Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fernando y Jesús Encinar (Idealista), los Zuckerberg españoles

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 10/10/2016 Mayka Paniagua

Este 18 de septiembre Fernando Encinar colgaba una foto en su Instagram personal con dos anillos de oro. “Creo que me podré acostumbrar a esto”, escribía como pie de foto. A la instantánea le seguían una serie de imágenes que ilustraban los siguientes pasos del cofundador de Idealista en su luna de miel por el sureste asiático junto a su novio desde hace 18 años y su recién estrenado marido, Ángel Luis Ruiz Cano.

Fernando Encinar en una imagen de su perfil de Facebook © Proporcionado por Vanitatis Fernando Encinar en una imagen de su perfil de Facebook

Fernando, junto con su hermano, Jesús Encinar, y su gran íntimo amigo César Oteiza, son cofundadores del portal inmobiliario Idealista. Su primer trabajo fue acarrear maletas en el hotel de sus padres cuando rozaba la adolescencia a cambio de unas propinas. Su primer empleo con nómina fueron unas prácticas en la biblioteca de Ávila. Su primera empresa llegó a los 30 años de la mano de Cesar, un amigo, y su hermano Jesús.

A Fernando y Jesús Encinar todos les conocen como el rostro y el cerebro de Idealista, el portal inmobiliario pionero español que se ha convertido en referencia en países como Estados Unidos. “Idealista es el porno de las mujeres”, aseguró Fernando en un reportaje. A estos dos abulenses, el negocio les ha reportado éxitos, premios y reconocimiento social y empresarial. Esta semana El Confidencial daba cuenta de este éxito con la publicación de los 11 millones de euros que los hermanos se repartirían tras una lucrativa operación empresarial. Pero fuera de las paredes de una oficina ubicada cerca del poder político los Encinar son dos influyentes personajes de la vida social madrileña protagonizada por empresarios jóvenes y sobradamente preparados. 

Fue Jesús el artífice del negocio, quien empezó a montar un mes de enero en Madrid con una idea que traía medio cocinada de San Francisco. Sin despacho, sin agenda, sin corbata se levantaba cada mañana y quemaba el teléfono llamando a posibles inversores. Su hermano Fernando llegó meses después, el escaso tiempo que le costó dejar su anterior trabajo. Aquello ocurría en el año 2000 y Jesús escribía estas vivencias en su blog personal. Desde entonces ha llovido mucho y se ha convertido en uno de los gays más influyentes del país. Copresidente para España del Harvard Gay and Lesbian Caucus y fundador del Círculo profesional Gay fue el primero en organizar cenas entre estudiantes gays y responsables de empresas.

En 2010 fue elegido uno de los cinco líderes españoles más admirados junto a directivos de raigambre como Amancio Ortega. Era el más joven y el único que se movía en la Red. Dicen que, además de idealista (y no es irónico) es inteligente, atento, sensible, comprometido y está muy al día de lo que ocurre en la actualidad política. Una trayectoria curiosa para un niño que sacaba malas notas en el colegio y al que sus profesores vaticinaron un oscuro futuro. Aquel niño acabó siendo el número uno de su promoción en ICADE, estudiando un MBA en Harvard y trabajando para varias empresas en Silicom Valley. En 2014 se casó con Daniel Calamonte, al que en muchas ocasiones ha descrito como su doble ex. “Somos reincidentes”, recoge en su blog.

Jesus Encinar © Proporcionado por Vanitatis Jesus Encinar

¿Y cómo son sus casas?

Fernando y su novio unieron sus vidas hace unas semanas bajo la mirada atenta de Begoña Villacis, la concejal de Ciudadanos que orquestó la parte legal del enlace. La pareja comparte ático en la madrileña zona de Pinar de Chamartín. Fernando es, como su hermano, un acérrimo defensor del alquiler, aunque ambos tienen ya una casa en propiedad. Fernando abrió la suya, una vivienda en tono grises con tres terrazas, tres baños, tres dormitorios, una cocina y un salón con dos gatos que protagonizan aventuras y vivencias en una cuenta de Instagram @doceyjuana el pasado verano en un speed dating Med Rooftops organizada por Gin Mare en una experiencia cool muy del estilo de los dueños del negocio inmobiliario.

Jesús compró su casa con 40 años a golpe de talón en el céntrico barrio de Justicia de Madrid con los ahorros de toda su vida. Como el de su hermano, era un ático mezcla de sueños y realidad que le costó encontrar algo más de un año y cuya búsqueda publicitó en Twitter. Su casa favorita fue un piso compartido en Londres en un caserón viejo situado en la zona londinense de Hampstead Heath con vistas al parque y que alquiló a una exprofesora de ballet ruso que no quería vivir sola. Como dice su hermano, “como la pareja, la casa perfecta no existe”.

© Proporcionado por Vanitatis

Fernando dice no tener más vicios que viajar, el vino, la ópera y el buen comer, su gente, el sol y leer. Jesús ha confesado que no se da más caprichos que un abono en el Teatro Real y clases de arreglos florales japonés. No suele coger el móvil por las mañanas y suele moverse por Madrid con Cabify. Le gusta hacer ejercicio antes de ir a trabajar (quizás se le encuentren corriendo por el Retiro) y cierra los ojos con música lenta del estilo de Chopin o un buen Bach. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon