la fortuna del artista, que terminó siendo reducida a 150.000 dólares.

Leonard Cohen en los Premios Príncipe de Asturias © Proporcionado por Vanitatis Leonard Cohen en los Premios Príncipe de Asturias

Cohen ganó la demanda, pero no consiguió que su mánager le devolviera el dinero. Lo que consiguió es que Lynch sometiera al músico a un acoso abrumador en el que incluso se incluían acusaciones contra el autor de “relaciones impropias” con su hija Lorca. Cohen recurrió a la justicia de nuevo y un juez dictó una sentencia de dieciocho meses de prisión para la representante.

Para entonces el que fuera Premio Príncipe de Asturias en 2011 había perdido todo el dinero de su jubilación, hipotecado algunas de sus propiedades e iniciado a la fuerza una nueva carrera musical con la que poder sobrevivir los años venideros.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon