Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gabriel González de Gregorio: “Después de pagar impuestos no nos queda casi nada”

Vanitatis Vanitatis 19/12/2015 A.S.

El hijo menor de la duquesa roja nunca ha tenido pelos en la lengua para hablar y siempre ha sido el más mediático (y excéntrico) de los hermanos. Acusó públicamente a su madre de abandono a los cinco años y de no darle un duro ni para conseguir pagarse sus estudios de ingeniero. Durante el juicio ya dijo a Vanitatis: “Mi madre nos dejó claro que nos quería putear”. Siempre ha manifestado que no quiere ningún título nobiliario para ejercer de nada, pero sí que se haga justicia con su herencia. Ahora un juez le ha dado la razón, como a sus hermanos, y puede por fin heredar. La cantidad: le tocan 5.588.045,47 euros de un total que supera los 33 millones, a repartir entre sus otros dos hermanos, Leoncio y Pilary la viuda de su madre, Liliane, presidenta de la Fundación Casa Medina Sidonia.

Pregunta: ¿Está satisfecho con la sentencia?

Respuesta: El juez ha estado bien, prudente y ecuánime. Pero la realidad es otra. Si ahora se valorase la fundación, de acuerdo a la calificación que ha otorgado la Junta, pues tal vez no valiese ni 15 millones de euros. Los impuestos los tenemos que pagar por las cantidades de la sentencia. Serían el 5% a partir de 2017, pero ahora el 35%. Si de 15 millones se le restan estos impuestos quedará casi nada. Entre 4,5 y 13 millones. Y eso a repartir entre todos. Y esto si se pudiera vender y la Junta estuviese dispuesta a pagar. Si no... ni eso. Por eso hubiera sido tan importante que nos lleváramos bien. Pero no fue posible y el ejemplo de lo sucedido con los títulos es muy elocuente: Leoncio (o Alonso que se dice ahora) y su comportamiento con el ducado de Fernandina. Ahora solo faltaría que mi hermano mayor quisiera cobrar íntegramente sus muchos millones cuando fue patrono de la fundación en vida de nuestra madre. Es la eterna canción entre derechos absolutos y relativos. Todavía hay personas que creen que 'sus' derechos son absolutos. Para que todos estemos satisfechos, todos deberían ceder un poco.

Los hijos y nietos de la duquesa roja (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Los hijos y nietos de la duquesa roja (Gtres)

P: Siguen en usted muy presentes sus rencillas con su hermano mayor. ¿Qué debe ceder a su juicio el duque de Medina Sidonia?

R: Mi hermano debe reconocer que la casa de Medina Sidonia no es la casa de Villafranca del Bierzo-Fernandina, ni la casa de Los Vélez, títulos que llevaba nuestra madre y cuyos archivos se encuentran también en Sanlúcar junto a los de Requesens y Montalto de Aragón. Casas que no eran andaluzas y que en ningún caso fueron agregadas por Medina Sidonia. Y esto es así por Pragmática de Carlos V de 1534 -vigente en la actualidad- que prohibió que ciertas casas pudieran unirse a otras por matrimonio. El motivo: mantener la memoria histórica de esos linajes y la independencia de esos "estados nobiliarios".

P:¿No será que quiere usted algún título de los que tiene su hermano y su madre le negó?

R: He dicho en varias ocasiones que por varias razones no deseo llevar título nobiliario. Precisamente el comportamiento de la Diputación de la Grandeza fue vergonzoso con motivo de la muerte de mi madre. No solo desconocían la institución de la separación de casas, sino que retorcieron el significado de la documental que aportamos. Concluyeron, absurdamente, que los capítulos de separación de casas contenidos en las capitulaciones matrimoniales de nuestros antepasados no habían sido aprobados expresamente por el rey de turno que, sin embargo, sí había aprobado esos matrimonios. Esa falta de aprobación expresa la asimilaron a silencio administrativo negativo. Fue así como investigamos y encontramos la Pragmática que obligaba a que, en los acuerdos matrimoniales de los vástagos de esas familias, se pusieran esos capítulos de división de manera que los títulos se separaran siempre que se pudiera. De esta manera el pretendido "silencio administrativo" se trocó en positivo pues la ley ordenaba la división siempre que hubiera hijos suficientes. 

Sus padres: Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Leoncio González de Gregorio y Martí © Proporcionado por Vanitatis Sus padres: Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Leoncio González de Gregorio y Martí

P:Usted se sintió entonces maltratado por sus padres y por la Nobleza...

R: En unas circunstancias como las nuestras, pues el maltrato por parte de nuestros padres desde nuestra infancia era público y el colofón de ese maltrato es este pleito de legítimas, la nobleza de este país podía haber optado por procurar una cierta igualdad entre los hijos de nuestra madre. Solo tenía que cumplir sus propias leyes y repartir. 

Sin embargo optó por todo lo contrario. Acumuló todos los títulos en el primogénito, como si fuera hijo único, procurando una desigualdad totalmente irracional y esto sin exigir el comportamiento debido -desde la ética- a los favorecidos por esta gracia. Es decir la nobiliaria ha mostrado su verdadera cara. La desigualdad ante todo. En resumen: solo me parecería aceptable la nobiliaria si se exigiese a quien representase a los personajes célebres de nuestra historia un comportamiento adecuado.  Esto no ocurre ahora. La nobiliaria solo es, por tanto, la expresión de una desigualdad irracional. Todo lo anterior no obsta para que mi hermano no reconozca esta realidad y que no renuncie a lo que no le corresponde desde cualquier punto de vista y sobre todo desde la razón. 

P: ¿Y qué le pide a la Junta de Andalucía?

R: Que antes de recurrir la sentencia intente explorar un acuerdo con nosotros que permita que todos cumplamos con los derechos de los demás. La Junta tiene mucho que decir en este momento. Hay que pagar impuestos de sucesiones y tenemos que ver cómo los pagamos.

Infografía: Los litigios de los hijos de la duquesa roja (Pinche en la imagen) © Proporcionado por Vanitatis Infografía: Los litigios de los hijos de la duquesa roja (Pinche en la imagen)

P: ¿Entonces qué pretende el juez con esta sentencia?

R: No he leído la sentencia completa aún. Según he entendido, el juez ha sentenciado que la fundación nos entregue a mis hermanos, a Liliane y a mí unas cantidades de dinero. Como la fundación no tiene dinero y su patrimonio está calificado de manera que no parece ser posible su venta, pues lo que parece querer el juez es que nos hagan hueco en la fundación. 

P: ¿Ve una solución posible a corto plazo?

R: Siempre me ha parecido que este caso tenía solución y que además se dan las circunstancias para que lleguemos a un acuerdo. Los acuerdos pasan por reconocer los derechos de los demás antes incluso que los propios. Por desgracia, la celebración del juicio nos dice que, en este caso, no ha sido ese el sentir de la Junta de Andalucía, ni de la fundación... ambas instituciones debían y deben dar otro ejemplo. 

P: ¿Cómo cree que ha reaccionado Liliane, la mujer de tu madre, con la sentencia?

R: No creo que Liliane haya reaccionado muy mal. A ella le reconocen sus derechos y además, cuando hablé con ella en el juicio, me comentó que a ella no le hubiera parecido mal una negociación como la que yo proponía, pero que había personas en el patronato que no pensaban igual y que una sentencia favorable a nuestros intereses podría contribuir a hacer las paces. Hay que recordar que en el patronato de la fundación está representada la Junta de Andalucía, el ayuntamiento, etc. 

P: ¿Ha hablado ya con sus hermanos?

R: De mis hermanos no sé nada.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon