Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fran se equivoca con su nueva estrategia

Vanitatis Vanitatis 29/02/2016 César Andrés

'El pequeño Nicolás' ha entrado en la casa con la fuerza de un miura. Dispuesto a llevarse por delante a todo el que se le arrime. El joven se siente el ganador de la edición mucho antes de volver al ruedo de la casa con la repesca VIP. Desde su salida, a Fran le hemos aplaudido todas las faenas, que entre programas derivados de 'Gran Hermano VIP' y 'Deluxes' han sido unas cuantas. Al novillero lo hemos hecho sentir torero y las consecuencias van a ser graves, muy graves para su imagen y su permanencia en la corrida. 

Se sabe cabeza de cartel fuera –fue el primer expulsado y no ha faltado a un 'Debate', 'Límite 48 horas' y gala del programa cuando los siguientes expulsados están más que olvidados– y no piensa permitirse bajar de escalafón una vez dentro. Tras una grave cogida ha vuelto a una casa que lo tenía relegado en su memoria, para refrescársela tiene que hacerse notar.

© Externa

Se antojó de acondicionarse un plató de entrevista cercana, se vistió de gala de estar por casa pero le fallaron los invitados. Ni uno de sus compañeros quiso departir con él sobre lo que habían dicho a sus espaldas. Salió de su plató como un viento huracanado, dispuesto a enfrentarse con sus enemigos, encontró la respuesta de Julián Contreras. Tras esta discusión el hijo pequeño de Carmina Ordóñez abandonó la casa. Fran no salió como un loco a por Rappel y Contreras porque lo tuviese estudiado, como sí hace Carlos, era una rabieta, la rabieta propia de un niño al que no le salen las cosas como las tenía calculadas. Ha entrado pensando que, por tener información de fuera, es el jefe de la cuadrilla pero los banderilleros se le han revelado.

'El pequeño Nicolás' es consciente de su labia, de su capacidad dialéctica y quiere hacer uso de ella para ganar el concurso, y no le dejan. Entonces se enfada, y se muestra altivo, pierde la educación de la que hace gala. Desaparece de su rosto angelical cualquier gesto amigable, aflora el Demonio Nicolás, el que se la trae al pairo a España, se muestra antojadizo, desmedido, insoportable... Fran no ha entendido que la audiencia lo ha devuelto a la casa para que hable de sus historias con las altas esferas del país, reales o no, y juegue al estratega torpe pero no para sumarse a la ola de violencia promovida por Lozano. Fran se está comportando como un niño travieso, por lo que será castigado.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon